La acogida ha sido mucho mejor de la esperada

Santander reabre el mercado de cédulas con una emisión de 2.000 millones

Santander ha puesto el punto y final a la sequía de emisiones de las entidades financieras españolas en el mercado mayorista. Y con un éxito incuestionable. El agravamiento de la crisis de la deuda pública bloqueó la capacidad de la banca nacional para colocar bonos entre inversores profesionales. A finales de mayo del año pasado, Santander vendió 1.000 millones de euros en cédulas territoriales. A partir de entonces, los intentos de salir al mercado fueron puntuales y los éxitos, aislados.

Ayer, Santander salió al mercado con la intención de colocar en torno a 1.000 millones de euros en cédulas hipotecarias a tres años con un diferencial de 230 puntos básicos sobre el midswap a tres años -el tipo de interés a ese plazo libre de riesgo-.

La sorpresa ha sido que la acogida ha sido mucho mejor de la esperada. A falta de recibir los últimos detalles de la operación, fuentes financieras señalan que se han recibido alrededor de 270 órdenes de compra por un total de 8.200 millones de euros.

SANTANDER 4,01 -1,13%

A la vista del apetito inversor, la entidad ha colocado el doble del volumen inicialmente previsto y a un precio notablemente más bajo. Así, ha vendido 2.000 millones de euros, con un diferencial de 210 puntos. La rentabilidad efectiva de la emisión se ha situado en el 3,25% anual.

Gran demanda

La demanda ha sido de calidad, con gran presencia de inversores finales, como fondos de inversión (42%), entidades financieras (34%) y aseguradoras (14%). El restante 10% ha ido a parar a otro tipo de compradores, como el BCE, que desde el pasado noviembre tiene en vigor un programa de compra de cédulas por 40.000 millones de euros.

Igualmente, la presencia de inversores extranjeros ha sido muy relevante. El 34% de la demanda ha procedido de países centroeuropeos, especialmente de Alemania; el 15%, de Reino Unido e Irlanda; y el 7%, de Francia. España, por su parte, ha supuesto el 27% de la demanda.

Barclays Capital, Citigroup y Natixis, junto con el propio Santander, han sido los coordinadores de la operación.

Con esta venta, Santander marca el camino al resto de la banca española. Lo lógico es que BBVA y CaixaBank sigan sus pasos y después lo hagan Popular y Sabadell. La evolución del riesgo país será, en cualquier caso, determinante. La prima de riesgo española cerró ayer en los 299 puntos básicos, mínimo desde comienzos de diciembre.

BBVA consiguió el pasado noviembre vender 750 millones de euros en bonos sénior a 18 meses, pero pagó un diferencial de 250 puntos básicos sobre el midswap, lo que suponía una rentabilidad del 4%. Sin embargo, las turbulencias en los mercados impidieron más colocaciones.