Su venta triplica la tasa de crecimiento del mercado chino
Trabajadores de la fábrica de BMW en la localidad china de Shenyang.
Trabajadores de la fábrica de BMW en la localidad china de Shenyang. REUTERS

China complica el camino a los coches europeos de lujo

La negativa a ampliar una fábrica de BMW y las acusaciones de pactos de precios a la baja pueden limitar la expansión de estos fabricantes

El mercado del automóvil mundial ha encontrado en China el refugio perfecto en estos últimos años de crisis de ventas, en especial en Europa. Las menores perspectivas de crecimiento económico para este año, unidas al gran repunte de ventas de automóviles en EE UU, hacen prever que China se verá relegada como primer mercado mundial este año. Pero el país sigue siendo una mina para algunos fabricantes de automóviles de lujo, principalmente europeos y, concretamente, alemanes.

Mientras las ventas de automóviles en China crecieron en julio por debajo del 10%, BMW matriculó allí un 39% más que en el mismo mes del año pasado, Mercedes un 31% y Audi, la líder del segmento en el país, un 27%. China va camino de convertirse en el principal mercado para BMW por delante de EE_UU, algo que ya es para Audi, que aspira a superar las 700.000 unidades vendidas en 2020. Mercedes, por su parte, modificó su equipo gestor en el país para arañar cuota. Pero estos números, que parecen imparables, pueden empezar a verse mitigados en el medio plazo.

El Gobierno de la república rechazaba el mes pasado la petición de BMW para ampliar por tercera vez la factoría que la marca, a través de la joint-venture BMW Brilliance Automotive, tiene en la ciudad de Shenyang, al noreste del país. Una circunstancia que no se dio un año antes, cuando el Ministerio de medio ambiente del país sí dio el visto bueno a la segunda fase de expansión. La ampliación le hubiese supuesto a BMW doblar su capacidad de producción, hasta las 400.000 unidades. La asociación con una compañía local es el requisito principal e indispensable para poder llevar a cabo operaciones productivas y de distribución en China.

Sin embargo, el país comienza a ponerse firme con estos fabricantes. En una entrevista con el periódico oficial de régimen, el Diario del Pueblo, el ministro de medioambiente Zhou Shengxian afirmaba que “conducir un BMW mientras la gente bebe agua contaminada no es, obviamente, el tipo de industralicación y modernización que buscamos”. China ha pasado de fabricar poco más de dos millones de coches a principios del siglo XXI a producir más de 19 millones en el año pasado, lo que le aupó por segundo año consecutivo como primer fabricante mundial. China demanda a BMW que asigne una mayor parte de su inversión a la conservación del medio ambiente, y le ha emplazado a reformular el proyecto. Pero las fábricas ya aprobadas no pueden pararse, como es el caso de la de Foshan, que Audi va a abrir en el tercer trimestre y que se sumará a la que ya tiene Changchun.

Audi RS Q3: el más rápido que se fabrica en España

El nuevo Audi RS Q3
El nuevo Audi RS Q3

La marca líder en el mercado premium de China es Audi, que ya ha puesto fecha a su nuevo lanzamiento, que seguirá a la puesta en venta en septiembre del Audi A3 Sedán: el RS Q3, la versión deportiva de su todocamino compacto y uno de sus modelos más vendidos. Será el próximo otoño a partir de 62.000 euros, lo que le convierte en el coche de mayor valor que se fabrica en España, ya que, como la familia Q3, es ensamblado en las instalaciones de Seat en Martorell, Barcelona. Y no solo eso, también es el más potente, gracias a su motor 2.5 TFSI turboalimentado que desarrolla una potencia máxima de 310 CV entre las 5.200 y las 6.700 revoluciones. Audi invirtió más de 300 millones de euros en la fábrica catalana para fabricar el vehículo, en una linea de producción que puede alcanzar las 100.000 unidades al año.

Más allá del medio ambiente

Pero el control de las emisiones contaminantes no es el único aspecto que las autoridades chinas empiezan a mirar con lupa.

La Asociación de distribuidores de automóviles en China ha investigado en el último año los precios que las marcas extranjeras fijan en los coches que llegan importados al país. Más de la mitad de los coches que vende Mercedes en China son importados, el 50% en BMW, y el 15% para el Grupo Volkswagen. El estudio, realizado para la autoridad de la competencia china, da a entender que los fabricantes pactan la fijación de precios bajos por las ayudas públicas que reciben de sus países y de la Unión Europea lo que podría ir contra las leyes antimonopolio. Uno de los miembros de la asociación, Luo Lei, declaraba a Reuters que “apreciamos una gran diferencia en los precios para los coches exportados a China y los que tienen en otros mercados. Estamos mirando todas las marcas, incluyendo las de coches importados y las que fabrican a través de joint-ventures”. La agencia oficial Xinhua, a través de su servicio de información económica, afirmaba en un editorial que las marcas de coches extranjeras se estaban anotando “beneficios desorbitados” a través de la venta de coches de lujo en China, debido a sus grandes volúmenes.

Por ello, Pekín se plantea imponer un nuevo arancel para los coches de alta gama que llegan desde Europa. China ya establece un impuesto del 25% a los coches importados, además de un 17% de IVA y las tasas de matriculación y circulación. El castigo sería para los automóviles con motores de más de dos litros de cilindrada. Los más potentes y caros. El Dragón saca las garras.

Normas