La aeroespacial suiza S3 invertirá 60 millones en la isla
De izquierda a derecha, el presidente del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Bravo de Laguna; el presidente ejecutivo de la empresa Swiss Space Systems (S3), Pascal Jaussi; el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, y el director de S3 en España, Augusto Caramagno, conversan tras presentar, ayer, el proyecto de inversiones de esta empresa en Gran Canaria.
De izquierda a derecha, el presidente del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Bravo de Laguna; el presidente ejecutivo de la empresa Swiss Space Systems (S3), Pascal Jaussi; el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, y el director de S3 en España, Augusto Caramagno, conversan tras presentar, ayer, el proyecto de inversiones de esta empresa en Gran Canaria.

Vuelos al espacio con escala en Gran Canaria

Las Palmas de Gran Canaria

La industria aeroespacial española ha tenido que adaptarse a la realidad impuesta por las dificultades económicas. La falta de financiación para proyectos de innovación en nuestro país, más grave si cabe que en los principales ámbitos industriales, ha supuesto una losa para un sector dependiente de los últimos avances tecnológicos y científicos. La reducción de los presupuestos destinados por el Estado para proyectos espaciales, pese al optimismo que mostró ayer el ministro de Industria, José Manuel Soria, tampoco ha ayudado.

Aun así, el sector aeroespacial español sigue conservando sus fortalezas. Por ello, la compañía aeroespacial Swiss Space Systems (S3) presentaba ayer la que será su base de operaciones en Europa a través de su filial española, un proyecto que dará comienzo a partir del año que viene y que se extenderá, si se cumplen los planes previstos, más allá de 2020.

La localización elegida es la isla de Gran Canaria, al menos en la primera fase del proyecto, que arrancará con vuelos parabólicos de gravedad cero, los primeros en Europa, y que quiere culminar con vuelos suborbitales para turistas que quieran cumplir su sueño de ver la tierra desde el espacio, pasando por el que será el principal objetivo de la compañía: el lanzamiento de satélites de menos de 250 kilogramos.

La compañía suiza inició sus operaciones como tal a inicios de 2012, aunque según afirma su presidente ejecutivo, Pascal Jaussi, el proyecto se desarrolla desde el año 2005. Su objetivo, afirma, es “abrir todas las vías de transporte de alta velocidad”, ya que una vez desarrollados todos los objetivos del proyecto, S3 se plantea utilizar la experiencia para realizar vuelos intercontinentales de alta velocidad.

Gran Canaria será la base de las primeras fases del proyecto, que tendrán su comienzo con el lanzamiento de vuelos de gravedad cero “a un precio competitivo”, afirman fuentes de la compañía. La elección de la isla se atribuye a sus óptimas condiciones metereológicas, a su situación geográfica, que permite sobrevolar zonas oceánicas y no terrestres, y por su atractivo turístico, que puede servir de atracción para ese turismo que, además de sol y playa, quiere tocar el cielo.

Los planes de S3 para su proyecto canario incluyen unos 60 millones de euros de inversión, dentro de un plan total internacional de 200 millones. Según las estimaciones del director de la empresa en España, se crearán 80 puestos de trabajado directos de alta cualificación hasta 2017, que aumentarían según se alcance el desarrollo máximo del proyecto. En él participan tres empresas españolas: Elecnor Deimos, Sener y Airnnova, que ya colaboran en los desarrollos de la Agencia Espacial Europea, que se unen a otros nueve socios internacionales.

En una primera fase, S3 utilizará las pistas del aeropuerto de Gran Canaria para los primeros vuelos de gravedad cero. Un Airbus A300 adaptado asciende a una gran velocidad casi en vertical hasta 8.500 metros de altura. Desde esa posición, desciende a 650 kilómetros por hora hasta 6.000 metros, originando la ingravidez.

Soria presume de sector

El ministro de Industria, José Manuel Soria, acudió a la presentación en Maspalomas de la empresa y de sus proyectos. Soria vinculó la llegada de S3 a Gran Canaria a la “política reformista del Gobierno”, y también presumió de “la importancia cualitativa fundamental del sector aeroespacial español”, que, según afirmó, será parte clave “en la reindustrialización” del país.

Soria ejemplificó esa importancia del sector con las cifras aportadas a la Agencia Espacial Europea entre 2007 y 2012, unos 1.000 millones de euros, y por los 1.100 comprometidos para el periodo 2013-2020.

Pero la realidad muestra que, frente a los cerca de 250 millones de euros que aportaba España a la ESA en 2009, el Gobierno presupuesta para el año que viene cerca de 130, un año más de caída de la partida en una industria en la que, según afirman varios de sus agentes, es muy difícil recuperar el terreno perdido.

Normas