Desde depósitos, bonos corporativos o fondos de inversión hasta los más sofisticados ETF

Activos para invertir según el perfil de riesgo de cada ahorrador

Activos para invertir según el perfil de riesgo de cada ahorrador

D esde el bono alemán a 10 años –que ofrece la solidez de un panzer, aunque con escasa rentabilidad–, hasta los fondos cotizados referenciados a la Bolsa de Indonesia –con la estabilidad de un helicóptero teledirigido–, los mercados ofrecen una gama inacabable de productos: desde los más sencillos y transparentes, hasta los más complejos y arriesgados.

A la hora de elegir entre un depósito bancario, un fondo de inversión o un ETF que apuesta por la cotización del níquel, el inversor debe ser consciente del horizonte temporal de su inversión, las posibilidades de diversificación y su aversión al riesgo (o, lo que es lo mismo, su predisposición a asumir pérdidas transitorias en sus productos financieros).

En el termómetro del riesgo, depósitos, seguros de ahorro, deuda pública y fondos de renta fija siguen siendo las opciones de inversión más conservadoras.

Con una “temperatura” intermedia aparecen la deuda corporativa (emisiones de bonos por parte de grandes empresas) y los fondos de inversión mixtos, que destinan una parte de su inversión a la renta variable.

Aquellos dispuestos a asumir mayor calor (con las consiguientes posibilidades de achicarrarse), pueden apostar por los fondos que únicamente invierten en Bolsa y, en el cénit del riesgo, por los ETF, productos que se la juegan a la evolución del oro, el cobre o la renta variable china.

Depósitos: alta seguridad, pero con rentabilidad menguante

Activos para invertir según el perfil de riesgo de cada ahorrador

El producto conservador por excelencia es el depósito bancario. Una inversión a plazo fijo en una entidad financiera con la certeza de obtener una rentabilidad determinada al final del mismo y con la protección del Fondo de Garantía de Depósitos, que cubre todo el dinero invertido hasta los 100.000 euros en caso de quiebra del banco depositario del dinero. Durante los últimos años, esta seguridad para el cliente fue de la mano de atractivas rentabilidades, hasta que en enero de 2013 el Banco de España estableció unos límites al interés de los depósitos para evitar que las entidades financieras deteriorasen sus márgenes en la guerra por el pasivo.

Los máximos del organismo presidido por Luis María Linde se sitúan en el 1,25% para los depósitos de hasta un año, el 1,75% hasta dos años y el 2,25% por encima de ese plazo.Aunque los depósitos han ido perdiendo lustre de forma continuada en los últimos meses, Almudena Malo, analista financiera de Ábaco Capital, recomienda a un inversor conservador invertir un 10% de su cartera en depósitos porque “pese a su baja rentabilidad, en muchos casos es superior a la de la deuda pública y el riesgo es muy bajo”.

En las sucursales de muy pocas entidades cuelgan ahora carteles anunciando depósitos con rentabilidades superiores a las recomendadas por el Banco de España.Una de ellas es el ecuatoriano Banco Pichincha, que ofrece depósitos a 12 y 18 meses al 2,40% TAE. El Depósito Mix de Banco Mediolanum da un 2,75%TAE a seis meses a partir de 2.000 euros, aunque obliga a contratar otro producto de inversión por la misma cantidad. ElDepósito Bienvenida de Bankoa ofrece un 2,25% TAE a tres meses para nuevos clientes hasta el 31 de marzo y el Depósito Naranja de ING Direct a tres meses, un 2%.

Una alternativa a los depósitos son los fondepósitos, fondos que invierten en aquellos productos. Por ejemplo el fondo AC Fondepósito, que tiene una baja volatilidad del 0,05% y puede ofrecer en 2014 una rentabilidad en torno al 1,5% según Carlos Magán, director de Negocio de AC Gestión.

Fondos garantizados: rendimientos medios por encima del 4%

Los fondos de inversión garantizados suceden a los depósitos en la lista de productos con menor riesgo del mercado. Estos fondos garantizan recuperar al menos la inversión inicial.Según datos de Inverco, los fondos garantizados de rendimiento fijo, los que aseguran un interés determinado además de la inversión, lograron una rentabilidad media del 4,30% en el último año y del 4,50% anual, en los últimos tres. Por su parte, los fondos garantizados de rendimiento variable, es decir, aquellos en los que el retorno depende de la evolución de la estrategia de inversión, consiguieron un 5,51% a un año y un 3,24% en los últimos tres.

Los mejores fondos de esta familia en el último año fueron Novagalicia Garantía 6, dentro de la categoría de rendimiento fijo, con una rentabilidad del 16,26% y Barclays Garantizado Europa 2013, con un 48,26%, entre los de rendimiento variable.

