Breakingviews

Hay que pensar que menos es más

El consejero delegado de Microsoft, Steve Ballmer, sale finalmente de la empresa. Una subida de 20.000 millones de dólares en valor de la compañía tras la noticia muestra hasta qué punto los inversores querían un nuevo enfoque. La inútil estrategia del todo vale debe desaparecer.

Ballmer heredó un cuasi monopolio del sistema operativo Windows y del software de productividad Office, y ha conseguido explotar esa gallina de los huevos de oro. Microsoft ganó 22.000 millones de dólares el año pasado, más del doble que en el año 2000, cuando llegó al puesto.

Alrededor de tres cuartas partes de los beneficios aún provienen de Windows, Office y similares, y la mayor parte de lo restante lo genera la división de herramientas y servidores de la empresa. La división de los servicios online, que contiene el motor de búsqueda Bing, ha perdido 12.000 millones de dólares en los últimos tres años. La división de dispositivos de entretenimiento registra cifras positivas, pero aún le falta mucho para recuperar su coste de capital.

Microsoft asegura que podría tardar hasta un año en encontrar un sustituto para su consejero delegado

La firma asegura que podría llevarle hasta un año encontrar un nuevo consejero delegado. Personas de la empresa como Terry Myerson, a cargo de los sistemas operativos, podrían estar en la lista de candidatos, además de antiguos rivales de Ballmer como Paul Maritz o forasteros como Sheryl Sandberg, de Facebook.

El que finalmente se encargue del trabajo puede ganar puntos rápido si se concentra en el negocio del software, al menos para empezar. La venta de la unidad de la consola Xbox podría traer un poco de capital adicional. Acabar con los esfuerzos que ha puesto Microsoft en los dispositivos móviles reduciría pérdidas.

Concentrarse en el negocio del software también haría a Microsoft sencillo de entender y manejar, tareas que parecieron complicarse con la última reorganización de Ballmer. Los accionistas seguramente estarán encantados ante la perspectiva de más ingresos. Incluso el consejero delegado saliente podría hallar consuelo. La promesa de su partida aumentó el valor de su participación del 4%, acercándose a los mil millones de dólares, y en el cambio real podría ganar más.

Normas
Entra en El País para participar