Es la versión más rápida de toda la gama

Golf R con 300 CV, mucho más allá del mito GTI

Golf R.
Golf R.

El compacto de Volkswagen es un modelo con millones de seguidores. La mayoría quiere un automóvil de gran calidad práctico y de bajo consumo, pero algunos clientes están dispuestos a pagar bastante más por tener lo mejor. A ellos va dirigido el R, la versión más rápida de la gama.

Equipa un nuevo motor TSI de 300 CV que, en comparación con el anterior Golf R, ofrece 30 CV más de potencia con un 18% menos de consumo. Respecto al Golf GTI, es 80 CV más potente. Además es 45 kilos más ligero, un logro importante. El motor 2.0 turbo deriva del que lleva el GTI, pero con importantes modificaciones como el turbo de geometría variable, la culata, los pistones, los inyectores o la centralita. Responde desde la zona baja del cuentavueltas con una fuerza extraordinaria, y sube como un cohete. Con cambio manual acelera de 0 a 100 km/h en solo 5,1 segundos, cuando el modelo anterior lo hacia en 5,7. Equipado con el recomendable cambio automático de doble embrague DSG, alcanza 100 por hora en 4,9 segundos. Es en definitiva un poderoso deportivo pero discreto y práctico (disponible con tres y cinco puertas), con el que se puede pasar desapercibido.

Los ingenieros han orientado el diseño básico del chasis del nuevo Golf R a un mayor placer de conducción, combinado con una extraordinaria estabilidad de marcha y un excelente confort, aunque la conducción sea puramente deportiva. Además el comportamiento de la dirección es mucho más ágil gracias a la dirección progresiva asistida de transmisión más directa. Uno de los detalles técnicos típicos del Golf R es el sistema de tracción total 4Motion. El cuarto Golf R equipa ahora la última evolución de este sistema. Así el Golf permite una velocidad de paso por curva muy alta, y sobre todo ofrece un gran agarre y seguridad adicional en superficies deslizantes.

Debido a la suspensión modificada, la carrocería va 20 mm. más baja que en un Golf normal, y 5 mm. por debajo de un GTI. El "driving profile selector" del Golf R dispone de cuatro programas de conducción: Eco, Normal, Individual y Race. De este modo el coche puede tener diferente carácter, diferente respuesta a las órdenes del piloto. Opcionalmente se puede pedir con el sistema de control de chasis DCC para que el conductor elija su posición favorita, que incluye un quinto programa llamado "comfort". Los más radicales agradecerán que el control de estabilidad tenga posición "Sport" y también se pueda desconectar por completo, siendo el único Golf que lo permite. Esta posición está indicada para rodar por circuito.

Exteriormente se distingue por los parachoques de diseño individual, las estriberas, las luces LED diurnas diferentes al resto de la gama o las llantas de aleación de 18 pulgadas, pero sobre todo por el sistema de escape de doble flujo con cuatro tubos cromados. En el habitáculo ofrece asientos deportivos tapizados con una mezcla de materiales como la tela y el Alcántara, un volante deportivo de cuero de tres radios, iluminación de ambiente, un climatizador y pantalla táctil. Para los clientes más caprichosos Volkswagen ofrece opcionalmente un paquete de cuero napa y carbono. La versión manual cuesta 39.230 euros, y el equipado con cambio DSG, 41.410 euros.

 

XL1, todo un alarde tecnológico

Recientemente ha sido nominado para el mayor premio internacional de diseño, y se expondrá en Londres del 26 de marzo al 25 de agosto. La tecnología que emplea es sensacional, empezando por la estructura de fibra de carbono. Mide 3,89 m. de largo, (menos que un Polo) lleva un motor diesel de dos cilindros y otro eléctrico, y es enchufable. Acelera de 0 a 100 km/h en 12,7 segundos y alcanza 160 km/h. En modo eléctrico puede rodar hasta 50 km y está previsto que algunas unidades se pongan a la venta, un juguete eco-chic.

Presentado el nuevo E-Golf

No es un híbrido sino un eléctrico puro y estará a la venta en España en julio, aunque todavía no hay precio. En Alemania costará 34.900 euros, una cifra alta si se compara, por ejemplo, con el magnífico Golf GTD de 184 CV (31.000 euros). La potencia del motor equivale a 116 CV, ofrece tres modos de conducción y la velocidad máxima está limitada a 140 km/h. Como todos los eléctricos, se mueve en silencio y ofrece mucho empuje.

La autonomía que permite la batería es el aspecto clave de los eléctricos, y la cifra de 190 km. que anuncia el E-Golf es muy buena y superior a la que ofrecen sus rivales. En Alemania y quizá en España, la marca ofrecerá además un alquiler a precios bajos de un Golf convencional para viajes largos.