Un paso más allá, también con un nivel de riesgo bajo, pero sin la inversión asegurada, se encuentran los fondos monetarios y los de rentabilidad objetivo. Un 46% de las entradas netas hasta febrero se dieron en esta última categoría de fondos.

Marta Campello, directora en Abante Asesores gestión, recomienda que la parte más importante de una cartera conservadora se destine a fondos de retorno absoluto como el Dexia Index Arbitrage. Para esta clase de inversores, Carlos Moreno Espinosa, analista de fondos de Inversis Banco, aconseja el fondo ESAF Capital Plus FI, que invierte en activos del mercado monetario y renta fija de empresas y gobiernos sobre todo periféricos como Italia, España y Portugal a corto plazo (dos años de duración).

Diego González, socio director de la Eafi Bull4All, recomienda el fondo Carmignac Sécurité, “que en 25 años de historia en un periodo de 12 meses ha terminado siempre en positivo”. Invierte en renta fija gubernamental con vencimiento de entre 1 y 3 años. También incluye el monetario ESAFCapital Plus, expuesto a emisiones de países como España e Italia.Fondo que invierte en el mercado monetario y de renta fija a corto plazo. En la categoría de renta fija, Ahorro Corporación propone en este tipo de fondos AC Renta Fija Flexible, que consiguió una rentabilidad del 9,98% en 2013.

Seguros de ahorro: una seria alternativa a los depósitos bancarios

Con las limitaciones impuestas por el Banco de España a la rentabilidad de los depósitos, los seguros de ahorro se han convertido en una alternativa atractiva: ofrecen un tipo de interés ligeramente superior a los depósitos y el capital invertido está garantizado.

De acuerdo con un reciente estudio elaborado por la firma Global Actuarial, los seguros de ahorro permiten al ahorrador conseguir un rendimiento anual del 1,69% TAE, por término medio, mientras que en su equivalente en depósitos el rendimiento medio sería del 1,49%.

El producto más destacado dentro de este estudio es el Axa Cuenta Aumenta, un seguro de ahorro a prima única y duración indefinida en el que, a partir de 3.000 euros, se pueden realizar aportaciones adicionales en cualquier momento. La rentabilidad del producto se va revisando periódicamente. En 2012 logró un 2,85% y en 2013 un 2,70%. Otro producto destacado por Global Actuarial es el Vida Patrimoni Oro Premium, de Catalana Occidente. La prima mínima de inversión es de 3.000 euros y garantiza el capital alcanzado en cada momento por la póliza. La rentabilidad ofrecida en estos momentos es del 3%. “Ha sido el producto que mejor se vendió en 2013, duplicando los niveles de comercialización del ejercicio anterior”, explican desde la entidad.

La aseguradora holandesa Aegon también tiene un seguro de ahorro atractivo, el CuenTAEgon. “Es la opción más sencilla y segura de generar un ahorro a futuro con garantías de interés. Es un producto perfecto si se busca sencillez y transparencia y se quiere construir el ahorro poco a poco, de forma periódica, desde pequeñas cantidades y sin comprometerse a largo plazo”, explica Raúl León, director de canales propios de Aegon España. En los cuatro primeros meses ofrece una rentabilidad del 4%. Trimestralmente comunicará el tipo de interés en vigor, actualmente del 1,25% TAE y siempre, como mínimo del 1% TAE.

Deuda pública: los bonos periféricos, los más atractivos

Primer ministro italiano, Matteo Renzi.
Primer ministro italiano, Matteo Renzi.

La deuda pública ha dejado de tener el atractivo de épocas pasadas. En un entorno de tipos bajos y de mejora de la confianza, como el que atraviesa el Viejo Continente, las rentabilidades de los bonos han caído con fuerza. Un ejemplo es el recorrido experimentado por el bono español a diez años que se sitúa a día de hoy en el 3,3%, niveles de antes de la crisis, frente al 4,7% de hace un año. No obstante, a pesar de estos descensos, sigue siendo la deuda periférica, y en especial la española, donde todavía es posible encontrar “cierto momento”, tal y como indica Marian Fernández, responsable de estrategia de Inversis. “El proceso de normalización financiera, el retorno de los flujos y el apoyo expresado por el BCE en septiembre de 2012 a todos los países de zona euro ha provocado una fuerte caída de rentabilidades. El recorrido que experimente la renta fija periférica en los próximos meses vendrá del lado del cupón”, afirma.

Por su parte, Óscar Moreno, gestor de fondos de Renta 4, señala que para los perfiles más conservadores, es decir, aquellos ahorradores que hasta el momento se conformaban con los tipos de los depósitos, es necesario que asuman más riesgos si quieren obtener unos retornos más atractivos. Para ellos recomienda dirigir la mirada hacia los plazos más largos de la deuda española o como opción más arriesgada para la italiana. Apostar por deuda griega todavía es demasiado temprano. “Aunque Grecia ya no represente una amenaza para el futuro del euro, hay que recordar que el país se enfrentó a una quita en 2012”, matiza.

