Como consecuencia de la realizada al Reino de España

Fitch rebaja el rating a Santander, BBVA y Mapfre

La agencia Fitch Ratings ha rebajado hoy en dos escalones la calificación crediticia de los dos principales bancos españoles, Santander y BBVA. La agencia explica el retroceso como consecuencia de la rebaja que, ha su vez, otorgó al Reino de España la semana pasada.

Las piezas de dominó siguen cayendo. La semana pasada, la agencia Fitch Ratings rebajó en tres escalones su calificación de la deuda soberana española, debido a sus malas expectativas macroeconómicas. La agencia considera que España seguirá en recesión durante 2013, empeorando así su solvencia crediticia.

Hoy le ha tocado el turno a los dos mayores bancos del país: tanto el Santander como el BBVA pierden dos escalones, pasando su calificación para Fitch a BBB+ (un grado de calidad "satisfactoria", pero ya no "buena"), en ambos casos con perspectiva negativa. Con todo, las dos entidades siguen teniendo una nota superior a la del Reino de España (que quedó en BBB-) debido a su " diversificación geográfica, fuerte rendimiento financiero y probada capacidad para absorber shocks crediticios".

En todo caso, desde Fitch advierten que el hecho de que un banco goce de mayor nota que su país de origen es un fenómeno "excepcional". Por ello, destaca que existe un vínculo cerrado entre el riesgo bancario y el soberano, dado que "la calidad de los activos y la rentabilidad son vulnerables a condiciones macroeconómicas adversas y a tendencias de mercado como las que está experimentando España".

Siguiendo la línea marcada por su matriz, Santander UK (Reino Unido) también sufre el recorte de calificación de Fitch, para pasar a situarse en A, en vez de A+.

Mapfre, también tras la estela del Reino de España

La agencia de calificación sigue la misma lógica aplicada a los dos grandes bancos del país en el caso de una de su mayor aseguradora, Mapfre. Dedicada igualmente al negocio financiero, la empresa sufre la degradación del Reino de España en sus propias carnes, con un recorte desde BBB+ hasta BBB- (dos escalones).

Fitch recuerda que Mapfre es titular de 9.200 millones de euros en bonos soberanos españoles, y además el 55% de su negocio proviene de España, lo que hace a la empresa vulnerable a la negativa evolución económica.