El pacto con los sindicatos todavía está lejos
Operarios limpian las calles de Madrid esta madrugada después de que el Ayuntamiento de la capital encargara ayer a la empresa pública Tragsa que asumiera los servicios mínimos de la huelga.
Operarios limpian las calles de Madrid esta madrugada después de que el Ayuntamiento de la capital encargara ayer a la empresa pública Tragsa que asumiera los servicios mínimos de la huelga. EFE

Las empresas de limpieza acceden a no despedir a cambio de bajas temporales

Los trabajadores critican que las propuestas implican un 40% de pérdida de salario

Creen que la patronal alarga la negociación para que se acabe el plazo y poner en marcha los ERE

La empresa pública Tragsa ha retirado ya 60 toneladas de basura de las calles de Madrid

Las empresas adjudicatarias del servicio de la limpieza de Madrid contra las que se lleva a cabo una huelga que hoy cumple 12 días han propuesto hoy a los trabajadores no acometer los más de 1.100 despidos previstos a cambio de rebajas salariales y de un expediente de regulación temporal de empleo.

Así lo ha asegurado este mediodía el secretario general de UGT-FES, Roberto Tornamira, en un receso de la reunión que mantienen desde las 11.30 horas de hoy con la patronal para intentar avanzar en las negociaciones y poner fin a una huelga indefinida que ha llenado las calles de Madrid de basura.

Una vez conocida la última propuesta, igual para las tres concesionarias que habían planteado el ERE (OHL-Ascan, FCC y Sacyr-Valoriza), se ha suspendido la reunión durante una hora para que los representantes de los trabajadores la analicen aunque ya han avanzado que supone un “avance”.

Según ha detallado Tornamira, las concesionarias han ofertado eliminar los 1.134 despidos con la contrapartida de ejecutar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) de un mes y medio por año para cada trabajador durante cuatro ejercicios.

Para los empleados de la limpieza, se plantean además rebajas salariales, pérdida de pluses y la congelación de la antigüedad, lo que, a juicio de Tornamira, sería “inaceptable” porque supondría “reabrir aspectos que se cerraron anoche”, cuando se pactó una congelación salarial para los próximos cinco años.

En el caso de los empleados del mantenimiento de jardines, las concesionarias proponen reducciones salariales de unos cien euros al mes -1.200 euros anuales-, algo para los sindicatos supone trasladar a los trabajadores la rebaja establecida a las empresas por el Ayuntamiento en las nuevas contratas.

“Es como decirle al trabajador que trabaje pero con un 40% menos de salario”, ha sentenciado.

La última oferta también incluye la posibilidad de que los empleados se acojan a bajas voluntarias con una indemnización de 28 días por año trabajado con un tope de 20 mensualidades, así como la opción de pedir excedencias de diez años con una indemnización del 75 % del salario bruto anual o de cinco con una paga del 30%.

A juicio del representante de UGT, estas dos propuestas sí serían positivas, pero han insistido en que todavía queda mucho por negociar. Ha recalcado en que los empleados de la limpieza y mantenimiento de jardines quieren trabajar por un “salario digno” y ha insistido en que los sindicatos seguirán batallando en este sentido en las negociaciones.

Alargar el proceso

Los sindicatos han asegurado esta tarde que la patronal está alargando el proceso de negociación para que llegue la medianoche sin acuerdo y puedan poner en marcha los ERE.  Así lo ha manifestado el secretario de la Federación de Servicios Públicos de UGT, Moisés Torres, en las instalaciones de Inspección de Trabajo donde se negocia con la patronal. “No sabemos si vamos a poder continuar las negociaciones o esto se rompe aquí”.

Según Torres, se trata de un “momento de mucha dificultad”. “No somos capaces de llegar a un acuerdo sobre los 1.134 despidos”, ha reconocido. También ha explicado que los han “mandado al personal a los puestos de trabajo (para cumplir los servicios mínimos) por lo que pudiera pasar”.

Por su parte, el secretario de Acción Sindical de la Federación de Servicios Privados de CC.OO., Felix Carrión, ha subrayado que, si no se alcanzase un acuerdo antes de la medianoche, la patronal podría poner en marcha los ERE”. Sin embargo, este sindicato asegura que “no van a renunciar en ningún caso al mínimo de que no haya despidos ni merma en los salarios”.

A su vez, el secretario general de la Federación de Servicios de UGT en Madrid, Roberto Tornavillas, ha destacado que las empresas “no pueden pretender que de lo mismo, por la vía de los despidos o por la de los recortes salariales”.

Rechazan que “todo el recorte que les ha hecho a ellos el Ayuntamiento se cargue a la nómina de los trabajadores y a sus condiciones de trabajo”. Además este portavoz ha indicado que “por parte de los sindicatos no se va a romper la negociación”.

 

Trabajadores Tragsa ha retirado 60 toneladas escoltadas por la policía

Los trabajadores de la empresa pública Tragsa que han asumido esta madrugada las tareas de limpieza viaria de la ciudad de Madrid han recogido ya unas 60 toneladas de residuos en un primer turno de trabajo, que está transcurriendo con normalidad y sin ningún tipo de incidencia.

Marta Alonso, directora general de Zonas Verdes, Limpieza y Residuos del Ayuntamiento de Madrid, ha asegurado que “hasta el momento la jornada está discurriendo con toda normalidad y sin incidentes” y los empleados de Tragsa -empresa a la que el Ayuntamiento de Madrid encargó asumir los servicios mínimos de la huelga de limpieza- ya han trasladado unas 60 toneladas de basura a las instalaciones de tratamiento de residuos de Valdemingómez.

Concretamente, ha explicado la directora general, se han mandado a la planta unas seis bañeras de 30 metros cúbicos de residuos desde que comenzó el turno a las cuatro de la madrugada.

Los empleados de la empresa pública de limpieza han salido a las calles acompañados de 170 agentes de la Policía Local, según ha dicho el coordinador general de Seguridad y Emergencias, quien ha informado de que debido a la “excepcionalidad” de la situación se han destinado en torno a 500 efectivos para garantizar la seguridad de la ciudad, un tercio más de lo habitual.

El dispositivo se ha desarrollado en colaboración con el Cuerpo Nacional de Policía y ha transcurrido sin ningún tipo de incidencia.

Normas