La otra opción que barajan los expertos son las emisiones de los gobiernos autonómicos que disponen de unas rentabilidades más elevadas que el bono español, pero cuyo inconveniente es la liquidez.Es decir, si alguien quiere deshacer sus posiciones puede que no encuentre un comprador inmediato. Dentro de este apartado, recomiendan bonos de la Comunidad de Madrid al 4% aunque son los de Andalucía y Castilla La Mancha los que disponen de las rentabilidades más atractivas (5,9% para los bonos con vencimiento en 2036).

Respecto a la deuda de los países core, es decir, Alemania y EE UU, los analistas creen que el momento de mayor apogeo ya ha pasado. Despejado los nubarrones que se cernían sobre algunas economías europeas, los inversores han recuperado su apetito por el riesgo y el valor refugio ya no está de moda. A ello hay que sumarle el cambio en la política monetaria de la Reserva Federal que según lo anunciado esta semana podría comenzar a subir los tipos en abril de 2015. El fin de la política expansiva traerá consigo una normalización de los tipos de interés, lo que se traduce en un incremento de las rentabilidades y de caída de los precios. Según las estimaciones de Inversis, el bono a diez años de EE UU podría finalizar el año en el 3,2% desde el 2,7% actual  y el del bund germano en el 2,1% frente al 1,6% de ayer.

Deuda corporativa: la mayor rentabilidad está en el ‘high yield’

El buen comportamiento registrado por la deuda pública ha tenido su correlación en la corporativa.La caída de la prima de riesgo ha sido aprovechada por las compañías para lanzarse al mercado y colocar papel a tipos más bajos. Los expertos recomiendan a aquellos inversores que quieran obtener unas remuneraciones más atractivas buscar las emisiones de menor calificación crediticia, como las conocidas high yield o bono basura. “En un escenario macroeconómico de crecimiento las tasas de default no tendrían por qué aumentar. A ello hay que sumarle que este tipo de emisiones resultan interesantes tanto desde el punto de vista del cupón como del de la rentabilidad”, señalan desde Inversis. Por su parte, Almudena Malo, analista de Ábaco Capital, considera que los inversores más arriesgados deberían actualmente reducir la exposición en renta fija y limitarla al 10% de la cartera, en su mayoría centrada en bonos high yield.

Almirall, Isolux y el Grupo Antolín en las últimas semanas han emitido 1.325 millones de deuda a siete años al 4,62%, 6,62% y 4,75%, respectivamente.El principal inconveniente de este tipo de colocaciones es la cantidad mínima requerida para contratarlos: 100.000 euros.

Para solucionar el problema de las inversión mínima, en los últimos años han surgido algunas plataformas que buscan fomentar la contratación en renta fija. Una de ellas es Auriga Bonos.Entre las ofertas disponibles se encuentran los bonos de Audasa a cinco y siete años al 4% y 5,2%, disponibles a partir de 5.000 euros, y los bonos de Telefónica con vencimiento en 2033 que ofrecen un cupón del 5,87% desde los primeros 4.000 euros. Alberto Blanco, director de negocio minorista de Ahorro, cree que la actual emisión de Audasa puede ser una oportunidad para los pequeños inversores que quieran obtener una remuneración de hasta el 6% (al cupón anual del 4,75% hay que sumarle el beneficio fiscal). Su suscripción se cierra el próximo 26 de marzo. con una inversión mínima de 500 euros.

Fondos mixtos: incursión en Bolsa con el resguardo de la renta fija

Una alternativa para los inversores que buscan rentabilidades más elevadas de las que ofrece el mercado de renta fija pero no desean entrar directamente en Bolsa son los fondos mixtos. Hay varias categorías dentro de esta familia. En general, los fondos mixtos de renta fija invierten un máximo del 30% en Bolsa y los mixtos de renta variable destinan entre el 30% y el 75% al mercado bursátil.

Según datos de Inverco, los fondos de renta variable mixta europea lograron una rentabilidad media del 14,86% en el último año. En los últimos tres fue del 3,90% y a cinco años, obtuvieron un 7,03%.

El retorno es menor en los fondos mixtos de renta fija, al tener un perfil más conservador. A un año, el interés de esta categoría de fondos fue del 6,34%.En los últimos tres se situó en el 3,11% y en los últimos cinco, en el 3,71%.La estrella indiscutible en esta categoría es Bankia Fonduxo, el mejor fondo en los plazos de uno, tres, cinco, diez y quince años, en los que ha logrado rentabilidades anuales del 20,15%, 9,66%, 10,31%, 6,20% y 4,48%, respectivamente.

