Los inversores internacionales copan el 85% de la colocación

BBVA emite 1.000 millones en cédulas hipotecarias

El consejero delegado de BBVA, Ángel Cano, junto al presidente del grupo, Francisco González.
El consejero delegado de BBVA, Ángel Cano, junto al presidente del grupo, Francisco González.

La banca española sigue aprovechando el buen momento del mercado para captar fondos. Hoy ha sido el turno de BBVA, que ha realizado una emisión de cédulas hipotecarias, con un plazo de amortización de 10 años, a un tipo de interés del 2,25%.

La fuerte demanda de este tipo de colocaciones ha permitido al grupo financiero español abaratar sustancialmente el tipo de interés ofrecido a los inversores.

La última vez que el BBVA colocó cédulas hipotecarias fue el 18 de enero de 2013, cuando el banco pagó un 3,875 %, casi un 42% más que el interés ofrecido ahora.

El 85% de esta emisión de cédulas se ha colocado entre inversores internacionales. Las firmas procedentes de Alemania y Austria captaron el 28% del total, mientras que las francesas coparon otro 20%. El tipo de inversor más predominante fueron los fondos de inversión, que se hicieron con el 42% del total. También participaron aseguradoras y fondos de pensiones (25%), bancos (24%) e incluso bancos centrales (9%).

El día anterior había sido Santander Totta –la filial portuguesa del grupo Santander– quien emitió 750 millones de euros en cédulas hipotecarias. En este caso, con un vencimiento a cinco años y el precio de colocación fue de 95 puntos básicos por encima del índice de referencia para las emisinoes de renta fija o midswap, algo más caro de los 73 puntos básicos a los que emitió ayer BBVA.

La colocación cuenta con una calificación de la agencia de medición de riesgos Moody's de A1, un "notable alto", que equivale a una calidad buena y moderada sensibilidad a un entorno adverso.