Trabajaba en Julius Baer
Boris Collardi, consejero delegado de Julius Baer.
Boris Collardi, consejero delegado de Julius Baer. REUTERS

Suiza condena a tres años a un informático que robó datos de evasores fiscales alemanes

El informático alemán Lutz Otte ha sido condenado por un tribunal suizo a tres años de prisión por robar datos de evasores fiscales alemanes del banco Julius Baer, en el que trabaja, y venderlos al fisco alemán.Otte llegó a un acuerdo con la fiscalía. La condena llega después del caso Falciani y en medio de la creciente presión extranjera para que Suiza modifique sus leyes de secreto bancario, del que se aprovechan evasores fiscales de todo el mundo.

Otte, de 54 años, recibió de las autoridades alemanas una recompensa de 1,1 millones de euros, y alegó en su defensa que, paradójicamente, necesitaba el dinero para pagar deudas con hacienda en Alemania. "La presión de las autoridades era muy grande y ví una oportunidad para aliviarla", aseguró.

La sentencia condena a Otte por espionaje industrial, ruptura de las leyes de banca y lavado de dinero. Podrá cumplir la condena en libertad condicional. El caso es similar al de Hervé Falciani, informático de HSBC que sacó información de centenares de evasores fiscales del banco HSBC. Falciani reside en España y colabora con las autoridades, aunque Suiza pidió su extradición.

Otte recopiló datos de clientes alemanes y holandeses desde su puesto en Julius Baer a fianles de 2011. Envió 15 correos desde su trabajo a una cuenta personal con nombres de clientes, direcciones, números de cuenta y balance de las cuentas.  Después filtró los datos para recabar los clientes alemanes de más de 100.000 euros y envío una muestra de la información a un inspector de hacienda retirado en Alemania. Posteriormente entregó los datos de 2.700 alemanes a las autoridades germanes, acordando un pago de 1,1 millones de euros.

Julius Baer acordó con Alemania el pago de 50 millones de euros para cerrar el cas, pero aún está bajo investigación en Estados Unidos. El banco no hizo comentarios sobre la sentencia. Alemania y Suiza están negociando un tratado para que los bancos suizos paguen los impuestos de sus clientes alemanes (aunque sin revelar sus nombres) a cambio de poder operar en Alemania sin necesidad de abrir una filial.

Normas