Breakingviews

La Fed, un banco central global

Le guste o no, la Reserva Federal de Estados Unidos tiene que pensar de forma global. Debería prestar atención a la llamada de Manmohan Singh, primer ministro de la India y distinguido economista, para llevar a cabo una retirada ordenada y coordinada a nivel internacional de la política monetaria de estímulo en los países ricos. La Fed solo tiene poder a niver nacional, como señaló uno de sus gobernadores recientemente, pero el mundo está demasiado globalizado para el nacionalismo monetario.

El peligro es evidente en la India, que está siendo golpeada por los inversores extranjeros que intentan prepararse para los próximos movimientos de la Fed. Estados Unidos, que emite la moneda de reserva mundial, no debería ser ser tan vulnerable. Sin embargo, si el presidente de la institución, Ben Bernanke, y quien quiera que lo suceda en febrero piensa solo a nivel nacional, es probable que se metan en problemas.

Hasta el momento, la posibilidad de que la Fed reduzca pronto su ritmo de compra de bonos, o la impresión de dinero, ha causado menos angustia en Estados Unidos que en economías emergentes como Brasil, India e Indonesia. En dólares, los principales índices bursátiles en estos mercados se han reducido un 27%, 20% y 19%, respectivamente en 2013, mientras el índice estadounidense S&P 500 ha subido hasta un 16%.

La reducción de los estímulos económicos ha causado menos angustia a EE UU que a Brasil, India o Indonesia

Los problemas en esos países dañarían a Estados Unidos. Las exportaciones se verían afectadas por una recesión regional y los bancos e inversores del país sufrirían pérdidas. El malestar podría mermar la demanda de petróleo lo suficiente como para afectar al precio, perjudicando a uno de los sectores más prometedores de la economía estadounidense. Además, el gobierno es un gran deudor, aunque sea poderoso. Washington necesita la buena voluntad de sus acreedores y socios comerciales.

La conexión internacional contribuyó a que el problema de las subprime se volviera global; la recuperación también cruzará las fronteras. La crisis dura ya cinco años, y los economistas de Société Générale calculan que la Fed podría necesitar de nuevo ese tiempo para eliminar sus medidas de estímulo económico. Sin comunicación y algo de cooperación con otros bancos centrales, será difícil evitar un desliz.

Normas