El sector espera 2.000 millones más de inversión este año
Línea de montaje del Renault Mégane en Palencia.
Línea de montaje del Renault Mégane en Palencia.

Renault Palencia, VW Navarra y GM Figueruelas optan a nueva inversión

Se añadirán a los modelos anunciados en Ford Almussafes y el Citröen de PSA Villaverde.

El sector del automóvil en España espera nuevas noticias para la recta final del año. Solucionado, por el momento, el lado de las matriculaciones tras la aprobación del Plan PIVE III, la otra pata del banco que se ha mostrado más robusta en los últimos meses, la producción, puede seguir fortaleciendo su futuro.

La automoción espera que a partir de septiembre se sucedan diversos anuncios que signifiquen la inversión de entre 1.500 y 2.000 millones más para las fábricas instaladas en el país. En esa cantidad se incluirán los tres modelos que Ford asignó a Almussafes el pasado julio y de los que no especificó la inversión exacta, así como el Citröen que se fabricará en la planta de PSA_en Villaverde a partir del año que viene. Pero aún quedará margen para la llegada de nuevos modelos, y la lista de fábricas con muchas opciones para captar nueva carga de trabajo: la de Renault en Palencia, que en la actualidad produce el Mégane; la de Volkswagen en Pamplona, que negocia su convenio colectivo y que solo produce el Polo; y la de General Motors de Figueruelas, que puede aprovecharse de la alianza entre el fabricante norteamericano y la francesa PSA.

Las claves

Renault Palencia: produce el Mégane. Instala dos nuevas plataformas que le permitirán ampliar su producción.

VW Navarra: fabrica el Polo. Pendiente del nuevo convenio. Tiene asignados 785 millones de inversión, buena parte para la plataforma MQB que le permitirá fabricar varios coches

GM Figueruelas: recién asignado el Mokka, espera la llegada del Citröen C3 Picasso, fruto de la alianza con PSA.

En la planta palentina de Renault se acomete la instalación de dos nuevas plataformas, una de ellas compartida con su aliada Nissan, y que, según avanzó en mayo el presidente en España y responsable de las fábricas en Europa, José Vicente de los Mozos, debería redundar en, al menos, dos nuevos modelos. Todo apunta a que uno de ellos será un todocamino que suceda al Renault Koleos, dentro del Plan Industrial 2014-2016 asignado a Renault España. De ello le pondría al día el presidente mundial de Renault, Carlos Ghosn, al ministro de Industria José Manuel Soria, en la reunión que mantuvieron en julio en Francia. El ejecutivo brasileño ha elogiado en varias ocasiones las mejoras competitivas en las fábricas españolas.

Versatilidad en VW Navarra

Otra de las candidatas es la planta de Volkswagen en Pamplona, que produce uno de los modelos más exitosos de la marca, el Polo. Aquí no habrá noticia hasta que se firme el nuevo convenio colectivo, que se negocia desde noviembre del año pasado. Por ello, a partir de septiembre los puntos de fricción serán tratados de forma individualizada por diferentes representantes de empresa y sindicatos, que esperan que el acuerdo no se demore mucho más. Allí VW ha comprometido ya 785 millones de inversión, la mayor parte para instalar la plataforma MQB, que permite la producción de varios modelos de segmentos distintos. Los representantes han reclamado durante la negociación la necesidad de recibir un nuevo modelo para aprovechar la capacidad de la planta.

La demanda en EE UU sobrepasa a Ford

El mercado del automóvil que mejor rendimiento ha demostrado en lo que va de año es el estadounidense. En julio se vendieron 1,3 millones de turismos en aquel país, y la previsión de ventas para todo el año ya roza los 16 millones. Todo apunta a que la meca de la industria del automóvil volverá a liderar el mercado mundial este año, aprovechando el menor crecimiento en China. Además, sus tres grandes fabricantes, General Motors, Chrysler y Ford, se anotan mes a mes récords de ventas. Una situación envidiable para muchas que, para Ford, está suponiendo un problema. La marca del óvalo, que como sus rivales estuvo cerca de la bancarrota allá por 2008, registró el mejor julio desde antes de la crisis, lo que ha llevado a que los modelos Focus y Fusion tengan que limitar su venta ante la falta de modelos dispoibles, además de la paulatina descolocación de su producción hacia fábricas del extranjero.

Por ello, como ya informó este periódico, el fabricante está aumentando la importación de vehículos que se fensamblan en su planta española de Almussafes. En el primer semestre de este año 10.956 automóviles partieron de la fábrica valenciana con destino a EE_UU, un 136% más que los 4.631 que se habían exportado a EE_UU_un año antes. En 2010, por ejemplo, no se exportó ningún coche a ese país.

A partir del año que viene, Almussafes se convertirá en el punto estratégico de la marca en Europa, después de que haya decidido trasladar a ella la producción de la fábrica belga de Genk, que cerrará. El Mondeo, el Galaxy y el S-Max se añadirán en 2014 al Kuga y a la Transit Connect haciendo de Almussafes la planta con más modelos de Ford en Europa y una de las principales del mundo.

Y por último, la fábrica de GM en Figueruelas espera el anuncio inminente de la llegada del Citröen C3 Picasso, un modelo que comparte plataforma con el Opel Meriva, que ya se fabrica allí, fruto de la alianza entre GM y PSA. También se espera que, una vez agotada la actual generación del Meriva, se asigne la nueva a Figueruelas, sin descartar la llegada de algún modelo de Chevrolet, marca que GM quiere potenciar en Europa.

Normas