Por el deterioro del mercado
En la imagen, logotipo de Volkswagen en Wolfsburgo (Alemania).
En la imagen, logotipo de Volkswagen en Wolfsburgo (Alemania). EFE

VW pide "moderación salarial" en sus fábricas alemanas

Volkswagen e IG Metall han iniciado las negociaciones sobre el acuerdo salarial para este año, que afecta a 102.000 trabajadores

El grupo automovilístico alemán Volkswagen ha pedido al sindicato IG Metall que acepte un acuerdo de “moderación salarial” en Alemania para el presente ejercicio, dado el deterioro del mercado europeo, especialmente en países como España, Italia, Portugal y Grecia.

Volkswagen e IG Metall han iniciado este lunes las negociaciones sobre el acuerdo salarial para este año, que afecta a 102.000 trabajadores de siete fábricas alemanas y a los empleados de la división de servicios financieros, Volkswagen Financial Services.

En este contexto, el jefe de la delegación de la empresa en las negociaciones, Martin Rosik, ha advertido de que 2013 es un año “difícil”, porque no hay signos de recuperación. “Volkswagen debe hacer frente a la evolución del mercado europeo sin comprometer su competitividad”.

IG Metall pide una subida de 5,5%.

Por ello, Rosik sostiene que un acuerdo de moderación salarial es más necesario que en años anteriores. IG Metall recomendó a principios de marzo a sus federaciones que plantearan a las empresas una subida salarial del 5,5%.

El jefe negociador de Volkswagen recuerda en un comunicado que la caída de la demanda en Europa es “drástica”. “El mercado del automóvil en Italia, España, Portugal y Grecia ha caído más de la mitad comparado con 2007”, argumentó.

En este sentido, recordó que el mercado europeo ha perdido casi una cuarta parte de su volumen y añadió que no hay razones para el optimismo, ante el récord en el desempleo y más medidas de austeridad, que afectan a la confianza del consumidor y debilitan la economía.

Fabricar en Alemania

Martin Rosik subrayó que los fabricantes asiáticos tienen unos costes laborales inferiores a los europeos, de forma que en Corea del Sur, por ejemplo, son tres veces más reducidos que en Alemania, lo que representa una desventaja competitiva.

“Volkswagen seguirá fabricando coches en Alemania. Sin embargo, dada la dramática situación, sólo tendremos éxito si encontramos las respuestas adecuadas junto con la representación de los trabajadores”, concluyó.

Normas