Fabricar tres millones de vehículos subirá la posición del país en el ranking

España, al 'top10' de los fabricantes en tres años, según Anfac

Rafael Prieto, presidente de Anfac y Peugeot España
Rafael Prieto, presidente de Anfac y Peugeot España

España volverá a formar parte del ranking de los diez principales fabricantes mundiales de vehículos en un plazo de tres años, según informó el presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), Rafael Prieto, en el marco del Foro España Innova. 

El también presidente de Peugeot España destacó que, si se cumple el Plan 3 Millones diseñado por la patronal y que supone subir la producción de coches en España hasta esta cifra, "el país se colocaría en octava o novena posición" del ránking mundial de fabricantes, toda vez que los volúmenes del resto de los países no fluctúen demasiado.

“El Plan 3 Millones avanza por la senda adecuada y permitirá que España vuelva al 'top ten' mundial. La previsión es que en los próximos tres o cuatro años logremos los objetivos fijados”, añadió, al tiempo que afirmó que los países con más peso industrial son los que mejor se adaptan a los períodos de crisis.

El también director general y vicepresidente ejecutivo de Peugeot España y Portugal recordó que durante el pasado ejercicio las factorías españolas fabricaron 2,2 millones de unidades y afirmó que la previsión para 2014 es alcanzar 2,4 millones de unidades. "El mercado europeo ha perdido 2,5 millones de vehículos en ventas en los años de crisis. Si se recupera el ritmo de matriculaciones, España debe recoger su cuota en fabricación, lo que permitirá la creación de 70.000 empleos", afirmó Prieto.

Según Prieto, el mercado automovilístico español debería moverse alrededor de los 1,5 millones de vehículos (tanto turismos, como industriales y comerciales) y añadió que este crecimiento de ventas en España permitiría aumentar en 200.000 unidades la fabricación nacional, mientras que las unidades restantes para llegar a los 3 millones de vehículos fabricados procederán de la mejora del mercado europeo.

No obstante, el directivo afirmó que no hay que conformarse ni parar en estos objetivos y aseguró que la capacidad de producción de vehículos instalada en España puede superar estos objetivos. Para ello, resaltó la necesidad de mejorar la competitividad industrial en diferentes ámbitos.

Así, destacó la importancia de adoptar medidas estructurales para el sector, así como la mejora de la logística y del transporte de mercancías. También defendió la continuidad de los planes de rejuvenecimiento del parque de vehículos en España (planes PIVE y PIMA Aire), seguir profundizando en la mejora laboral, adoptar normas que no afecten a la competitividad y contar con una política energética que no perjudique a la industria. 

Por otro lado, el director general y vicepresidente de Peugeot en España y Portugal aseguró que la entrada en el capital del consorcio PSA Peugeot Citroën de la empresa china Dongfeng no tendrá un efecto negativo sobre las factorías en Europa y, concretamente, sobre las españolas.

“Dongfeng es un socio con el que el que llevamos muchos trabajando, el segundo fabricante de China”, afirmó, al tiempo que aseguró que la intención de la empresa asiática es que PSA tenga una presencia sólida tanto en Europa como en China.

Por otra parte, la secretaria general de Industria, Begoña Cristeto, indicó que desde su llegada al cargo el sector del automóvil ha sido una prioridad y mostró su confianza en la continuidad de los planes de incentivo a la compra. “Esperemos que sigan los planes PIVE y PIMA Aire en los próximos meses y en los próximos años”, apuntó.