Credit Default Swaps

El mercado de CDS recupera su validez

Las coberturas por Grecia rondarán los 1.800 millones

El mercado de CDS (credit default swaps), lugar donde se compran los seguros contra el riesgo de impago, recupera su validez. Aquellos inversores que compraron protección para cubrir sus inversiones en deuda griega pueden respirar tranquilos. Los contratos en sus manos podrán ejecutarse después de que la ISDA, asociación que regula el funcionamiento de este mercado, decretara el viernes pasado que se ha producido un evento de crédito en Grecia.

La reestructuración de la deuda griega elimina así incertidumbres de calado. El resultado del canje no fue el mejor posible pero sí lo suficientemente bueno como para desatascar el segundo rescate al país heleno y dar estabilidad al mercado de deuda al garantizar el futuro de los CDS.

Y es que la aceptación del canje de deuda fue masiva pero no tanto para evitar la ejecución de los CDS. Los acreedores privados con el 85,8% de la deuda bajo soberanía griega aceptaron el canje de forma voluntaria, lo que obligará al Gobierno griego a ejecutar las cláusulas de acción colectiva para obligar al resto de tenedores de esta categoría a adherirse. Esta aceptación forzosa, sumada a los bonos bajo otras soberanías que se sumaron al canje, permitió a Grecia lograr una aceptación final del 95,7%, clave para garantizar el desembolso de las ayudas por parte del Eurogrupo.

Precisamente el uso de las cláusulas de acción colectiva fue el motivo que llevó a la ISDA (Asociación Internacional de Swaps y Derivados, por sus siglas en inglés) a decretar que se ha producido un evento de crédito en Grecia. Un requisito indispensable para que aquellos tenedores de deuda que compraron CDS para proteger su inversión puedan cobrarlos. En definitiva, la decisión de la ISDA, garantiza el futuro de estos contratos, elimina las dudas que pendían sobre la validez del mercado de CDS y contribuye a estabilizar el mercado de deuda.

Quienes compraron CDS para cubrir cualquier inversión ahora saben que están protegidos. Una buena noticia para la deuda española o italiana puesto que los tenedores ya no se sentirán presionados a vender si saben que sus seguros tienen validez.

"La decisión de la ISDA la valoro positivamente. La exposición a Grecia es asumible por el mercado y no decretar un evento de crédito hubiera sido más un agravio que un beneficio para el mercado de CDS. Hubiera sido una forma de decir que comprar CDS no sirve para nada", explica Borja Gómez, de Inverseguros.

La otra pregunta a resolver ahora es si el cobro de estos seguros se puede asumir sin turbulencias en el mercado. La exposición neta de los participantes que han vendido CDS sobre Grecia asciende a 3.200 millones de dólares (2.442 millones de euros), según datos de la Depository Trust & Clearing Corporation. Una cantidad que se espera sea digerible sin grandes sobresaltos.

"El mercado está esperando a ver quién tiene que hacer los pagos. Es importante que el riesgo no esté muy concentrado en unas pocas entidades", comenta Juan Ignacio Crespo, analista financiero.

Lo siguiente será determinar la cifra exacta que deberán afrontar las entidades que vendieron estos seguros puesto que a la exposición total de 3.200 millones de dólares hay que restar la cantidad final que recuperen los tenedores de deuda forzados a acudir al canje.

El próximo 19 de marzo se realizarán una subasta de los seguros de impago asociados a la deuda griega en la que se determinará la tasa de recuperación de estos bonos. Una cifra que generalmente suele estar en línea con la cotización de la deuda en el mercado, lo que implicaría que para los bonos griegos esta tasa se situaría entre el 25% y el 30%. Esto significa que de los 3.200 millones de dólares hay que restar unos 800 millones del total, en otras palabras el 75% de esos 3.200 millones, lo que deja el riesgo final en unos 2.400 millones de dólares (1.832 millones de euros), una cifra, en principio, asumible.

La cifra

13,6% es la rentabilidad a la que cerró ayer el bono portugués a 10 años tras caer desde 13,84%, el mercado que más se benefició de la decisión de la ISDA.