Alcanzará el 66% de los derechos económicos pero no aumentará sus derechos de voto
César Alierta, presidente de Telefónica.
César Alierta, presidente de Telefónica.

Telefónica gana peso en Telco para fortalecer Telecom Italia

Telefónica se mantiene en Telecom Italia en un momento de consolidación en el sector

Telefónica está a un paso de mantener el statu quo en Telecom Italia. Su objetivo principal en estos momentos. Así, la operadora española anunció que ha alcanzado un acuerdo con sus socios italianos, Mediobanca, Intesa Sanpaolo y Generali, para mantener su pacto de accionistas en torno a Telecom Italia y reforzar el balance de Telco, sociedad conjunta que controla el 22,4% de la teleco transalpina.

El acuerdo, según explicó la empresa que preside César Alierta en un hecho relevante remitido a la CNMV, contempla una ampliación de capital en Telco, mediante la puesta en circulación de acciones de la serie C, sin derecho a voto, que suscribirá Telefónica por un importe total de 324 millones de euros. En paralelo, la multinacional española asumirá el 70% de un bono de Telco, que pagará con acciones de autocartera por importe de 424 millones de euros.

Así, Telefónica elevará al 66% su participación en Telco, aunque mantiene invariable su posición del 46,2% en lo relativo a derechos de voto. Su participación en Telecom Italia rondará el 16%. Telefónica podrá elegir a cinco de los 10 miembros designados por el holding, que actualmente elige 10 de los 12 consejeros de Telecom Italia.

De cara al futuro, en una segunda fase, sujeta a la obtención de las correspondientes autorizaciones regulatorias, Telefónica podrá elevar al 70% su posición en Telco y tendrá una opción, tanto para convertir los títulos de la clase C en acciones ordinarias con derecho a voto, como para adquirir a sus socios el resto de las acciones de Telco.

Telefónica destacó que la operación de ampliación de capital sin derecho a voto en Telco, aprobada por los respectivos consejos de administración, aporta estabilidad al accionariado de Telecom Italia, manteniendo la independencia de la compañía. La firma española insistió en que quiere fortalecer la posición de Telecom Italia, castigada ahora por el endurecimiento de la competencia en la propia Italia.

Al mismo tiempo, Telefónica señaló que el acuerdo “renueva su compromiso de contribuir al desarrollo de Telecom Italia en su mercado doméstico, con sinergias y compartición de las mejores prácticas”. El grupo español, además, insistió en que la renovada estabilidad accionarial en la compañía italiana permitirá a la misma explorar las opciones estratégicas más idóneas para la recuperación de su flexibilidad financiera.

Asimismo, fuentes cercanas a la compañía española señalaron que la “italianidad” del grupo transalpino no está en cuestión. Ayer, diversos periódicos italianos aseguraron que, con el acuerdo, Telecom Italia pasaba a manos españolas. El Gobierno transalpino, en cualquier caso, aseguró que no planea ningún movimiento en la operadora.

Telefónica reiteró que se ha comprometido con sus socios a no elevar su participación en la teleco transalpina y a seguir absteniéndose de participar o influir en aquellas decisiones que afecten a los países en los que ambas compañías están presentes, básicamente Brasil y Argentina.

Algunos expertos destacaron que la operación no tiene un gran impacto para Telefónica en términos de aumento de la deuda. Tal y como coincidieron los analistas de Santander y Bankia, Telefónica ha ganado tiempo para estudiar el plan de negocio que Telecom Italia va a presentar el 3 de octubre.

De todas maneras, en la actualidad una compra de Telecom Italia por parte del grupo español sería muy complicada tanto por cuestiones políticas como financieras.

En el primero de los casos, Telefónica debería recibir el visto bueno de las autoridades italianas. Telecom Italia sigue siendo uno de los principales grupos empresariales transalpinos y su paso a manos extranjeras provocaría muchas reticencias. “Si lanzas una opa te puedes encontrar con una situación parecida a la de Carlos Slim con KPN, que tras presentar su oferta, se ha encontrado con el rechazo holandés, representado en la KPN_Foundation”, afirman fuentes del sector.

Además, están las dificultades financieras. Telecom Italia, aunque tiene una capitalización bursátil de apenas 10.904 millones de euros, tiene en estos momentos una deuda cercana a 29.000 millones que, en una hipotética consolidación por parte de Telefónica, dispararían el endeudamiento del grupo español hasta cerca de 77.000 millones.

