Wall Street y el Dax de Fráncfort baten sus mejores registros

El Ibex 35 tiene que subir un 85% para alcanzar máximos históricos

Los analistas ven el próximo objetivo del selectivo madrileño en los 9.000 puntos

Las Fed y la buena evolución de la economía alemana impulsan sus respectivos índices

Un panel del parqué madrileño muestra la evolución del principal indicador de la Bolsa de Madrid, el IBEX 35.
Un panel del parqué madrileño muestra la evolución del principal indicador de la Bolsa de Madrid, el IBEX 35. EFE

En Europa, el Dax de la Bolsa de Fráncfort se mantiene en máximos históricos de sus casi 25 años de existencia y, al otro lado del Atlántico, los índices neoyorquinos han encadenado varias sesiones de récords. El Ibex 35, aunque acumula una subida de más del 5% en lo que va de año, está muy lejos del pico de 15.945,70 puntos que registró en noviembre de 2007. Tendría que dispararse un 85% para alcanzar de nuevo esos niveles.

Daniel Pingarrón, de IG Markets, explica que en el caso de Wall Street la política monetaria llevada a cabo por la Reserva Federal (Fed) ha ayudado a impulsar los índices bursátiles. “Desde 2008 la Fed ha inyectado 2,7 billones de dólares en la economía estadounidense, lo que ha contribuido a la recuperación económica y a la bajada del paro y ha tenido su reflejo en Bolsa”, asegura. “El banco central ha desincentivado las compras de deuda y ha depreciado el dólar, desviando el interés de los inversores hacia la renta variable”, apunta.

Curiosamente, desde agosto de 2008 solo ha habido 290 días en los que la Fed no ha intervenido en el mercado. Aproximadamente, durante 1.233 días sí ha actuado. “Cuando no ha habido intervención, el S&P 500 ha perdido alrededor de 290 puntos de cotización, mientras que los días que sí ha ganado unos 1.145 puntos”, indica Pingarrón.

La Bolsa de Nueva York se tomó ayer un respiro y cerró con leves retrocesos. No obstante, el Dow Jones de Industriales se mantiene por encima de los 15.000 puntos (el máximo anotado fue de 15.105 puntos hace dos días), el S&P se sitúa en 1.626 enteros y el tecnológico Nasdaq suma 3.409 unidades.

Por su parte, los máximos del Dax Xetra, en los 8.327 puntos, se explican principalmente por la situación privilegiada de la economía alemana respecto al resto de los países del euro. Alemania se encuentra más saneada, con el desempleo cerca de mínimos y unos datos industriales alentadores. Además, las empresas alemanas han encontrado un filón en los países emergentes, según manifiesta Pingarrón, “sobre todo en China, donde han registrado buenas ventas las compañías industriales y automovilísticas”.

Pero el selectivo madrileño Ibex 35 juega en otra liga. Sara Carbonell, analista de CMC Markets, opina que hay que tener en cuenta que “este índice es muy diferente al Dax, al Dow y sobre todo al S&P que tiene 500 valores, dato que el peso del Ibex se concentra en unos cuatro grandes valores”. Explica que en Europa “los movimientos de los índices bursátiles se ven más influidos por los resultados empresariales y las expectativas”.

De hecho, hace un par de días que las cuentas de Telefónica decepcionaron a los mercados y perjudicaron al Ibex (sumó un leve 0,62%). La compañía que preside César Alierta ha sido hasta hace poco el valor más importante del Ibex (superado ahora por Inditex). Su cotización ha caído con fuerza desde los máximos de 2007 al pasar de los 23,50 euros a los 11 euros actuales, un descenso del 52%.

Igualmente, Pingarrón, sostiene que además de la situación económica y el elevado paro en España, la Bolsa española se ve afectada por las particularidades de las empresas. “Las constructoras e inmobiliarias que en 2007 tenían mucha importancia en el Ibex 35, son las que más puntos han restado con la crisis”. Asimismo, los bancos, que suponen la tercera parte de la capitalización del índice madrileño, también se han visto lastrados por las tensiones en el mercado de deuda y la reestructuración del sector financiero.

El gestor de Bolsa 3, Miguel Pareja, aprecia que hasta el primer trimestre de 2010, los índices Dow Jones, Dax e Ibex seguían una tendencia bastante paralela. "Había momentos puntuales de diferencia, pero los grandes tramos alcistas o bajistas iban en paralelo. Desde entonces, se observa cómo se separan los caminos", dice. ¿Por qué? Pues debido a que el deterioro español en términos de PIB, indicadores de actividad o paro ha sido mucho más profundo. Además coincide en que la composición del Ibex también explica la evolución del mismo. "Digamos que el Ibex de 2007 poco tiene que ver con el Ibex de hoy en términos de compañías".

Para Carbonell, la trayectoria que describe el Ibex 35 desde hace más o menos un año lo asoma al siguiente objetivo de los 9.000 puntos. “La Bolsa española vive un buen momento y también influye la prima de riesgo, que se ha moderado en los últimos días, aunque no sé si algún día volveremos a ver los casi 16.000 puntos”, afirma.

Miguel Paz, responsable de estrategia de Unicorp Patrimonio, considera que la evolución del Ibex y un cierre semanal hoy por encima de los 8.700 puntos, “dejaría la puerta abierta al objetivo que barajamos desde hace tiempo situado en 9.200-9.300 puntos”. A su juicio, el selectivo necesita un empujón desde el sector bancario para atraer la inversión.

Normas
Entra en El País para participar