Una opción de más riesgo son los fondos mixtos internacionales. Dentro de esta categoría, Carlos Moreno Espinosa, analista de fondos de Inversis Banco, recomienda el fondo Nordea 1 – Stable Return Fund. Es un fondo mixto global de baja volatilidad con amplio universo de inversión: renta fija gubernamental, corporativa, de grado de inversión y high yield, renta variable (desarrollados y emergentes), productos hipotecarios, etc. En el último año su rentabilidad fue del 7,3%, y en un periodo de tres años logró un retorno medio anual del 7,11%. Para un perfil más conservador aconseja el fondo M&G Optimal Income, con un 10% de exposición en Bolsa.

Diego González, socio director de la Eafi Bull4All, añade los fondos Ruffer Total Return y Carminagnac Patrimonia, con un 50% de la inversión en la renta variable.

Fondos de renta variable: acciones españolas y europeas, las preferidas

Activos para invertir según el perfil de riesgo de cada ahorrador

En un entorno de bajos tipos de interés y ante la expectativa de una mejoría de los resultados empresariales por la recuperación económica, la Bolsa aparece como la opción preferida por los inversores en la búsqueda de rentabilidad. Aunque la crisis de las divisas emergentes y el conflicto en Crimea han añadido volatilidad a los mercados, la Bolsa sigue siendo la gran apuesta para 2014. Los fondos de inversión son una forma de aterrizar en el parqué a bordo de instrumentos pilotados por gestoras, en lugar de entrar a través de inversiones directas compañías.La rentabilidad pasada de los fondos y sus comisiones son factores a tener en cuenta a la hora de decidirse entre la amplia oferta del mercado.

En el último año, los fondos que invierten en la Bolsa española han conseguido una rentabilidad media del 27,07%, seguida de los fondos de renta variable europea (27,04%) y de los fondos que invierten en el mercado estadounidense (18,66%). El fondo más rentable que invierte en Bolsa europea en el último año es Okavango Delta Clase A, de Abante Asesores, con un 75,72%.

La cartera Crecimiento de CortalConsors invierte un 90% en fondos o ETF y un 10% en inversión en elEurostoxx en valores como Bayer, Carrefour, Deutsche Post, Philips y Siemens.Dentro de los fondos, el que tiene mayor peso en la cartera (un 20%) es DWS Invest TOP Dividend, un fondo de renta variable internacional que invierte en compañías con una rentabilidad por dividendo superior a la media y en las que se espera un crecimiento futuro de los dividendos.

Almudena Malo, analista de Ábaco Capital, afirma que “la cartera debe estar diversificada tanto geográficamente como por distintos sectores para aprovechar los distintos ciclos económicos”. Dentro de la renta variable, los expertos optan por la Bolsa europea. Diego González, socio director de la Eafi Bull4All, recomienda el fondo Edmond de Rothschild Europe Synergy, que consiguió una rentabilidad del 16,58% en 2013. EnEE UU, apuesta por Heptagon Yackman US Equity (20,5%).

ETF, oro y divisas: grandes rentabilidades y grandes riesgos

Activos para invertir según el perfil de riesgo de cada ahorrador

Los inversores más experimentados, aquellos con amplios conocimientos de los mercados financieros, pueden optar por la alternativa más arriesgada: invertir directamente en Bolsa o en ETF, fondos cotizados que replican la evolución de índices, materias primas o divisas.

Esta opción de inversión entraña dos importantes riesgos: la falta de gestión activa (toda la responsabilidad recae sobre el propio inversor) y el peligro de una deficiente diversificación. La parte positiva es la promesa de grandes potenciales de rentabilidad.

Para aquellos que busquen exposición a Bolsas “exóticas”, Japón es uno de los destinos más mencionados por los expertos. “Nos parece un mercado de oportunidades a largo plazo, por las medidas expansivas que están tomando sus autoridades para potenciar el crecimiento y elevar la inflación”, explica Carlos Llaca, socio de Atl Capital. Para una exposición a este mercado, desde la firma recomiendan el Aberdeen Global Japanese Equity (que rentó un 11,7% en 2012 y un 10,9% en 2013). El ETF iShares MSCI Japan permite la exposición directa a este mercado.

Los ETF también son una buena alternativa para posicionarse en materias primas. “Este instrumento, está muy bien indicado para hacer apuestas a corto plazo y nos da la flexibilidad de poder invertir en activos que con un fondo no podemos encontrar, como el oro físico”, explica Juan Luis Luengo, responsable de Fondos de Inversión de Citi. Este casa no tiene una visión positiva sobre materias primas, pero desde firmas como Profim se recomienda mantener una exposición del 5% de los activos en oro, “como posición táctica”, apunta José María Luna, director de análisis.

Alberto Spagnolo, director de inversiones en España de la firma de banca privada Julius Baer, apunta otra idea de inversión interesante para 2014: “posicionarse en activos que incorporen riesgo yuan, una divisa que a largo plazo va a mantener una tendencia positiva”.