Crisis soberana en la zona euro

Comprar deuda para impulsar los resultados

La banca española podría elevar sus beneficios en un 10%.

En tiempos de crisis y con el negocio bancario tradicional en horas bajas, las entidades financieras han encontrado una fórmula para dar impulso a la cuenta de resultados gracias al BCE. Los préstamos masivos al 1% a tres años se han convertido en una buena excusa para comprar deuda a tipos superiores y sacar así una jugosa rentabilidad. Esta operativa, conocida en inglés como carry trade, podría impulsar los beneficios del sistema financiero español entre un 6% y un 10% durante este ejercicio, según cálculos de Citi.

Las inyecciones de liquidez a tres años del BCE han conseguido así varios efectos positivos para la banca. El primero y primordial es que garantiza las necesidades de liquidez a largo plazo del sector. Pero al mismo tiempo estos préstamos se han convertido en una fórmula para incitar a la banca a comprar deuda soberana con el consiguiente efecto positivo tanto en las primas de riesgo como en las cuentas de resultados de las entidades. En definitiva, los bancos hacen patria con la compra de bonos soberanos, al tiempo que cobran un peaje por hacerlo.

Utilizar préstamos conseguidos al 1% para comprar deuda a rendimientos superiores se convierte así un negocio redondo. Desde una entidad española calculan que este tipo de operativa puede reportar a un inversor cerca de 6 millones de euros por cada 100 invertidos.

"El carry depende del nivel en el que se han tomado las posiciones. De media en diciembre los inversores en deuda pública española podrían haber invertido a un nivel del 4% en bonos a dos años. Si el coste de financiación previsto para los próximos dos años es del 1%, por cada 100 millones invertidos, la rentabilidad neta es del 3% al año o unos 6 millones de euros. Habrá inversores que hayan conseguido capturar en diciembre por encima del 4% y otros por debajo pero esa sería una estimación media", explican.

El efecto en resultados, por tanto, dependerá de la evolución de los tipos de la deuda e irónicamente cuanto más se estabilice el mercado, más caerán las rentabilidades y menores serán los beneficios que pueda obtener el sector. En la última subasta de letras a 12 meses el tipo medio quedó en el 2,049%. Con todo, el margen para ganar sigue vigente y más en los plazos más largos.

Los analistas de Citi se atreven a cuantificar el impacto de esta operativa en el conjunto del sistema financiero español. Estiman que los beneficios obtenidos por esta vía pueden oscilar entre los 1.100 y los 1.878 millones de euros en 2012, dependiendo de los plazos a los que inviertan los bancos. Si los inversores optan por invertir fundamentalmente en deuda a 12 meses los beneficios representarán un 6% de los 18.083 millones que Citi estima ganarán las entidades de crédito españolas el próximo ejercicio. Si por el contrario optan por invertir en deuda cinco años, entonces el beneficio logrado aumentaría hasta representar el 10% del total. "El carry trade no cambiará de forma significativa las previsiones de beneficios de 2012", concluye Citi al recordar que sus estimaciones se basan en ganancias brutas y no netas. Diferente será, sin embargo, para el sistema financiero italiano, donde esta operativa puede incrementar los beneficios del sector entre el 29% y el 56%, explican estos expertos.

Las entidades españoles reconocen que el carry trade ayudará a impulsar algo los beneficios pero también recuerdan que el volumen de activos que pueden destinar a esta actividad está limitado. "Las tesorerías de los bancos tenemos departamentos de control de riesgos y no se han incrementado las cantidades que se pueden utilizar para esto. Están limitadas", explican desde una entidad.