La renta per cápita cae por debajo de la media de la UE
Neveras de un supermercado
Neveras de un supermercado

¿Realmente hemos vivido por encima de nuestras posibilidades?

La frase se ha convertido en un tópico: los españoles hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Pero... ¿es eso realmente cierto? Los datos de Eurostat aseguran que mientras que la renta per cápita española está en la media de la UE, el consumo medio per cápita está seis puntos por debajo. En 2008, el consumo por habitante estaba en la media europea.

El último informe publicado por Eurostat revela que la renta per cápita en España se sitúa en el 99%, es decir, un punto por debajo de la media europea. Nuestro nivel de consumo, sin embargo, es incluso más bajo en proporción: el consumo individual real (AIC por sus siglas inglesas) indica que España está en el 94%, es decir, seis puntos por debajo de la media de la UE de los 27, 13 puntos por debajo de la media de la eurozona, y a la altura de Chipre (95%) o Grecia (94%). Lideran la tabla del consumo Luxemburgo, con una media de consumo del 150% (es decir, 50 puntos por encima de la media europea), Alemania (119%), Reino Unido (118%), Austria (117%) y Holanda (113%).

Quizás se vea más claramente con otra comparación: el consumo en España está cinco puntos por debajo de su renta per cápita. En Alemania está solo un punto por debajo. En Francia, Reino Unido, Italia, Grecia, Chipre y Portugal, el consumo medio es superior a la renta per cápita media en la Unión Europea. En 2008, esta situación era la misma en estos mismos países.

Se podría argumentar, claro está, que en los últimos ejercicios se ha desplomado el consumo en nuestro país debido a la crisis. Pero lo cierto es que, con los datos de Eurostat en la mano, nuestro consumo tampoco era desbocado. En 2008, el AIC estaba en el 99%, es decir, en la media europea. Era 16 puntos superior a la media portuguesa, pero nueve puntos menor a la chipriota, cinco menor que la griega, diez menor que la irlandesa, y a años luz de la islandesa, que estaba en el 122%.

En España, eso sí, ha habido un boom del consumo propulsado, en buena medida, por la facilidad en el acceso al crédito. Así, si en 2001 el ratio de deuda privada frente al PIB estaba en el 114% (algo inferior al 128% alemán, pero superior al 83,9% italiano), este ha pasado al 214,4% en 2009 y al 213,9% en 2010 (los últimos datos disponibles en Eurostat). La nuestra es la quinta mayor deuda en relación con el PIB, superados por Dinamarca, Irlanda, Chipre, Holanda, Portugal y Suecia.

Caída de la renta per cápita

La riqueza per cápita de los españoles volvió a caer en 2011 con respecto al promedio de la zona euro como consecuencia de la crisis económica y se situó nueve puntos por debajo de la media de la eurozona e incluso un punto por debajo de la media del conjunto de la UE, según la primera estimación publicada este miércoles por la oficina estadística comunitaria, Eurostat. Según los datos publicados, el producto interior bruto (PIB) por habitante de España se situó en 2011 en el 99% de la media de la UE, cuando en 2010 cerró en el 100% y en 2007, al comienzo de la crisis, era del 105% de la media comunitaria.

La media de la eurozona en 2011 se situó en el 108% respecto al promedio de la UE, en línea con el dato del año anterior, y sólo un punto porcentual por debajo del nivel del 109% registrado en 2007.

De hecho, entre entre los grandes estados miembros de la eurozona, Alemania ya ha superado su nivel de renta per cápita previo a la crisis (al pasar del 116% al 120% de media comunitaria), mientras que Francia todavía está ligeramente por debajo (107% frente a 108%) e Italia pierde tres puntos al situarse en el 101% del promedio comunitario.

En el conjunto de la UE, el país con mayor riqueza por habitante volvió a ser Luxemburgo (274% de la media de la UE, frente al 271% de 2010), seguido de Países Bajos (131%, dos puntos por debajo del año anterior), Austria (129%, frente al 126% en 2010) e Irlanda (127% frente al 128%).

Por contra, los países más pobres de la UE son Bulgaria, con un 45% de la riqueza por habitante media de la UE, dos puntos más que en 2010, Rumanía (49%, desde el 45%), Letonia (58% desde el 52%), Lituania (62% desde el 58%), Polonia (65% desde el 62%), Hungría (66% desde el 64%), Estonia (67% desde el 65%), y Eslovaquia (73% frente al 74% en 2010).