Recortes impuestos por la troika

Portugal anuncia un nuevo ajuste de 1.400 millones

La ministra de Finanzas de Portugal, Maria Luís Albuquerque
La ministra de Finanzas de Portugal, Maria Luís Albuquerque

El Gobierno portugués anunció nuevas medidas de ajuste por 1.400 millones de euros en áreas como el sector público o la energía para cumplir con lo pactado con la troika, que le exige rebajar el déficit público en 2015 hasta el 2,5 % del PIB.

El Ejecutivo confirmó que las medidas “de carácter extraordinario” aplicadas en áreas como la de las telecomunicaciones o la energía, así como en el sector público, se mantendrán también el próximo año para garantizar el cumplimiento de estas metas, aunque descartó que se vayan a aplicar nuevos impuestos sobre los salarios.

Estos ajustes, presentados ayer, eran exigidos por la troika, compuesta por Comisión Europea, BCE y FMI, antes de dar por cerrada formalmente la penúltima evaluación del programa de asistencia financiera a Portugal, después de la visita de sus técnicos a finales de febrero. En declaraciones a la prensa, la ministra de Finanzas, Maria Luís Albuquerque, reveló que la “mejoría” registrada por el país durante los últimos meses en materia económica y financiera ha permitido reducir el volumen de los recortes, que en diciembre se calculaban que equivaldrían a 2.080 millones.

La ministra explicó que la mitad de ese ahorro procederá de la “reorganización” de los ministerios (730 millones), a los que se sumarán recortes en gastos en consultoría y estudios (320 millones), en el sector público (180 millones gracias a jubilaciones y salidas pactadas) y la reorganización de las empresas públicas (170 millones).

Albuquerque detalló que la ejecución presupuestaria de 2013, más positiva de lo previsto, así como la mejora de las proyecciones económicas para 2014 y 2015, permitirán un aumento significativo de los ingresos recibidos por vía fiscal, así como una reducción de la tasa de desempleo hasta el 14,8%, una cifra menor de lo estimado inicialmente.

“Entramos en una dinámica positiva”, defendió la ministra de Finanzas, quien no obstante insistió en que no existe margen de maniobra suficiente como para rebajar aún más el montante total de los ajustes.

Reconoció que existe “preocupación” en el Ejecutivo sobre la necesidad de actualizar los impagos del sector público de salud, para lo que se pretenden tomar medidas “del lado del gasto de tipo estructural, que no producen efectos en un único año”.