Augura una caída de un millón de parados en dos años

Funcas prevé un alza del PIB del 1,4% para este año y del 2,2% para 2015

Un trabajador en la planta de General Motors en Figueruelas (Zaragoza)
Un trabajador en la planta de General Motors en Figueruelas (Zaragoza)

Los 18 servicios de estudios que configuran el panel de expertos que elaboran el consenso de la Fundación de Cajas de Ahorro han confirmado esta mañana que la salida de la crisis en España no es coyuntural y que se avecina un período de fuerte crecimiento. De hecho han revisado al alza las previsiones de crecimiento que tenían para la economía española, al pasarlas del 1,2% al 1,4% para este año, y del 1,8% al 2,2% para el año que viene.

Estas estimaciones están muy por encima de las del Ejecutivo, que auguraba crecimiento del 1,2% y del 1,8%, y de las de la Comisión Europea, que apuntaban a un alza del 1,1% y del 2,1%. Los expertos justifican esta mejora por el nuevo escenario financiero abierto por el BCE. "La mejora de las condiciones financieras registrada en la primera parte del año se ha visto intensificada tras las medidas adoptadas por el Banco Central Europeo el pasado 5 de junio. El resultado será una mayor facilidad de acceso a la financiación y, sobre todo, una reducción de los tipos de interés a largo plazo del crédito a hogares y empresas, que se van a mantener en esos niveles durante un prolongado periodo de tiempo". Y el efecto más inmediato del mayor acceso al crédito será una recuperación del consumo de los hogares y de la inversión. El gasto de las familias crecerá un 1,7% en 2014, gracias al primer incremento de la renta disponible de los hogares desde 2009, como consecuencia del aumento del empleo, de las rentas no salariales y el proceso de desendeudamiento.

En lo que se refiere a inversión, los expertos creen que la ligada a bienes de equipo, que anticipa una mejoría de la demanda interna, crecerá un 8,3% este año y un 6% el próximo. La vinculada a la construcción, en picado en los últimos seis años, moderará su caída en paralelo a la estabilización del mercado inmobiliario e incluso podría empezar a mostrar tasas positivas a partir de la segunda mitad de 2015.

El mayor empuje de la demanda interna ha provocado también una revisión al alza de las importaciones, que crecerán un 3,9% este año y un 4% en 2015, lo que reducirá la aportación positiva del sector exterior. Las exportaciones, tras un primer trimestre en el que han mostrado signos de agotamiento, cogerán fuerza en los trimestres posteriores y cerrarán este año con un avance del 5% por el empuje de las ventas al exterior de los servicios, que compensarán el menor avance de las exportaciones de bienes. De esta manera, los expertos calculan que la aportación del sector exterior será positiva, pero inferior a la de otros años.

La recomposición del PIB tendrá un efecto balsámico sobre el empleo, con un crecimiento del 0,6% (90.000 puestos de trabajo a tiempo completo este año) y del 1,4% en 2015 (222.000). La tasa de desempleo media anual será del 24,5% y del 22,6% respectivamente, lo que supone una reducción en el número de parados de casi un millón de personas a lo largo estos dos años.