Breakingviews

Problemas en Grecia con DEPA

El intento de Grecia de vender DEPA, la compañía de gas natural de propiedad estatal, ha fracasado. Solo recibió una oferta por DESFA, su filial de operación de la red. Es un duro golpe para el programa de privatización del país, y significa que Atenas tendrá que rebajar el objetivo de ingresos por la venta de activos. Ello podría retrasar la recuperación de la economía griega.

DEPA y DESFA son solo dos de los muchos activos de propiedad estatal que Atenas debe vender si quiere tener alguna esperanza de alcanzar los objetivos de ingresos reflejados en el acuerdo de rescate internacional. La meta era recaudar 11.100 millones de euros hacia finales de 2016. Las privatizaciones son clave para los esfuerzos reformistas en Grecia, ya que ayudan a reducir la deuda. También son necesarias para impulsar el crecimiento y estimular la creación de empleo.

El gigante ruso del gas, Gazprom, es el principal candidato para DEPA, después de haber presentado una oferta preliminar de 900 millones de euros. Pero la empresa la retiró en el último minuto, preocupada por la situación financiera de la compañía.

El fracaso obstruirá las posibilidades de una recuperación griega porque las ventas de activos son necesarias para que el país consiga un mayor alivio de la deuda.

Además, el percance golpeará la confianza. El sentimiento en y hacia Grecia, ha mejorado últimamente. La rentabilidad de los bonos soberanos a 10 años alcanzó recientemente a su nivel más bajo desde 2010. Las encuestas sobre satisfacción económica se encuentran en su máximo en cinco años. Sin embargo, tras la metedura de pata con DEPA las frágiles acciones griegas cayeron un 6%, eclipsando por completo los datos económicos que muestran que la economía en está lleva camino de cumplir las metas del presupuesto de 2013.

Grecia repetirá la operación con DEPA y, finalmente, conseguirá al menos una parte del capital que necesita. Es importante mantener el contratiempo en su contexto.

Normas
Entra en El País para participar