Reforzará su solvencia y dará liquidez a los minoritarios

Popular lanza una oferta para canjear 1.128 millones en preferentes

Popular se suma a la oleada de ofertas de canje de preferentes. Propone transformar en bonos obligatoriamente convertibles participaciones vendidas por 1.128 millones de euros. El esquema de la oferta será favorable para los inversores.

Popular ha diseñado una fórmula para reforzar su balance y, al mismo tiempo, solucionar uno de los problemas que en los últimos tiempos aqueja a los inversores en participaciones preferentes: la falta de liquidez. La entidad ha comunicado a la CNMV que lanzará una oferta de canje para transformar esos títulos de deuda en bonos obligatoriamente convertibles, con los que reforzará su ratio de capital Core Tier 1, el más preciado por ser el que tiene en cuenta la Autoridad Bancaria Europea (ABE).

Fuentes del mercado aseguran que la propuesta se dirigirá a 878 millones de participaciones preferentes vendidas por Popular y a otros 250 millones colocados por Pastor, hoy ya bajo el control absoluto del banco presidido por Ángel Ron, después de que accionistas con el 96,44% del capital del banco gallego aceptaran la opa que le lanzó en octubre del año pasado. En total, la propuesta tiene como objetivo 1.128 millones de euros emitidos en deuda de este tipo.

Las últimas colocaciones de preferentes de Popular y Pastor tuvieron lugar hace dos años, cuando bancos y cajas se lanzaron a venderlas para reforzar sus recursos propios sus recursos propios básicos (Tier 1) sin necesidad de ampliar capital. Pero ahora han surgido dos problemas. El primero, que la ABE ha decidido no incluirlas en la ratio de solvencia de referencia. El segundo es que los problemas de liquidez de estos instrumentos han hecho saltar las alarmas entre los pequeños inversores.

Con esta operación Popular reforzará su Core Tier 1 y, junto a otras medidas, logrará superar con holgura el 10% el próximo mes de junio. "Estos bonos incluirán determinados eventos de contingencia y viabilidad, relativos a su conversión total o parcial, por los que se consideraran parte del capital de máxima calidad que EBA señala como regulatorio", explica Popular en una nota. La ratio que exige la EBA se queda en el 9%.

El esquema de canje será favorable para los inversores. Popular valorará las preferentes al 100% del nominal -es decir, al precio al que las vendió, cuando actualmente cotizan alrededor del 60% de su nominal en el mercado secundario- y entregará bonos obligatoriamente canjeables por acciones con vencimiento a seis años.

La buena noticia es que los inversores recibirán las acciones según los precios de mercado, pues la ecuación de canje se establecerá en el momento efectivo de la conversión; es decir, no está fijada de ante mano. La posibilidad de ganar o de perder dinero en función del precio de las acciones será casi inexistente en el caso de que los inversores se deshagan de los títulos en cuanto los reciban.

La rentabilidad de los convertibles se situará en el entorno del 7%, según las fuentes del mercado consultadas, y tendrán ventanas de liquidez -podrán canjearse por acciones- cada seis meses. Los detalles se conocerán una vez que la CNMV haya dado luz verde al folleto de la emisión.

Las preferentes colocadas por Popular en 2009 entre minoritarios, que están incluidas entre las que se dirige esta oferta, pagan el 6,75% hasta marzo de 2014 y, a partir de entonces, el euríbor a tres meses más cuatro puntos porcentuales, con un mínimo del 4%. Las de Pastor, colocadas también hace dos años, dan el euríbor al mismo plazo más 4,5 puntos porcentuales con un suelo del 6,8%.

Diferentes fórmulas

BBVA fue el pionero en la era de la transformación de las preferentes. Escogió un modelo complejo, pero que lleva al mismo camino que el resto, puesto que cambió las preferentes por bonos obligatoriamente convertibles en acciones. El atractivo estaba en un cupón del 6,5% y en el pago de la totalidad de lo invertido. La aceptación fue del 99%.

El banco que preside Francisco González puede anticipar la conversión casi al momento que quiera. Si no es así, el 50% vence en junio de 2012 y el resto, en el mismo mes de 2103. El precio de conversión en acciones permite reducir el riesgo de pérdida al mínimo, ya que es la media de las cinco sesiones previas al vencimiento. Se puede vender en cuanto se reciben los títulos.

Santander optó por la oferta más sencilla hasta ahora. Canjeó casi 2.000 millones de euros en preferentes por acciones, en una propuesta que devolvía al inversor el 100% del dinero pagado (eso sí, en títulos). La forma que se eligió para determinar el precio de las acciones en la conversión permitía minimizar el riesgo. Era la media de los precios medios ponderados de menos de una decena de días previos a la jornada en que finalizaba el periodo de aceptación de la oferta. El riesgo de pérdidas era reducido por la cercanía del cómputo, aunque los inversores tardaron varias jornadas en tener físicamente los títulos en la mano y poder venderlos. La aceptación también rozó el 99%.

Sabadell fue algo más complejo que Santander. Sabadell lanzó una oferta de canje de 850 millones en preferentes por acciones, pero en un primer momento solo da el 90% de lo invertido. Para conseguir el 100%, los dueños de las preferentes tienen que conservar sus acciones hasta el 14 de diciembre de este año.

Sin embargo, el banco que preside José Oliú utilizó para fijar el canje la media aritmética de los precios medios ponderados de la acción de los 90 días naturales anteriores a la finalización del periodo de aceptación; esto es, desde el 2 de octubre hasta el 30 de diciembre de 2011. Y esa media permitía obtener más del 100% de lo invertido desde el primer momento, aunque no se conservaran las acciones.

Caixabank ha lanzado la oferta más complicada. La entidad no tiene problemas de capital, así que no dio directamente títulos a cambio de las preferentes sino el 30% en bonos convertibles en acciones que vencen la mitad en junio de este año y la otra mitad en junio de 2013, y el 70% en deuda subordinada a diez años con un cupón del 4% o del 5%, dependiendo de la emisión de preferentes a la que correspondan. Además, el precio de canje es fijo: 3,862 euros por acción.

Bankia ha sido la última en llegar, por ahora, y lo hace con una oferta que pretende convertir a los dueños de preferentes en accionistas a largo plazo. Solo recibirán el 100% de lo invertido los titulares de preferentes que se queden los títulos hasta junio de 2013. Quien quiera liquidez inmediata, debe conformarse con el 70% de lo pagado. Para saber las posibles pérdidas, con todo, hay que esperar a que se sepa el precio de conversión de las acciones.