Empleo

Trabajo en tiempos revueltos

Algo tan básico como despertarse cada mañana para acudir a un puesto de trabajo es un bien preciado y escaso en estos días. Los que aún conservan su empleo se sienten afortunados en mitad de un panorama nada alentador. Nuestro país soporta la tasa de paro más alta de toda la Unión Europea (un 26%), lo que se traduce, según los últimos datos publicados en la Encuesta de Población Activa (EPA), en casi seis millones de desempleados.

Nuestros socios en Bruselas ya han advertido de este problema en varias ocasiones y se reclama desde casi todos los ámbitos que el Gobierno actúe urgentemente al respecto. Y es que el paro es una herida sangrante para el país que esconde detrás un gran drama social. Encontrar trabajo se ha convertido en el objetivo compartido por seis millones de personas, en un mercado laboral que ve sucederse los expedientes de regulación de empleo en las empresas y que apenas ofrece oportunidades, pero en el que aún quedan esperanzas.

Del continuo baile de cifras destacan algunos datos: el paro afecta más al sector servicios y aumentan peligrosamente los hogares con todos sus miembros desempleados. Los jóvenes son el grupo más castigado por el paro, pero son los mayores de 45 años los que menos opciones encuentran a la hora de reincorporarse al mercado laboral.

El plan de empleo juvenil anunciado por el Gobierno se financiará con 3.500 millones de euros, en los que se incluyen 920 millones del fondo comunitario

Entre los más demandados destacan los profesionales con una formación específica en puestos de desarrollo y programación en tecnologías de la información

Viendo la que está cayendo, las medidas anunciadas hace escasos días por el Gobierno saben a poco, pero otorgan un respiro. Estrategia de emprendimiento y empleo joven 2013-2016 es un documento redactado bajo la atenta mirada de Europa que pretende reducir el nivel de desempleo a través de actuaciones enfocadas fundamentalmente en los jóvenes. En el texto también han intervenido representantes del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, de las patronales CEOE y CEPYME y de los sindicatos UGT y Comisiones Obreras.

Se trata de un centenar de medidas distribuidas en dos grupos según su desarrollo e impacto en el tiempo. Se espera que las 15 propuestas principales (o de choque) generen resultados a corto plazo. Entre ellas se incluyen acciones dirigidas a mejorar la empleabilidad o nuevas ayudas destinadas a favorecer que los parados más jóvenes se reincorporen al sistema educativo y finalicen los estudios que abandonaron años antes.

Por lo pronto, en el debate sobre el estado de la nación, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, avanzó que la estrategia incluirá bonificaciones en las cuotas a la Seguridad Social de las empresas cuando den trabajo a menores de 30 años bajo la fórmula del contrato a tiempo parcial con vinculación a la formación, mientras la tasa de paro sea superior al 15%.

Estos contratos se bonificarán en un 75% en el caso de empresas de más de 250 trabajadores y en un 100% para el resto. Rajoy anunció también que se creará un nuevo contrato de primer empleo joven de carácter temporal, que contará con incentivos cuando se convierta en un contrato indefinido.

El plan de empleo juvenil se financiará con 3.500 millones. Dentro de estos, Rajoy recordó que están los 920 millones del fondo comunitario de 6.000 millones para empleo juvenil. Y detalló una ayuda especial para parados de Castilla-La Mancha, Andalucía, Murcia, Canarias y Melilla, consistente en 1.100 euros anuales por parado.

Otro de los últimos anuncios también ha traído tranquilidad a cientos de miles de afectados. El llamado Plan Prepara, ayuda que reciben aquellos que han agotado su prestación de desempleo, se renovará y lo hará de forma automática mientras la tasa de paro esté por encima del 20%.

Detrás de la reforma

La polémica reforma laboral es indudable protagonista. A un año de haberse aprobado por el Consejo de Ministros, algunos expertos la consideran culpable de la destrucción masiva de puestos de trabajo en los últimos meses. Otros confían en que pronto comience a observarse mejoría en el mercado laboral gracias a los cambios introducidos. La realidad muestra que en este último año 850.000 personas han perdido su empleo.

Alicia Moro, abogada asociada de la firma Sagardoy, asegura que "la reforma laboral ha modernizado el mercado de trabajo flexibilizando la entrada y la salida del mismo con la finalidad de animar la creación de empleo". Desde este despacho confían en que "con la recuperación de la situación económica española se demuestre que la norma tenía la finalidad de evitar una mayor destrucción de puestos de trabajo". Además, Moro cree que, de no haberse aprobado, "la destrucción de empleo hubiera sido mayor".

Sin embargo, desde el despacho Cuatrecasas, el abogado laboralista Valentín García concluye que "los cambios introducidos han pretendido flexibilizar, pero disminuyen el grado de seguridad en el mantenimiento de las condiciones de los trabajadores". El experto asegura que "la implantación de la nueva normativa ha venido acompañada del incremento de despidos", pero matiza: "Se observa ya una segunda fase del proceso de implantación en la que se empieza a apostar por la reordenación de las condiciones de trabajo".

García no obvia que "las últimas reformas podrían ayudar a los inversores a la creación de empresas", e incluso que los empresarios apuesten en futuro por la contratación en un entorno jurídico más flexible. "A pesar de todo, es un hecho que la flexibilización del despido afecta a los contratos existentes", añade.

Aquí sí hay empleo

Decir que hoy día hay perfiles que aún pueden encontrar trabajo parece ciencia ficción. Pero no lo es. En medio de esta delicada situación existen profesionales que todavía son demandados y otros -de reciente creación- que responden a las necesidades actuales de la mayoría de las empresas.

