Las ventas crecieron un 7,6% en el mes de enero

Las matriculaciones responden al estímulo del Plan PIVE 5

Se han vendido 53.436 coches, pese a que el mes ha tenido un día menos

El sector prevé cerrar el año superando las 800.000 unidades

Aparcamiento de coches
Aparcamiento de coches

La necesidad de muletas, andador y hasta respiración asistida del mercado automovilístico español se hace notar cada vez que hay un lapso de tiempo entre el agotamiento de los fondos de un plan de estímulo a la compra de vehículos y la aprobación de la siguiente dotación económica. En enero, las matriculaciones de coches crecieron un 7,6%, hasta las 53.436 unidades vendidas en el mes pero hace menos de una semana, la industria no las tenía todas consigo sobre si lograrían cerrar el periodo en positivo.
Según los datos facilitados ayer por las patronales del sector Anfac (fabricantes), Faconauto (concesionarios) y Ganvam (vendedores), todos los canales de mercado registraron “incrementos de ventas salvo el área de empresas, que experimentó una caída del 9,5%”, motivado, según los mismos responsables, por “la dificultad de acceso al crédito”. Se vendieron a compañías unas 15.178 unidades. En la parte de alquiladoras, las ventas crecieron un 35,4%, hasta los 6.512 vehículos.
Las entregas a particulares en enero, que son a las que afectan los planes de estímulo a la compra, fueron de 31.746 unidades, lo representa una subida del 13%. Pero este incremento era inexistente hace una semana. Según afirmó ayer el presidente de la patronal de importadores de vehículos Aniacam, Germán López Madrid, “dos días antes de concluir el mes, las matriculaciones de turismos se situaban en una caída del 3%. Esta cifra se dio la vuelta entre el 30 y el 31 de enero por la publicación en el Boletín Oficial del Estado del PIVE”.
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, anunció que se prorrogaban los fondos de ayuda al sector por cuarta vez el pasado 10 de enero, cuando la dotación del PIVE 4 ya se había agotado. Sin embargo, las ayudas no se aprobaron en el Boletín Oficial del Estado hasta el pasado 29 de enero, lo que favoreció un retraso en las operaciones del mes para esperar a la puesta en marcha del plan.
El presidente de Faconauto, Jaume Roura, confirmó que “las dos semanas de incertidumbre respecto a la continuidad del Plan PIVE” paralizaron la actividad de los concesionarios. Sin embargo, explicó que, gracias a que “las cerca de 5.000 operaciones que los puntos de venta tenían cerradas con sus clientes se pudieron materializar en matriculaciones en los últimos días de mes, se ha podido dar un vuelco a las expectativas negativas que teníamos”. “La renovación del PIVE ha llegado a tiempo y nos ha permitido salvar el mes”, destacó Roura.
En el mismo sentido se manifestó el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, que explicó que “el impulso del PIVE 5 en los últimos días de mes evidencia que los planes de ayuda son la inyección necesaria para una demanda a la que todavía le falta creer en la recuperación para salir a flote. Si no se hubiera confirmado su aprobación probablemente el mes hubiera cerrado en negativo. El despegue real del mercado no se producirá hasta que la mejora de la economía se traslade al bolsillo de las familias”, afirmó.
Para David Barrientos, director de comunicación de Anfac, “este mes se ha consolidado la tendencia positiva de los últimos meses, al colocarse como quinto mes consecutivo de crecimiento”.
800.000 unidades para 2014
Tomando como base estos datos positivos del primer mes del año y contando con la entrada en vigor del Plan PIVE 5, las asociaciones Anfac, Faconauto y Ganvam contemplan que el mercado español cierre el año con un volumen de ventas de 800.000 unidades, lo que supondrá un aumento de cerca del 11%.
Roura destacó que esta cifra es la prueba de que “hay una importante bolsa de compradores dispuestos a cambiar de coche aprovechando el incentivo del Gobierno y el fuerte esfuerzo promocional de concesionarios y marcas”. Sánchez Torres reclamó sin embargo “no titubear con la continuidad de los programas” porque “las 800.000 unidades no pueden ser motivo de satisfacción sino de prudencia. Aún es un nivel muy bajo”.
Desde Aniacam descartan que se alcance este nivel porque los fondos del PIVE 5 no durarán todo el año y las ventas caerán en el segundo semestre.

Normas