Telefónica procuró enviar un mensaje claro a los mercados sobre el nulo impacto de la operación para su balance. Así, la teleco afirmó que la materialización del acuerdo no modifica “los compromisos adquiridos con los mercados en cuanto a la reducción de deuda por debajo de los 47.000 millones de euros al término del ejercicio”.

En el mercado se plantean ahora cuestiones claves relacionadas con los planes de Telefónica en Italia. Los analistas de BPI apuntaron que el acuerdo “incrementa la posibilidad de una fusión entre Telefónica y Telecom Italia”. Banco Sabadell, a su vez, destacó que el grupo seguirá “manteniendo una posición en Telecom Italia en un momento de consolidación del sector en Europa”.

En esta línea, fuentes del sector señalaron que la compañía española busca mantener sus posiciones en el país de cara a tener una plataforma de cara al eventual proceso de consolidación en el sector de las telecomunicaciones en Europa. “Son intereses estratégicos de cara al futuro”, indican estas fuentes, que mantienen que Telefónica se aseguraría una posición de fuerza en Italia, uno de los principales mercados europeos. “Se uniría a España, Reino Unido y Alemania, donde Telefónica ya está haciendo una apuesta millonaria con la compra de E-Plus”, afirman.

Otras fuentes del mercado afirmaron que Telefónica no quería dejar suelta a Telecom Italia y permitir que pudiese ser adquirida por alguna otra compañía del sector. En las últimas semanas, en la prensa internacional han surgido los nombres de posibles interesados en Telecom Italia, entre los que figuran AT&T, la mexicana América Móvil o el magnate egipcio de las telecomunicaciones Naguib Sawiris.

Además, con este posicionamiento, Telefónica se aseguraría una “vigilancia sobre TIM_Participações”, la filial brasileña de Telecom Italia, rival en el país del grupo español, que es además uno de los activos que la empresa transalpina podría vender. “Tienes vigilada la puerta de Latinoamérica ante la posible irrupción de AT&T o de algún grupo chino interesado en el negocio en la región”, afirman fuentes del sector.

 

El Gobierno italiano respalda el pacto

El primer ministro italiano, Enrico Letta, aseguró ayer que el aumento de la participación de Telefónica en Telecom Italia puede ayudar a la operadora transalpina a mejorar.

“Estamos en un mercado europeo. Hace falta considerar que Telecom Italia es una compañía privada. Vigilaremos para que haya un máximo de atención en cuestiones de empleo y en aspectos estratégicos para Italia”, dijo el primer ministro. “Sin embargo, querría recordar a todos los que están hablando en estas horas que Telecom Italia ha sido privatizada y que, de todas las privatizaciones italianas, no creo que haya sido uno de los mayores éxitos. Por lo tanto, aunque lleguen capitales europeos, creo que podrían ayudar a Telecom Italia a estar mejor que en los últimos cinco años”, dijo Letta.

TIM Participacoes se dispara en Bolsa

La operación tuvo un impacto notable en los mercados financieros. Así, las acciones de Telecom Italia subieron cerca de un 5% a la apertura. No obstante, el avance perdió fuerza y los títulos cerraron la sesión con una ganancia del 1,69%. Desde principios de año, las acciones de Telecom Italia se dejan un 12,15%.

En Telefónica la situación fue inversa. A la apertura, nada más conocerse el acuerdo, sus títulos llegaron a caer un 1%. Sin embargo, cerraron con un avance del 0,22%. Desde enero, Telefónica se ha revalorizado cerca de un 10,8%. La capitalización bursátil de la operadora española supera en la actualidad los 51.100 millones de euros.

La gran beneficiada de este movimiento fue TIM_Participacoes, filial brasileña de Telecom Italia (posee más de un 66% del capital). La firma, que podría ser vendida por el grupo transalpino para reducir deuda, se disparó cerca de un 9%, registrando un nuevo máximo anual. Desde principios de año, las acciones de TIM Participacoes, compañía que no ha dejado de ganar cuota de mercado en el negocio de la telefonía móvil en Brasil durante los últimos meses, se han revalorizado casi un 31%.

Normas
Entra en El País para participar