El 80% de las inversiones en 2013 se hicieron en el segundo semestre

El capital riesgo en España atisba la recuperación

Este ejercicio será será "el año de la recuperación, lenta pero sostenida, de la economía y también del sector de capital riesgo", afirma la asociación que agrupa a la mayoría de las sociedades de capital riesgo que operan en España, Ascri. Las sociedades de capital riesgo que operan en España consideran que en los próximos cuatro años debería observarse una mayor capacidad para captar fondos en España;cifras de inversión y número de operaciones más elevadas que en los últimos años; una mejora de las empresas participadas; y un ritmo constante en desinversiones.

La asociación ha presentado hoy las cifras del sector registradas en 2013, año en el que el volumen de inversión cayó un 7,5% hasta los 2.357 millones de euros. Ascri subraya que el 80% de las operaciones de inversión se llevó a cabo en el segundo semestre del pasado año "confirmando el cambio de tendencia: después del verano la actividad despertó de un largo letargo".

El 91% de las operaciones efectuadas por firmas de capital riesgo en 2013 fueron inferiores a cinco millones de euros de equity en compañías en fase de arranque o crecimiento, indica el informe de Ascri. Fondos internacionales fueron responsables del 70% del volumen invertido, así como de las cinco mayores operaciones cerradas durante el año: las de Triton Partners en Befesa; Doughty Hanson en Teknon; Bridgepoint Capital en Dorna Sports; y General Atlantic y Warburg Pincus en Santander Asset Management.

Durante 2013 las operaciones de desinversión fueron una de las variables que mejor se comportó  tras varios años de baja actividad, volviendo a niveles registrados en los años 2005-2007. El volumen alcanzó los 1.564 millones de euros en 342 operaciones, un crecimiento del 20% en volumen aunque una caída del 20% en el número de operaciones.

Nueva ley

Ascri destacó en la presentación de los datos de 2013 que este año será "decisivo para la publicación de la tan esperada Nueva Ley de Capital Riesgo", que concluirá la transposición de la Directiva Europea sobre Activos Alternativos (AIFM Directive) a la legislación española, y modificará y modernizará el marco legal conocido hasta el momento.

Según explican Isabel Rodriguez  e Idelfonso Alie, socia y asociado senior, respectivamente, de King&Wood Mallesons SJ Berwin, el anteproyecto que ahora se conoce diferencia entre gestoras cuyos activos bajo gestión sean superiores a 100 millones o a 500 millones de euros; regula por vez primera la información que las sociedades gestoras deben poner a disposición de los inversores y del regulador y la obligación que tendrán de presentar un informe anual. "A priori", señalan los expertos, "una regulación eficaz, dinámica y flexible del capital riesgo, que dote al negocio de un marco de actuación seguro y transparente será bienvenida, particularmente en un momento en que la crisis ha golpeado con especial virulencia al tejido empresarial de nuestro país eliminando prácticamente el acceso a la financiación bancaria y comprometiendo el desarrollo de numerosas empresas".