El Banco de España afirmó en 2012 que así se prevenían reclamaciones por “mala información”

El regulador aprobó un canje de preferentes de Bankia para evitar una “salida de depósitos”

El organismo veía “un riesgo comercial de retirada de depósitos muy importante”

Añade que se prevenían “posibles reclamaciones minoristas al suscribir títulos por mala información”

Fachada de la sede central del Banco de España.
Fachada de la sede central del Banco de España.

A finales de marzo del año pasado, Bankia canjeó por acciones 1.155 millones de euros en preferentes y deuda subordinada. La decisión no fue unilateral; la entidad, presidida entonces por Rodrigo Rato, pidió autorización al Banco de España, que a su vez estaba dirigido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Luis María Linde, actual gobernador, aterrizó en el organismo unos meses más tarde, en junio.

En un informe de 11 páginas fechado el 7 de marzo de 2012 (el documento puede consultarse en CincoDías.com), el regulador autorizó la oferta de conversión. Y en el apartado de las conclusiones aparece el siguiente párrafo: “Podría pensarse que los argumentos negativos pesan tanto o más que los positivos, [pero] es preciso tener en cuenta que gracias a la carta de solicitud logramos extraer un compromiso a Grupo BFA-Bankia de redefinir su estructura societaria y, más importante, contemplar un adelanto del pago al FROB [...]”.

Novagalicia y Catalunya Banc

La mayor parte de los híbridos para particulares en circulación de Bankia se vendió en 2009 y 2010, pero en NCG Banco y Catalunya Banc las cosas cambian. En el caso de la entidad catalana, el 100% de los 510 millones en preferentes se comercializó antes de 2007.

BANKIA 1,79 2,32%

El argumentario incluye que el grupo mejoraría la calidad de sus recursos propios –las acciones computan por encima de las preferentes y de la deuda subordinada– y la posible reacción de los clientes. “Se evitan posibles reclamaciones de clientes minoristas al suscribir títulos por mala información y un riesgo comercial de retirada de depósitos muy importante, y se refuerza la liquidez al poner barreras a la salida de depósitos de este tipo de clientes”, especifica.

El Banco de España señala que un estudio de BFA-Bankia concluye que el perfil de los tenedores de este tipo de híbridos es “una persona física de edad avanzada que tiene una inversión en BFA de 30.000 euros en estos instrumentos y de hasta 65.000 euros más en otras posiciones, básicamente cuentas a la vista y depósitos a plazo, pero también seguros de ahorro y fondos de inversión y de pensiones”. “Además, un 26% de ellos tiene acciones de Bankia por un valor medio de 9.000 euros”, agrega el documento. El número de clientes minoristas sería de 190.000, con posiciones, al margen de los híbridos, por unos 13.000 millones de euros.

Como punto a favor de la autorización de la conversión de los instrumentos, el organismo dirigido ahora por Luis María Linde apunta que “en la medida en que hubieran sido comercializados como si fueran depósitos, y eso se demostrara judicialmente, habría que tratarlos como tal en esta oferta pública [...]”. “Tampoco habría descapitalización para BFA por cuanto esos instrumentos serían formalmente híbridos [...] pero no realmente”, sentencia.

 Además, el Banco de España señala que BFA, al recibir el visto bueno a la oferta, se compromete a “simplificar” su estructura mercantil. En última instancia, esto permitiría “reconocer la realidad económica del grupo”.

Ocasión perdida de ganar hasta 1.000 millones

Un punto clave mencionado por el Banco de España en su informe del año pasado radica en la valoración de los híbridos. “En esta operación, BFA pagará un mínimo del 75% y un máximo de 100% por unos pasivos propios [la oferta se dirigió a emisiones por 1.277 millones de euros] que contablemente están registrados por el 100% pero que dos expertos independientes han valorado en solo el 21% [...]”. “El lucro cesante para BFA, comparando los precios, podría ser de hasta 1.000 millones en caso del 100% de aceptación y de fidelización”, asegura.

Como la oferta se dirigió a 1.277 millones en este tipo de instrumentos híbridos, si los hubiera comprado al precio de la valoración, Bankia se hubiera anotado plusvalías de hasta 1.008 millones.

Otro argumento expuesto en el informe en contra de autorizar el canje es que “la operación proyectada, sin considerar el compromiso asumido por BFA-Bankia que se describe en el punto 4.2.3, afectaría a la solvencia de BFA individualmente considerada por cuanto supondría el descenso de sus recursos propios computables en una cantidad que podría llegar a los 1.277 millones”. El compromiso asumido por Bankia de simplificar su estructura societaria y devolver dinero al FROB antes de finales de 2012, fue decisivo en la autorización. El Banco de España añade que no volverá a autorizar una solicitud así en tanto Bankia no cumpla su promesa. Meses más tarde, en mayo, BFA-Bankia fue rescatada.

Noviembre de 2007, línea roja para una venta correcta

La avalancha de venta de preferentes entre clientes de oficinas se produjo en 2008 y 2009, con emisiones totales por 12.660 millones de euros, según los datos de la CNMV. Pero de 2001 a 2007 se comercializaron un conjunto de casi 16.000 millones de euros en este tipo de instrumento.

El informe del Banco de España es novedoso porque marca una línea de corte, aunque sea gruesa, a la hora de delimitar qué preferentes y bonos subordinados para pequeños inversores se comercializaron de forma correcta: “Parece razonable defender que la entrada en vigor de la Mifid [la directiva europea diseñada para proteger al pequeño inversor] (1 de noviembre de 2007) pudiera servir de punto de corte a la hora de delimitar emisiones adecuadamente comercializadas”, indica.

El supervisor que hoy dirige Linde especifica en el informe sobre el primer canje de híbridos de Bankia que “todas las preferentes y subordinadas objeto de esta recompra fueron emitidas en 2006 o en años posteriores, casi tres cuartas partes antes de 2003”. La CNMV publicó un informe en junio del año pasado que afirma que las preferentes emitidas entre 2008 y 2009 se comercializaron “con carácter general” conforme a la normativa vigente”, como publicó CincoDías el 18 de abril.

Normas