Implante un cristalino artificial

Unas ‘gafas’ multifocales dentro de sus ojos contra la vista cansada y astigmatismo

Las nuevas lentes corrigen la presbicia y el astigmatismo

Unas ‘gafas’ multifocales dentro de sus ojos contra la vista cansada y astigmatismo

Imagine una sola lente que le solucione el problema de cataratas, vista cansada (presbicia) y astigmatismo. No es un invento a futuro. Las clínicas oftalmólogicas ya cuentan con esta innovación enfocada fundamentalmente a los mayores de 60 años. Hasta ahora, los pacientes operados de cataratas se van a casa con un cristalino artificial, pero necesitan seguir usando gafas para las otras dos patologías.

Con el paso de los años, el cristalino pierde su transparencia original, desarrollándose las cataratas. Es en la edad madura, a partir de los 60 años, cuando más se desarrolla esta dolencia. Con la operación, se extrae el cristalino natural y se introduce uno artificial que hace las mismas funciones. Gracias a ella, el paciente recupera la visión nítida.

Pero esta lente puede contar con distintos grados de sofisticación. La sanidad pública utiliza habitualmente lentes monofocales, que permiten al paciente recuperar la vista de lejos, pero no la presbicia. Las clínicas privadas sí han incorporado las bifocales, también para la presbicia, solo utilizadas en los hospitales públicos para los pacientes más jóvenes. Aun así, estos cristalinos artificiales no solucionaban el problema de la media distancia, la que se usa al mirar el móvil o la pantalla del ordenador.

Por eso ha nacido la lente trifocal, que además ha añadido la solución para corregir hasta 12 dioptrías de astigmatismo, lo que se conocen como lentes trifocales tóricas (para astigmatismo), lo que permitirá prescindir definitivamente de las gafas. “En un solo paso se corrige todo”, asegura José Fernando Alfonso, presidente de Secoir (Sociedad Española de Cirugía Ocular Implanto-Refractiva) y cirujano del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega.

Son dos empresas las que han desarrollado y ya comercializan estos productos: la alemana Zeiss y la belga Physiol.

La operación cuesta entre 2.500 y 3.000 euros por ojo y dura alrededor de 10 minutos. “Las nuevas lentes trifocales que también corrigen el astigmatismo permiten que todo lo que lleves en las gafas ahora lo lleves dentro del ojo”, detalla Alfonso.

Actualmente, según datos de Secoir, se implantan en España 430.000 lentes al año, de las que 390.000 son lentes monofocales. El resto son bifocales y trifocales.

“Se trata absolutamente de un problema de coste para la sanidad pública”, reconoce Alfonso. Una monofocal cuesta alrededor de 200 euros. Las nuevas triplican ese precio.

En cualquier caso, este médico asegura que va a haber un mayor crecimiento del uso de estas nuevas lentes trifocales. “Las personas de más de 50 años con presbicia se pueden quitar las gafas de cerca con estas lentes y no esperar a operarse a cuando tengan un problema de cataratas”, añade. “Cada vez se demanda más esta cirugía, que no es estrictamente necesaria, pero que ayuda a mejorar la calidad de vida”. Según sus cálculos, el 50% de estos implantes multifocales ya se implantan para corregir la vista cansada.

Además, hasta ahora el astigmatismo se corregía con láser (igual que en el caso de la miopía), por lo que estas lentes ahorran una operación adicional.

Para este médico, la operación de láser sigue siendo útil en el caso de los jóvenes para acabar con miopía y astigmatismo, pero recomienda las lentes trifocales tóricas para los mayores de 50 años.