"El mercado demanda perfiles cualificados, especializados y vinculados a áreas que aporten valor en la cuenta de resultados de una empresa", explica Luis Pérez, director de relaciones institucionales de Randstad. También destacan aquellos profesionales con una formación específica en puestos de desarrollo y programación en tecnologías de la información.

Además es importante resaltar la forma de buscar trabajo. A la hora de abordar un proceso de selección, "las competencias más valoradas por las empresas son varias, aunque sobresalen el liderazgo, la polivalencia, el trabajo en equipo, la innovación y la flexibilidad", explica el directivo de Randstad.

Durante este año, Pérez estima que las oportunidades laborales estarán en las áreas de marketing, ventas, tecnologías de la información e ingeniería. Continuará el tirón de puestos como el de community manager (gestor de redes sociales) o el de director industrial. Otros sectores tradicionales, como financiero o farmacéutico, seguirán activos en la contratación de personal.

La crisis también impulsa nuevos profesionales. La consultora Divisadero ha elaborado un informe donde se plasma la necesidad que tienen las empresas de contar con analistas digitales. Esta nueva figura ayuda a construir y realizar una planificación de medios orientada a resultados. El perfil debe destacar por "su gran capacidad de adaptación al negocio, por ser capaz de alinear los objetivos del canal con los de la empresa y por utilizar un método orientado a resultados", explican desde la consultora.

Tanto tirón tiene este nuevo profesional que el 65% de las grandes empresas españolas (dentro del Ibex 35) cuenta ya con perfiles de este tipo. Además, el informe también recoge que el 28% de las ofertas de trabajo encontradas en Internet corresponde a puestos de esta categoría.

Los deseos de salida al exterior de las empresas, principalmente en zonas portuarias, han puesto en boga otro profesional altamente demandado: el export manager. Según la multinacional británica de selección de personal Hays, "es uno de los perfiles clave en el crecimiento de la industria de regiones como el País Vasco o Valencia".

"Actualmente, la apertura de mercados internacionales viene de la mano de esta figura", afirma Jane Bamford, directora regional de Hays en España. El gerente de exportaciones se encarga principalmente de impulsar las ventas en el exterior de las pymes.

Cantera de profesionales

Se buscan jóvenes entre 22 y 24 años, recién licenciados en Dirección y Administración de Empresas, Economía, Derecho, Ingeniería e incluso en Matemáticas. Las cuatro grandes firmas de servicios profesionales (Deloitte, E&Y, KPMG y PwC) son cada año la puerta de entrada al mundo profesional de miles de recién licenciados y otros tantos estudiantes en prácticas que comenzarán su carrera allí. También dan empleo a numerosos cargos intermedios y sirven de trampolín hacia otro tipo de empresas.

Solo Deloitte dio la bienvenida, en septiembre del pasado año, a 655 nuevos profesionales. Durante 2012 han sido más de 1.000 los trabajadores que se han incorporado a la firma en España, a los que además se les ha incluido en programas de formación adecuados a sus perfiles.

A las aulas

Gloria Gómez. 30 años. Licenciada en Humanidades por la Universidad Carlos III de Madrid. Ha pasado por diversas compañías tanto en Reino Unido como en España. La última ocasión, en una institución semipública de reconocido prestigio que ante la falta de fondos públicos tuvo que prescindir de sus servicios el pasado verano.

Con el dinero de la indemnización, y ante la incertidumbre del desempleo, Gómez decidió volver otra vez a las aulas. Ahora se reinventa en un máster en gestión cultural en la Universidad Carlos III, un sector - el de la cultura- vapuleado de lleno por la crisis. "Soy consciente del riesgo, pero mi apuesta es firme. Creo que la cultura es necesaria y genera riqueza, pero sé que mi futuro inmediato está fuera de España y debo especializarme".

Como ella, son muchísimos los profesionales que deciden reinventarse para encontrar una opción en el mercado laboral. Rosalía Rodríguez, directora del departamento de Carreras Profesionales de IE Business School, asegura que "estar en posesión de un título de máster o posgrado sigue siendo un elemento diferenciador en el mercado laboral".

El máster permite formación y especialización en un área determinada. "Además se realizan prácticas de empresa que a la vez abren el camino profesional hacia otros nuevos trabajos", añade la directiva. La vuelta a las aulas, a día de hoy, no supone un paso atrás, sino un gran avance hacia un futuro mejor.

¿Y el autoempleo?

José Manuel Cartes, cofundador de Tiendalista, se decidió a dar el salto hace algunos meses. Tenía una idea en la cabeza y la compartió con sus socios. La idea cuajó y buscó dinero para poder emprender. Ahora, su recién estrenada compañía ofrece servicios en línea para otras empresas que quieran lanzarse al comercio electrónico. Y todo ello en plena crisis.

Emprender es actualmente una opción (a veces, la única) para algunos profesionales, pero para hacerlo "hay que estar formado y tener valor". Así lo cree Manuel Platero, director del posgrado en Innovación y Emprendimiento de la Universidad Europea de Madrid.

Las ayudas al emprendedor no faltan, pero no son eficaces. El Gobierno, las comunidades autónomas y otras instituciones ponen encima de la mesa dinero en forma de subvenciones para fomentar la creación de empresas. Algunas, como las Cámaras de Comercio, ofrecen formación y espacios de oficina. Pero el problema reside principalmente en el escaso apoyo fiscal y el numeroso papeleo al comenzar.

"Los gastos mínimos ya suponen más de 3.000 euros. Con 6.000 euros se podría comenzar a rodar una idea de negocio", explica Platero. "En nuestro país falta una base formativa básica para fomentar la creación de empresas. Es necesario disponer también de herramientas", asegura. Sin embargo, el creciente interés está animando a la materialización de ideas, "principalmente en lo referente al entorno online, turismo y otros sectores tradicionales".