El expresidente del grupo desiste de proponer un nuevo presidente
Carteles que anuncian la dirección de Pescanova en los alrededores de la fábrica en Chapela, Vigo
Carteles que anuncian la dirección de Pescanova en los alrededores de la fábrica en Chapela, Vigo REUTERS

Pescanova: Sousa y Damm se echarán en cara en la junta los autos de Ruz

Los accionistas de Pescanova están llamados hoy a participar en la junta que celebra la compañía en Pontevedra, la más polémica que haya organizado desde 1960 la multinacional gallega, y que supondrá un antes y después para el grupo. La multinacional española, en concurso de acreedores con 3.641 millones de euros de deuda, con un agujero patrimonial de 1.667 millones, elegirá hoy un nuevo consejo de administración que, si logra recuperar facultades de gestión –el juez del concurso de Pescanova suspendió las facultades de administración del anterior consejo– negociará con la banca acreedora un convenio de pago que evite la liquidación de la empresa.

Para formar ese nuevo consejo los tres principales bloques accionarias en Pescanova defenderán en la junta sus propuestas. Y para desacreditar las de sus oponentes tanto Manuel Fernández Sousa como Grupo Damm se echarán en cara sus implicaciones en presuntos delitos societarios o fiscales que investiga el juez Pablo Ruz, del juzgado de instrucción número cinco de la Audiencia Nacional.

El expresidente del grupo y primer accionista, con el 7,5% del capital, propondrá en la junta de hoy nombres que considera deberían participar en el nuevo consejo del grupo gallego.

Fernández Sousa está imputado por cinco presuntos delitos, entre ellos el de fraude. El juez Ruz impuso en agosto una fianza por responsabilidad civil que suma 1.200 millones de euros a diez altos cargos de Pescanova y seis sociedades relacionadas. A Fernández Sousa la fianza impuesta, que ya ha recurrido, alcanza los 178,8 millones de euros.

Grupo Damm, de la familia Carceller, hizo pública su propuesta de consejo el pasado 15 de agosto en un comunicado enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La compañía catalana propone un consejo formado por siete miembros: José Carceller, Yago Méndez, las sociedades de inversión Luxempart e Iberfomento (los cuatro ya estaban presentes en el anterior consejo de Pescanova), y como independientes a Luis Ángel Sánchez Merlo, Juan Manuel Urgoiti –su nombre suena como presidenciable– y Alejandro Legarda Zaragüeta.

Fernández Sousa no dejará escapar en la junta la ocasión que le ha puesto en bandeja el juez Ruz, después de que ayer se conociera un auto del magistrado en el que imputa al padre del presidente de Damm en una presunta trama para evadir impuestos, y también a su hijo Demetrio Carceller Arce como presunto colaborador. José Carceller, hermano de Demetrio Carceller Arce, era el representante de Damm en el consejo de Pescanova presidido por Fernández Sousa. Fuentes cercanas a la compañía aseguran que hoy el expresidente de Pescanova advertirá a los accionistas presentes en la junta de que no es posible apoyar la propuesta de Grupo Damm dada la imputación de Demetrio Carceller. Además abogará por un consejo de administración en el que no tenga presencia ningún consejero ligado al anterior equipo. Las mismas fuentes señalan que Fernández Sousa no aportará el nombre ninguna persona que pudiera presidir Pescanova, aunque, precisan, si “dará nombres para el consejo”.

Fuentes cercanas a Damm aseguran que la propuesta de la compañía con sede en Barcelona cuenta ya con el apoyo de accionistas que representan más del 40% del capital del grupo. Al 6,2% de Damm en Pescanova habría que sumar el 5% de Luxempart, el 3,7% de Carolina Maseaveu, el 3,3% de José Antonio Pérez Nievas y el 3,3% de la sociedad Liquidambar, en la que Banco Sabadell es accionista de referencia. El resto procedería de fondos, la mayoría estadounidenses, que han asegurado a Damm su voto, según las fuentes consultadas.

El tercer bloque accionarial que aspira a formar nuevo consejo es el integrado por el fondo Cartesian, con el 5% de Pescanova, que cuenta con el apoyo de accionistas minoritarios representados por el despacho Cremades & Calvo-Sotelo, con el 3%.

Juntos propondrán un consejo formado por 15 miembros, entre ellos Baldomero Falcones, expresidente de FCC, y abogados de Cremades.

El presidente del fondo estadounidense, Peter Yu, no propondrá a ningún representante de Cartesian para el consejo de Pescanova. El ejecutivo informó el martes a través de una conferencia telefónica organizada en el despacho de Cremades & Calvo-Sotelo, que daba por perdidos los 25 millones de euros invertidos en Pescanova. “Estamos muy decepcionados por el enorme fraude en la compañía”, comentó. “Pescanova nos atrajo por ser una compañía global, pensamos que tiene potencial para liderar el sector pesquero mundial, pero ahora lo más importante es el futuro de la compañía”, añadió. “En fraudes similares que hemos visto en el mundo el primer paso es la transparencia”, dijo. El fondo ultima una demanda que presentará contra el anterior auditor de Pescanova, la firma BDO.

De acuerdo a varios abogados que hoy estarán presentes en la junta de Pescanova, el bloque de Fernández Sousa, que considera que puede contar con el apoyo del 15% del capital, apoyará la propuesta de Cartesian y Cremades para formar consejo de administración, superando previsiblemente este bloque conjunto el 23% del capital.

Está previsto que la junta de accionistas de Pescanova comience a las 12.30 horas de la mañana. Antes los antiguos consejeros del grupo, o sus representantes legales, se reunirán para tratar de acordar quién va a presidir la junta. Ni en este punto ha sido posible hasta ahora un acuerdo.

 

Un consejo anterior a la junta tratará de decidir quién presidirá el acto

Los consejeros de Pescanova, cuyas facultades de administración han sido suspendidas por el juez del mercantil número 1 de Pontevedra, tratarán en una reunión previa a la celebración de la junta de accionistas, prevista para las 12.30 horas, alcanzar un acuerdo sobre quién va a presidir la junta. Si no se llegara a un acuerdo sobre esta cuestión, lo que es muy probable dadas las posiciones tan enfrentadas entre los consejeros del grupo, serán los mismos accionistas quienes decidan en junta quien va a presidirla. De esta forma el secretario del consejo cambiaría el primer punto del orden del día, que no es otro que el cese del consejo anterior, por el de la elección de presidente de la junta.

Abogados que estarán presentes hoy en el acto representando a pequeños accionistas consideran que la figura de presidente del acto tiene importancia ya que podría dar o quitar tiempo a los consejeros para exponer sus propuestas. La junta se celebrará en un salón de actos que hay en la sede de la compañía en Chapela, Pontevedra.

Deloitte, administrador concursal de Pescanova, nombrado por el juez del concurso y designado por la CNMV, informará a los presentes de la actual situación de la compañía.

En una asamblea de bonistas celebrada el martes en un hotel de Pontevedra los profesionales de Deloitte transmitieron a los presentes su impresión de que Pescanova “es viable”, y de que aguardan a la presentación de un informe de viabilidad que está elaborando PwC para iniciar las negociaciones con la banca acreedora para alcanzar un convenio de acreedores que evite la liquidación del grupo. Previsiblemente ese convenio pasaría por una quita considerable y que los principales bancos acreedores se conviertan en los primeros accionistas del grupo.

Normas