1.000 trabajadores deberían desplazarse a más de 150 km.

CaixaBank plantea el traslado forzoso de 2.000 empleados

La propuesta de la dirección bloquea las negociaciones con los sindicatos

Los trabajadores quieren que no haya ningún despido en el proceso

Sede principal del grupo CaixaBank, en la Avenida Diagonal de Barcelona.
Sede principal del grupo CaixaBank, en la Avenida Diagonal de Barcelona. REUTERS

Las negociaciones entre CaixaBank y los sindicatos han quedado hoy bloqueadas, después de que la dirección haya planteado el traslado forzoso de 2.000 trabajadores, la mitad de los cuales serían de larga distancia, es decir, a más de 150 kilómetros del centro de trabajo actual.

CC OO, SECPB y UGT, que ostentan el 96,83 % de la representatividad sindical, han expresado su “rechazo frontal” a esta medida, al entender que las prejubilaciones y bajas incentivadas que se plantearon en la reunión de ayer son suficientes para reducir la plantilla en 3.002 personas, tal y como exige la dirección, sin necesidad de medidas forzosas.

En la reunión de esta mañana, la cuarta desde que el miércoles se iniciara el período formal de negociación del ERE, CaixaBank ha puesto sobre la mesa la movilidad forzosa de 2.000 empleados para cubrir las zonas en las que se produzcan vacantes y reequilibrar los territorios.

La mitad de estos traslados serían de larga distancia y la otra mitad a menos de 150 kilómetros del actual puesto de trabajo, según han informado los representantes sindicales.

CCOO, SECPB y UGT han tachado de “inadmisible” esta propuesta y han anunciado el “bloqueo” de las negociaciones, pese a que ayer ambas partes acercaron posiciones en cuestiones como las prejubilaciones y las bajas incentivadas.

“Es un poco contradictorio que si sobra plantilla exijan movilidad. Esto supone un paso atrás en la negociación”, ha asegurado a Efe el secretario general de CCOO en Caixabank, Joan Sierra.

Los sindicatos exigen además, como condición sine qua non para llegar a un acuerdo, que la empresa suprima la cláusula que contempla la posibilidad de llevar a cabo despidos si no se cubren las 3.002 bajas con medidas voluntarias.

Ambas partes se han emplazado a una nueva reunión para el próximo lunes, día 25, a las 13.00 horas.

En el encuentro de ayer, CaixaBank aceptó retirar el despido de los 743 trabajadores de Banca Cívica que están ahora en situación de suspensión temporal de contratos y mejorar las condiciones de las bajas voluntarias y prejubilaciones.

CaixaBank ofrece que se acojan a las bajas voluntarias todos los empleados con edad igual o inferior a 57 años, que percibirían una indemnización de 45 días por año trabajado con un tope de 42 mensualidades y un mínimo de dos anualidades.

La entidad establece, además, prejubilaciones a partir de los 53 años.

Normas