Se centran en elevar la financiación, respetar el medioambiente y apoyar la I+D+i empresarial

El Gobierno lanza 40 medidas para movilizar 11.000 millones

Se pondrán en marcha 400 nuevas depuradoras

Plan especial de 400 millones para renovar flotas de camiones

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, junto al ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria.
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, junto al ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria. EFE

El Consejo de Ministros aprobó hoy un programa que prevé hasta 40 actuaciones distintas, aunque todas ellas con el objetivo común de estimular el crecimiento y crear empleo. Con una inversión público-privada de más de 6.300 millones de euros y un notable impulso a la dotación de crédito, espera que en total se puedan movilizar hasta 11.000 millones.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, fue la encargada de presentar el plan de medidas aprobado para estimular la actividad. En él han participado siete ministerios y nace con el objetivo de continuar con el saneamiento fiscal de la economía española, clave esencial para incrementar el crecimiento y la competitividad presente y futura.

Uno de los pilares fundamentales sobre los que se sustenta dicho plan es la mejora de la financiación empresarial, así como la colaboración y coordinación con las comunidades autónomas. Pese al importante volumen de recursos públicos que prevé destinar a estas medidas (más de 3.600 millones), el Gobierno insistió el viernes en advertir que no habrá incremento del gasto público para no comprometer la reducción del déficit. En su lugar se ha optado por hacer un máximo aprovechamiento de los fondos estructurales comunitarios. Estas son algunas de las iniciativas más importantes que se pondrán en marcha en las próximas semanas.

Más préstamos

Con el fin de restablecer las condiciones de financiación de la economía productiva y liberar necesidades financieras del sector público se eleva el objetivo de concesión de líneas ICO para 2015, que alcanzará los 25.000 millones, lo que supone un aumento del 56% sobre el objetivo inicial de este año (16.000 millones) y un 80,1% más que en 2013.

Además, el ICO también pondrá en marcha un programa de garantías y avales a favor de organismos e instituciones financieras internacionales con el objetivo de canalizar un mayor volumen de crédito en condiciones preferentes. Su importe anual máximo será de 900 millones. En esta línea, España se ha comprometido a participar con 800 millones del Fondo Feder. Su finalidad es aumentar el volumen de créditos a las pymes, incorporando recursos conjuntos de los fondos comunitarios y del BEI. Dentro del bloque de la financiación, el Ejecutivo incluye una medida ya anunciada días atrás por Luis de Guindos: la reducción de emisiones netas del Tesoro en 10.000 millones, hasta los 55.000 millones, gracias a la positiva ejecución presupuestaria.

Rescate a la banca

Otra de las sorpresas que deparó el programa de incentivos fue el anuncio de que España va a acometer la amortización anticipada y voluntaria de 1.300 millones procedentes del préstamo firmado por el Gobierno con el MEDE para la recapitalización del sistema financiero. Esta devolución anticipada permite mejorar la confianza y provocará un ahorro en el pago de los intereses.

Garantía mobiliaria

Se simplifica y moderniza el régimen de garantías mobiliarias, ampliando los bienes inscribibles, con la intención de favorecer el flujo de crédito. Además, habrá una única forma de garantía mobiliaria –la prenda– de acuerdo con los criterios internacionales. Del mismo modo, se introduce la regulación de garantías tanto sobre bienes individualizados, como sobre un conjunto de bienes como pueden ser las existencias de una empresa.

El Ejecutivo quiere promover una regulación completa del Registro de Bienes Muebles y establecer un procedimiento para la recuperación de los bienes muebles dados en garantía, en caso de impago de la deuda.

Convenio acreedores

Para grantizar la supervivencia de empresas con una elevada deuda financiera, pero viables desde el punto de vista operativo se reforma la Ley Concursal para adaptar los convenios de acreedores al nuevo régimen de los acuerdos de refinanciación, especialmente en lo que se refiere al régimen de mayorías.

El Ejecutivo pretende poner en marcha más instrumentos como los acuerdos extrajudiciales de pagos y procedimientos abreviados o mecanismos de alerta temprana para evitar que las compañías con estas dificultades puedan evitar la liquidación.

Norma urbanística

Bajo la premisa de eliminar duplicidades y requisitos innecesarios que obstaculicen la actividad, se pondrán en marcha otras 42 iniciativas que persiguen agilizar la concesión de licencias municipales urbanísticas. Asimismo, se prevé optimizar los procedimientos de evaluación ambiental y la emisión de autorizaciones ambientales integradas.

La nueva regulación contempla la posibilidad de aplicar los mismos mecanismos que para la lucha contra la morosidad en el caso de que se produzcan incumplimientos de los plazos administrativos, que perjudican a la actividad.

Eficiencia energética

Dotado con 350 millones procedentes de fondos estructurales europeos cofinanciará inversiones de eficiencia energética en sectores como la edificación, el transporte, la industria, los servicios y el sector agrícola. Se estima que pueda llegar a movilizar unos 892 millones al año. Las comunidades autónomas podrán llevar a cabo actuaciones complementarias a las estatales con otros 133 millones procedentes de sus fondos Feder

Apoyo al motor

El sector del automóvil recibió su esperado empujón. Con un plan PIVE 5 de estímulos a la compra de vehículos dotado de 175 millones de euros agotado en solo cinco meses y las matriculaciones al alza, el Gobierno dio el visto bueno a la renovación de las ayudas por el mismo monto en la sexta edición de dicho programa. Dedicará otros 175 millones de euros a impulsar la compra de vehículos nuevos, a cambio de achatarrar uno antiguo. Esta cantidad permitirá subvencionar la adquisición de 175.000 vehículos nuevos más eficientes. Los fabricantes, a través de los concesionarios, tienen que hacer un descuento de la misma cantidad al automóvil comprado, con lo que la ayuda final queda como mínimo en 2.000 euros.

