Muy confidencial

Estraperlo con el vale comida

No hace falta ser Sherlock Holmes, Philip Marlow ni Hercules Poirot para darse cuenta de que detrás de los vales comida hay un vasto mercado negro. Un estraperlo versión 2.0 con los famosos Ticket Restaurant, Restaurante Pass y Cheque Gourmet.

Basta teclear en cualquier buscador de Internet "vendo vale comida" para toparse con que muchos asalariados revenden los talones que reciben de sus empresas para almorzar a cambio de efectivo con un descuento. Por lo general ofrecen los cheques al 80% o 90% de su valor nominal. En la jugada gana el que compra, porque le rinden más sus ingresos para comer fuera de casa; y gana el que vende, porque tiene dinero contante y sonante para lo que quiera.

Pero la realidad es que esta práctica es un fraude fiscal. Picaresca del siglo XXI. ¿La razón? Hacienda excluye de tributación la paga que las empresas desembolsan a través de vales para comida, guardería o transporte.

"Existe un mercado negro en toda regla", explica un experto del sector financiero. ¿Cómo solucionarlo? "Al Gobierno le interesa potenciar que estos beneficios sociales se canalicen a través de tarjetas porque su uso exige identificar al titular, deja rastro de los pagos y obliga a pagar impuestos", remata.