Los depósitos de los hogares también bajan

Los depósitos vuelven a caer un 1,5% en abril

Los depósitos vuelven a caer un 1,5% en abril

Después de la leve recuperación experimentada en marzo, en abril los depósitos bancarios han vuelto a caer. Según los datos divulgados por el Banco de España a cierre del cuarto mes del año el volumen total de depósitos acumulados ascendía a 1,47 billones de euros frente a la los 1,50 billones de marzo. Es decir, ha caído un 1,5%. Este descenso es mayor si se compara con las cifras del mismo periodo del año anterior. En concreto, el retroceso sufrido respecto al mes de abril de 2012 es del 4,8%. 

La rebaja de los tipos de interés como consecuencia de las recomendaciones emitidas a comienzos de año por el gobernador del Banco de España se dejan sentir sobre el mercado. La posible sanción que su incumplimiento traería consigo se tradujo en una rebaja de las rentabilidades por parte de las entidades, disminuyendo así el atractivo de unos productos que en los últimos años, se habían convertido en el instrumento preferido de los inversores conservadores para sacar partido a sus ahorros sin correr riesgos.

Uno de los aspectos más llamativos de los datos divulgados esta mañana son los referentes a los hogares. Según las cifras que maneja el regulador, en abril los depósitos de las familias se sumaron a la corriente general y cayeron un 0,4% desde los 724.686 millones que registraban en marzo a los 721.456 millones que existían a cierre de abril. No obstante, el grueso de la caída total de depósitos acumulados en las entidades no se debe a los movimientos registrados entre este sector, sino a la bajada sufrida por las denominadas Otras Instituciones Financieras No Monetarias, apartado que se ha reducido en 17.000 millones de euros. 

En términos interanuales los depósitos en manos de los particulares han subido un 3,3% desde los 698.114 millones que registraba en abril de 2012.

El descenso registrado por los depósitos de los hogares era algo que no se producía desde el pasado mes de julio, momento en que los rumores que apuntaban a una posible ruptura del euro hicieron saltar las alarmas.  

A la rebaja de las rentabilidades ofrecidas por las entidades se suman las dudas generadas por el rescate a Chipre. Durante unas semanas la posibilidad de que el rescate a la isla mediterránea se convirtiera en un modelo a seguir de cara a futuras intervenciones despertó los recelos de los ahorradores. En un principio las condiciones impuestas a la recepción de la ayuda financiera establecía que serían los depositantes los que pagarían el rescate. Esto suponía acabar con un principio inquebrantable de la eurozona: los depósitos inferiores a 100.000 euros dejaban de estar garantizados. Finalmente se acordó que se seguiría respetando la norma y que solo los superiores a esa cantidad (100.000 euros) sufrirían quitas. No obstante, la falta de acuerdo que durante unas semanas planeó sobre el mercado parece que han sido suficiente para reflejarse en una caída de estos productos en el mes abril.

De todas formas, el Banco de España ha tratado de restar importancia a estos acontecimientos. Según el regulador la caída responde fundamentalmente, a factores estacionales ya que tradicionalmente en el mes de abril dichos saldos tienden a mostrar un menor dinamismo.

Habrá que esperar a conocer si en mayo se mantiene esta tendencia bajistas después de los cambios de la política monetaria del BCE que en la pasada reunión anunció una nueva rebaja de los tipos de interés hasta el 0,5%. El objetivo de impulsar la economía y abrir el grifo del crédito choca con el propósito de los ahorradores de obtener elevadas rentabilidades sin asumir riesgos. Días después a la rebaja de los tipos algunas entidades ajustaron los precios de sus productos con nuevos recortes de las remuneraciones.

Normas
Entra en El País para participar