Amenazan con impugnar el pacto del buscador con la CE

Los denunciantes de Google piden mano dura a Bruselas

Temen que Google siga explotando su monopolio

Un cartel de Google
Un cartel de Google REUTERS

La Comisión Europea, según las fuentes consultadas, está a punto de publicar los compromisos ofrecidos por Google para poner fin a la investigación sobre su presunto abuso de posición dominante. Y tras un periodo de consulta pública, Bruselas podría declarar firme la oferta de Google y cerrar el expediente para desesperación de sus denunciantes, una veintena de empresas con Microsoft a la cabeza.

Esas compañías sospechan que el departamento comunitario de Competencia, dirigido por el comisario Joaquín Almunia, se conformará con algunos cambios cosméticos para evitar que el proceso contra Google derive en una interminable y agotadora saga como la de Microsoft (que duró una década y todavía colea).

En algunos casos, según fuentes de los denunciantes, las soluciones sugeridas por Google incluso le permitirán explotar con más rentabilidad su control de las búsquedas en internet, donde acapara un 95% en el mercado europeo.

Entre esas soluciones aparentemente perniciosas señalan, por ejemplo, la intención de Google de identificar los resultados relacionados con sus propios servicios, una fórmula que podría inducir al internauta a decantarse por ellos.

Advertencias

Los denunciantes, agrupados en torno a una plataforma llamada Icomp, advierten que “intentaremos demostrar que la oferta de Google no funciona cuando la CE lo someta a consulta”. Y recuerdan que, en cualquier caso, pueden recurrir la decisión ante el Tribunal de Justicia europeo, lo que abocaría al largo litigio que la CE pretende evitar.

Las empresas denunciantes, entre las que figuran desde buscadores verticales a la Premier League Británica o firmas de cartografía digital, consideran imprescindible que el presunto abuso de Google solo pueda corregirse si Bruselas obliga al buscador a aplicar siempre el mismo algoritmo. “No queremos que lo haga público, ni que lo modifique, solo que deje de aplicar dos fórmulas distintas, una para sus clientes y otra para el resto ”, reclaman.

Google, según esas fuentes, utiliza dos algoritmos distintos, lo cual le permite colocar entre los primeros resultados de la búsqueda sus propios productos o servicios o los de sus anunciantes. Y relegar los de los competidores o los de las empresas que no utilizan los servicios de publicidad del buscador.

Las empresas que impulsaron la investigación aseguran que la Comisión Europea todavía no les ha informado sobre los términos del acuerdo con Google. Pero intuyen que no impondrá a la compañía ningún cambio en esa estrategia comercial, a juzgar por las filtraciones aparecidas en medios internacionales. Y temen que, tras firmar la paz con Bruselas, el buscador seguirá aprovechando su dominio para hacerse con nuevos mercados digitales.

Normas
Entra en El País para participar