La financiación del tercer sector se reduce un 22% desde 2010
Una voluntaria de una ONG trabaja con un niño con discapacidad psíquica.
Una voluntaria de una ONG trabaja con un niño con discapacidad psíquica.

Reconvertir el espíritu solidario, reto de las ONG

El tercer sector en España, en el periodo de 2010 a 2013, ha tenido una caída inmensa de ingresos. Lo peor ha pasado, pero no va a recuperar su capacidad de financiación”. Así presenta Ignasi Carreras, director del Instituto de Innovación Social de Esade, una de las principales conclusiones del informe La reacción del tercer sector social al entorno de crisis elaborado por esta entidad junto a PwC yla Fundación La Caixa.

El año que más fondos captaron estas organizaciones fue 2010, cuando se alcanzaron los 9.530 millones de euros. En 2011 fueron 8.402 millones y en 2012 la cantidad total se redujo a 7.400 millones, lo que supone un 22% menos en el periodo. “En 2013, con cifras provisionales, la caída ha sido de alrededor de un 5%, pero en los próximos años estas ya no serán más fuertes”, apunta Carreras.

La merma de ingresos ha venido tanto por parte del sector público como del sector privado. La aportación de este último se ha visto reducida principalmente debido a la pérdida de peso de las cajas de ahorros. La obra social de estas entidades destina ahora un 25% menos que en 2010.

Base societaria fiel

La reducción de lo recaudado por cuotas de socios ha sido menor, un 8% anual. “Es una base muy fiel, sobre todo los antiguos”, asegura el director de Instituto de Innovación Social de Esade. El tercer sector en España mueve alrededor de 3,5 millones de socios, y pese a la disminución de la cuota aportada en los últimos años, supone un 20% de la financiación privada. Por su parte, el número de empresas donantes se ha mantenido, si bien estas ofrecen menores cantidades. La caída es del 18% anual.

En cualquier caso, “son ingresos muy por debajo de lo necesario para afrontar la demanda, que sigue creciendo”, afirma Carreras. La perspectiva para el periodo 2014-2017 es de un crecimiento plano de ingresos. En 2107, en el escenario más positivo, la financiación crecería un 2% con respecto a lo recaudado en 2012, se destaca en el informe.

Un 78% de las ONG es pesimista acerca de la recuperación de subvenciones públicas. Sin embargo, un 72% es optimista en cuanto a incrementar los ingresos por socios, donantes particulares y empresas

En el periodo de recesión considerado, entre un 20% y un 30% de las entidades han pasado a ser inactivas o se han extinguido. “Son organizaciones dedicadas a la educación, valores, empleabilidad, dependencia… Su trabajo no se ve en el día a día pero se notará a medio plazo”, lamenta Carreras. Se calcula que existen hoy en España 13 millones de personas en riesgo de pobreza o exclusión, tras aumentar en un millón durante el último año.

Además, las entidades han sufrido una pérdida del 10% de personal contratado, para ajustarse a la nueva realidad. Sin embargo, el voluntariado se ha incrementado. Este se sitúa en el 13%, frente al 19% de la media europea.

En cuanto a lo que está por venir, un 78% de las ONG es pesimista acerca de la recuperación de subvenciones públicas. Sin embargo, un 72% es optimista en cuanto a incrementar los ingresos por socios, donantes particulares y empresas. Y es que en España existe potencial de crecimiento, pues solo un 19% de la población colabora regularmente con las ONG, frente a la media enla UEdel 33%.

Para los autores del informe, la labor de las ONG ahora es conectar con la sociedad, aunque reconocen que les cuesta, ya por falta de estrategia de comunicación o de recogida de fondos. Además, reconocen que el creciente nivel de desconfianza instalado en la sociedad debido a los casos de corrupción las afecta.

“Uno de los grandes retos es la diversificación de ingresos y la reconversión de la captación de fondos privados”, señala Antonio Martínez, socio del Grupo de Estrategia y Operaciones de PwC. “La crisis económica ha derivado en una mayor sensibilización hacia causas sociales, el reto ahora es transformar el espíritu solidario en captación de socios”, concluye.

Capacidad de adaptación

“Las ONG que mejor transitan por la crisis son las que tienen cultura emprendedora, saben identificar oportunidades y son buenas haciendo lo que hacen. Además, están orientadas a resultados. El secreto del éxito para estas organizaciones es estar muy especializadas y orientadas al cambio y a la mejora continua”, destaca Ignasi Carreras, director de Instituto de Innovación Social de Esade.