El precio medio para uso doméstico es de 1,59 euros/m3

Pagamos menos, derrochamos más

Pagamos menos, derrochamos más

En España, los servicios urbanos de agua son competencia municipal y cada entidad local puede tener precios y estructuras tarifarias diferentes. Esta situación la refleja muy bien Facua-Consumidores en Acción en su último estudio sobre el sector realizado en 28 ciudades españolas, donde ha constatado diferencias entre unas y otras de hasta el 332,8%.


Las variaciones alcanzan los 420,48 euros al año para una vivienda con un consumo de 10 metros cúbicos mensuales, incluyendo los cánones y recargos que se aplican en muchas ciudades y sin contar las tarifas por alquiler y mantenimiento de contadores. También ha detectado un aumento del 6,8% de media en las tarifas del suministro de agua en 2013.

Otro informe, en esta ocasión realizado por la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS) y la Asociación Española de Empresas Gestoras de los Servicios de Agua a Poblaciones (AGA), indica que el precio medio del agua para uso doméstico es de 1,59 euros/metro cúbico, de los que 0,92 euros corresponden al servicio de abastecimiento y 0,67 euros, al de saneamiento, es decir, alcantarillado y depuración de aguas residuales, sin incluir IVA.

El precio medio del agua para uso doméstico esde 1,59 euros/m3

¿Cubre esta cantidad que pagamos los ciudadanos el coste del agua? José Luis González Vallvé, director general de AGA, afirma que de las dos partes que comprende el ciclo del agua, la primera que salga limpia por el grifo de los hogares y la segunda que ese agua que hemos utilizado vuelva limpia a los ríos o al mar, esta última no está completamente cubierta.

“Por eso tenemos un problema de incumplimiento de las directivas europeas de saneamiento y depuración. Deberíamos intentar concienciarnos todos de que también es necesario cubrir esa segunda parte, lo cual supondría aumentar un poco el coste”. ¿Cuánto? “Nosotros entendemos que con una subida de 40 céntimos de euro el metro cúbico se podría cubrir el coste del saneamiento”, asegura González Vallvé.

España incumple directivas europeas de saneamientoy depuración

Según AGA, el consumidor español no paga más por el agua que los europeos. El director general de la asociación, que agrupa a las principales empresas y entidades que prestan servicios urbanos de agua a aproximadamente el 75% de la población española, señala que, respecto a Europa, en España el esfuerzo económico relacionado con el agua es el 63% de la media europea.
Mientras un metro cúbico de agua cuesta en Burgos 0,92 euros, en Glasgow pagan 5,28 euros. En resumen: somos el segundo país más barato de Europa en términos de esfuerzo económico. La incidencia de la factura del agua en el presupuesto familiar no llega al 0,8%.

Facua pide una tarifa social de agua para colectivos desfavorecidos

En cuanto a las diferencias de tarifas que existen entre distintas poblaciones, José Luis González Vallvé dice que una variación fundamental es que para llevar agua a zonas de España donde no hay, como Almería, Alicante o Murcia, es necesario hacer un trasvase o utilizar desaladoras, lo cual eleva el coste.

Otro elemento importante es que algunas comunidades autónomas han introducido lo que llaman cánones, un impuesto que en algunos casos, como Extremadura, es casi del 17%. El tercer elemento de variabilidad del precio es la mayor o menor eficacia en la gestión de las compañías de suministro. Esto introduce diferencias que pueden ser de uno a dos o incluso de uno a tres.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) también ha realizado un análisis en 54 ciudades españolas para comparar el precio del agua, revisando las tarifas y las tasas asociadas al consumo. Además de constatar que 2014 comenzó con subidas del metro cúbico en seis de cada diez ciudades, recuerda que en los cinco últimos años la factura del suministro se ha incrementado en un 25,5% por diferentes motivos, entre otros, nuevos cánones autonómicos o la subida del IVA. No ve justificación a las diferencias de precio encontradas.

Facua pide que se incluya en la estructura tarifaria una tarifa social para que los colectivos desfavorecidos no se queden sin este suministro básico. De momento, pocas ciudades tienen previstas tarifas sociales.

Agua-energía un binomio que penaliza a los regantes

Pagamos menos, derrochamos más

La luz supone actualmente el 40% de los costes del agua destinada a regadío, según la Federación Nacional de Regantes (Fenacore). Su presidente, Andrés del Campo, considera el sistema tarifario actual para regantes “injusto y discriminatorio porque penaliza a actividades, como el regadío, de uso energético estacional; sin embargo, beneficia a los usos continuados de energía”. Por eso, reivindican una serie de medidas para paliar esos problemas. Entre otras, pagar únicamente por la potencia utilizada –ahora se paga todo el año por un servicio que solo se usa seis meses– para evitar el coste de algo que no se utiliza fuera de la época de riego; o despenalizar el uso de las tarifas de temporada, puesto que si ahora se contrata una tarifa solo por seis meses tiene recargos de hasta el 50%. “Es igual de caro que pagar todo el año. Por tanto, pedimos firmar más de un contrato por año”, resalta su presidente.