La banca está dispuesta a capitalizar Pescanova con una quita del 60% al 70%

La venta del 'banco malo' y del 'banco bueno' de Catalunya Banc

Fachada de una oficina de CatalunyaCaixa, marca con la que opera Catalunya Banc.
Fachada de una oficina de CatalunyaCaixa, marca con la que opera Catalunya Banc. REUTERS

Comienzan las presentaciones de resultados de la banca. En esta ocasión, todos los expertos –en gran parte fomentado por las propias entidades financieras– coinciden en que la cuenta de resultados que exhibirán los bancos será la primera en la que se apreciará la recuperación del sector. Los analistas, de hecho, aseguran que la Bolsa ya ha comenzado a descontar la “normalización de la cuenta de resultados de los bancos españoles”.

En esta ocasión, serán los presidentes de las entidades los que darán a conocer el beneficio obtenido por las diferentes firmas financieras y la estrategia a seguir en 2014. Los número uno de la banca sólo acuden a la rueda de prensa de resultados una vez al año, la anual. Por ello, toma mayor relevancia el hecho de que tres de las principales entidades del país, BBVA, Caixabank y Popular, presenten sus ganancias de 2013 y su estrategia para el presente ejercicio el mismo día, el viernes 31 de enero. Y no es la primera vez que lo hacen, aunque sí esperemos que sea la última.

Y mientras, el ministro de Economía, Luis de Guindos, parece que no cabe en sí, según aseguran varios directivos financieros. El hecho de que el que fuera el gran problema del sector y casi del país en 2012 y parte de 2013, Bankia, haya comenzado este año a dar tantas alegrías, sobre todo en Bolsa, ha permitido al ministro presumir de acierto en la estrategia a seguir por el Gobierno en el caso de esta entidad. El FROB podrá recuperar, incluso con plusvalías, los 10.600 millones de euros que inyectó en Bankia hace solo siete meses, todo un récord. Aunque parece que no sucederá lo mismo con el dinero que inyectó Europa en BFA, la matriz y máxima accionista de Bankia. Y es que este grupo recibió en total 22.424 millones de euros en ayudas públicas. Tampoco es que se den por perdida la aportación europea, ya que BFA gana dinero y sigue vendiendo participaciones que tiene en su cartera y que algo permite descontar de la factura.

Por cierto, en el plan de reestructuración de Bankia aprobado por Bruselas no se establece ningún plazo para que el Estado salga de su capital. Ni tres ni cinco años, nada, algo que choca con los planes aprobados para el resto de las entidades nacionalizadas o con ayudas. Así lo desveló el pasado miércoles Guindos en el Spain Investors Day.

De cualquier forma, el ministro tiene previsto anunciar en unas semanas o en unos meses, la venta de una participación de Bankia, que puede ascender a un máximo del 20%, y con la recuperaría la inyección de capital del FROB. Pero, si no cambian los proyectos del Gobierno, también tiene previsto vender Catalunya Banc sin un esquema de protección de ayudas (EPA) y recuperar algo, aunque sea una cifra simbólica, de los 12.000 millones de euros en fondos públicos con los que cuenta la firma catalana.

Tras testar a fondos e inversores extranjeros el proyecto del FROB pasa por segregar Catalunya Banc en dos: el banco malo y el banco bueno, y así vender por partes esta firma. El Estado considera que esta vía le aportará más ganancias que la venta de la entidad financiera con su estructura actual. “Si la entidad se limpia de activos no estratégicos y poco atractivos para la gran banca puede que el FROB se ahorre otro chorreo de ayudas públicas a través de EPA, y ganar con la venta de las carteras de fallidos, créditos, red de oficinas fuera de Cataluña y de otras filiales”, explican fuentes conocedoras de los tanteos preliminares a la subasta de la firma catalana.

Guindos así presentará como un logro la venta de parte de Bankia y de la subasta de CX.

Por cierto, sobre el proceso independentista catalán abierto por el Gobierno de Artur Mas, los empresarios catalanes, con Isidro Fainé, presidente de La Caixa y Caixabank, y Josep Oliu, de Banco Sabadell, a la cabeza, tienen previsto alienarse en defensa del diálogo y de la búsqueda de un acuerdo que impulse la estabilidad entre los gobiernos catalán y el central.

Hablando también de la salvación de otra empresa, en este caso de Pescanova, los bancos han optado por capitalizar a través de la emisión de deuda sénior que suscribirían las entidades financieras, con una quita que estaría entre el 60% al 70%, descuentos que la banca aceptaría. La propuesta del presidente de la cervecera Damm, Demetrio Carceller, y sus socios, la firma de private equity KKR, el fondo luxemburgués Luxempart y la compañía Ergon Capital, proponen una quita del 80%. La banca ahora intenta atraer a algún fondo a su redil.

Y cambiando de asunto, Juan Vizcaíno, el consejero delegado de Hipoges Iberia, una de las plataformas de gestión de activos inmobiliarios más importante del país, asegura que la demanda de gestores especializados en activos problemáticos crecerá en los próximos años gracias al interés de los inversores y al impulso de la Sareb.

Hipoges Iberia es la única firma española que ha recibido la calificación de Standard & Poor’s como gestor de activos hipotecarios problemáticos. Vizcaíno considera que aún hay mucho recorrido para que se incremente la inversión extranjera en España, por lo que considera que ahora es el momento de gestionarla “de manera adecuada”.

Normas
Entra en El País para participar