Los apoyos a la venta de turismos no vienen solos. El Consejo también aprobó una nueva edición del Plan PIMA Aire, para vehículos comerciales con un presupuesto de 10 millones de euros. Además, se pone en marcha un nuevo PIMA Transporte para renovar la flota de vehículos pesados, que tendrá una dotación de 405 millones de euros que se articulará a través de líneas de crédito. Este presupuesto, según explicó la vicepresidenta en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, estará compartido por el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y por entidades bancarias privadas. Por otro lado, las ayudas al coche eléctrico ven por fin la luz después de meses esperando. El nuevo plan de impulso, gestionado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, cuenta con una dotación de 10 millones. El importe máximo de la subvención por compra de vehículos eléctricos se incrementa en 1.000 euros, hasta un tope de 6.500 euros por turismo.

Rafael Prieto, presidente de ANFAC y consejero delegado de Peugeot España, celebró este nuevo plan de ayudas, que supone “una de las noticias más positivas e importantes en los últimos tiempos para el sector del automóvil y la economía de nuestro país”. “Como actual presidente de Anfac, solo puedo trasladar mi máximo agradecimiento por el esfuerzo que este plan supone y el convencimiento del retorno que tendrá para el sector, la economía y la sociedad”, afirmó Prieto.

Infraestructuras

Entre las actuaciones que se llevarán a cabo en los próximos meses, destaca la mejora de las infraestructuras portuarias y el aumento de las inversiones destinadas a la depuración de aguas residuales en entornos urbanos. Así, se adaptarán los periodos concesionales de los puertos a los plazos de las concesiones portuarias europeas, con el fin de mantener su posición competitiva internacional. Con ello, se pretende impulsar la participación de la inversión privada en proyectos de mejora de los accesos a los puertos. Se calcula que movilice unos 150 millones de capital privado. En materia de obras hidráulicas, se espera la puesta en marcha de hasta 400 nuevas depuradoras que supondrán una inversión con financiación europea y capital privado de unos 1.000 millones.

En materia de transporte, el Gobierno incluye como parte de este programa lainminente liberalización del transporte ferroviario de viajeros, que la vicepresidenta del Gobierno explicó que se iniciará en el corredor del Levante, aunque la apertura a la libre competencia no fue aprobada el viernes por el Consejo. Sin dejar el transporte, garantizó la adecuación de la tarificación de las autopistas para abaratar los peajes en las denominadas horas valle o de menor afluencia de vehículos.

Sector industrial

Desde hace meses, el Gobierno insiste en la necesidad de impulsar el desarrollo industrial. El plan puesto en marcha el viernes incluye una partida de 745 millones para la concesión de créditos a sectores industriales.

Serán financiables con cargo a ese dinero proyectos que contemplen la creación, ampliación y traslado de instalaciones industriales, así como la mejora o modificación de fábricas productivas ya existentes. Serán préstamos por el 75% del presupuesto financiable a 10 años con tres de carencia y a un tipo de interés de entre el 3,062% y el 4,53%. Este programa espera movilizar en torno a 1.000 millones en la industria.

Apoyo a la i+d+i

El ICO pondrá en marcha un nuevo instrumento financiero denominado ICO INnovación Fondo Tecnológico 2013-2015 que contará con 323,6 millones de euros para financiar inversiones productivas de las empresas innovadoras que se realicen dentro del territorio nacional, con plazos de amortización de hasta siete años.

Habrá fondos sectoriales de capital riesgo especializados en operaciones de capital expansión y private equity en sectores tecnológicos específicos, basados en la experiencia del FondICO global. Y dentro del Programa CIEN, habrá financiación del CDTI para grandes proyectos de colaboración público-privada de empresas con organismos públicos para, entre otras, iniciativas de investigación industrial. El CDTItambién tiene previsto apoyar proyectos de I+D+i realizados por pymes con dificultades para la aportación de garantías. Con ello calcula conceder hasta 1.140 millones en préstamos entre este año y 2020.

Internacionalización

En el marco del programa de garantías que tiene el ICO a favor de organismos e instituciones internacionales, se impulsará el acceso de las empresas españolas a las licitaciones internacionales. Para ello destinará hasta 300 millones de euros. Otro de los mecanismos que se pondrán en marcha son cédulas y bonos de internacionalización, que permitirán generar recursos adicionales para la salida al exterior de las empresas. Con ello, conseguirán una reducción de los costes que suelen tener las compañías que deciden dar el salto fuera de España.

Finalmente, en pocas semanas se aprobará la Línea FIEM-Facilidades UE, con una dotación inicial de 50 millones, para asegurar que las empresas españolas compiten en igualdad de condiciones con sus homólogas comunitarias.

Después de conocerse el contenido de este ambicioso programa de incentivos a la actividad, las reacciones no se hicieron esperar. La Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) valoró positivamente estas medidas de estímulo a la economía, aunque admitió que se mantienen ciertas dudas sobre una pronta normalización del crédito bancario.

En un comunicado, explicó que se trata de iniciativas que forman parte de las reformas imprescindibles para que se cumplan las previsiones de incremento del PIB este año y el que viene, del 1,2% y 1,8%, respectivamente.