"Consternación" por el suicidio de una vecina en Barakaldo

El presidente del Supremo reclama que no haya "más demoras" para solucionar los desahucios

Gonzalo Moliner, presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, ha pedido hoy que se eviten "más demoras" en la renovación del sistema de desahucios.

Gonzalo Moliner ha transmitido su "consternación" por el suicidio de Amaia Egaña el pasado viernes en Barakaldo (Vizcaya). Con 53 años, se lanzó desde la terraza al vacío cuando la comitiva judicial subía las escaleras para desalojarla de la vivienda. Su muerte provocó una conmoción social en el País Vasco.

Al día siguiente, Kutxabank anunció la suspensión de "forma inmediata" de todos los procedimientos de ejecución hipotecaria sobre primeras viviendas, hasta que se conozca la nueva normativa que los regulará. Caja Laboral adoptó una decisión similar.

Moliner ha manifestado la "sensibilidad" del Poder Judicial ante este problema social. Los magistrados son "ciudadanos que no son ajenos a la sociedad en la que viven", así que ha reiterado la necesidad de reformar "sin más demoras", el sistema de desahucios "por parte de quienes tienen la responsabilidad en materia legislativa, sin excluir a los propios miembros del Poder Judicial". El presidente del Tribunal Supremo participa estos días en Bilbao en unas jornadas sobre Justicia y Medios de Comunicación.

Las declaraciones de Moliner, también presidente del Consejo General del Poder Judicial, llegan apenas dos semanas después de que la institución rechazara un informe elaborado por un grupo de jueces en el que denunciaban prácticas abusivas de la banca en los desahucios y en el que solicitaban una revisión de la ley hipotecaria que pusiera freno al problema.

Con sus declaraciones en favor de una pronta solución a los desahucios, Moliner se hace eco de una reclamación compartida en el sector judicial en favor de un cambio en la política de desahucios. Gobierno y oposición mantendrán esta tarde una reunión en la que buscar una solución.