Las ventas al país norteamericano ya doblan las de todo 2012
Un camión transporta varios automóviles
Un camión transporta varios automóviles

EE UU, Argelia y Turquía emergen como clientes del automóvil español

Francia, principal destino, está en su nivel más bajo de matriculaciones de los últimos 16 años

La crisis del mercado europeo ha hecho reinventar las relaciones comerciales de las factorías españolas de automóviles. Francia, Alemania e Italia, los tradicionales importadores en la eurozona de los vehículos fabricados en España, han visto caer de forma brusca las ventas de coches en la primera mitad del año. Francia, principal destino, está en su nivel más bajo de matriculaciones de los últimos 16 años, con una caída del 11%.

En lo que va de año, Argelia, Turquía y EE UU se han demostrado como los mercados más dinámicos y pujantes para la industria de la automoción. El caso estadounidense, pese a tener un volumen muy inferior al de los otros dos países, es especial. El que un día fue la capital mundial de la industria de la automoción, y que en la actualidad es el segundo país que más automóviles fabrica en el mundo, se ha convertido en un incipiente comprador de vehículos fabricados en España. Hasta ahora un socio irrelevante en cuanto a la industria del automóvil se refiere, ha multiplicado sus importaciones en este primer semestre del año en más del doble. En total, 10.956 automóviles han tenido su destino en el gigante norteaméricano, lo que supone un aumento del 136% con respecto a todo el año 2012, cuando EE UU importó 4.631.

Si se revisa la relación comercial en este área en los años anteriores, los datos son más reveladores. En 2010 no se exportó un solo vehículo a aquel país. Y en todo 2011 la cifra fue de 2.544, cuando la fábrica de Ford en Almussafes comenzó a fabricar el C-Max para exportarlo, entre otros países, a EE UU.

Es la fábrica valenciana la que tiene la mayor responsabilidad en este repunte, gracias a la demanda del todocamino Kuga, que exporta a otros 70 países, y a sus ajustados costes laborales. Ford, que tiene cerca de 20 factorías repartidas por EE_UU, está tirando de Almussafes, a la que, tras las últimas asignaciones, ha convertido en una de sus piezas clave.

Las claves

Costes laborales: los acuerdos alcanzados en las fábricas se han traducido en menores costes laborales y más flexibilidad, haciendo más atractiva la producción y exportación desde España.
lBalanza comercial: la actividad exterior, y la caída de las importaciones, ha llevado a que el sector haya generado un superávit comercial de 5.300 millones hasta mayo, un 34,2% más.

Si bien el volumen en este caso es pequeño, en países como Argelia y Turquía las exportaciones ya comienzan a tener un peso considerable en la cartera de las fábricas. El primero se ha convertido en el principal mercado del norte de África, como ya demostró el año pasado, cuando triplicó las importaciones a España respecto a 2011, alcanzando casi 73.000 automóviles.

En el primer semestre de este año ya se rozan las 54.000, y su peso en el total de las exportaciones alcanza el 5,4%, frente al 1,1% de hace dos años. Turquía también gana terreno, acaparando el 5,3% de las exportaciones frente al 4,1% de 2012, y con casi 53.000 coches vendidos allí en lo que va de año está en condiciones de acabar 2013 superando las casi 90.000 importaciones que realizó en 2011. México y Rusia también aparecen como algunos de los nuevos clientes principales.

La UE pierde fuerza

La crisis económica que sigue atravesando Europa también se ha traducido en una caída de las exportaciones de automóviles a los principales países de la Unión. Del casi un millón de coches que se han exportado hasta junio, 726.000 han ido dirigidos a la UE-15, un 72,8%. En 2012, acaparó el 76,8%, y en 2009 la cifra era del 88%.

El Reino Unido ha sido el único país que ha visto mejorar su mercado doméstico, y por tanto, también han mejorado las exportaciones, que en lo que va de año representan el 13,4% del total. Australia, un país que en 2012 dobló las importaciones, no ha seguido la tendencia en la primera mitad del año, y también pierde peso con respecto al total, debido a la aparición de otros países como Tailandia, más cercanos y con menores costes laborales.

En España están instaladas un total de nueve marcas con hasta 17 fábricas dedicadas al ensamblaje de turismos y vehículos comerciales y también de motores.

El 89% de lo fabricado en 2013 se exportará

Según los cálculos de la patronal de los fabricantes Anfac, el año terminará con un total de 2,2 millones de automóviles producidos en España, frente a los 1,9 del año pasado. De ellos, 1,7 se destinaron a la exportación, el 87,4%, un porcentaje aumentará este año y alcanzará el 89,4%, según la previsión, en línea con lo que ha sucedido en los primeros seis meses del año. Una situación que da lugar a dos interpretaciones distintas.

Una primera optimista, que destacaría el poder exportador de la industria automotriz y la capacidad para superar la crisis, no sin dificultades, ante la caída de la demanda interna. La segunda, precisamente, tiene que ver con el mercado doméstico. Según los especialistas del sector, un porcentaje tan alto refleja la débil situación de las matriculaciones en un país, lo que puede perjudicar a la larga si no se recupera, ya que la tendencia de las marcas es fabricar allí donde venden. Los analistas creen que un porcentaje saludable, que articule la buena salud exportadora con una demanda interna razonable se situaría en el entorno del 75% de vehículos exportados.

La esperanza del sector es que 2014 sea el primer año de una recuperación destacable del mercado del automóvil en España, y volver a superar el millón de coches vendidos en dos o tres años para fabricar, de nuevo, tres millones de coches al año, como en 2004.

Normas