Señala que no está encima de la mesa la creación de un 'banco malo'

El Gobierno cuestiona los sueldos e indemnizaciones de la banca rescatada

El Gobierno solicitará un informe al Banco de España sobre la licitud de los sueldos de las entidades con ayudas públicas. El objetivo es no premiar a aquellos gestores de las entidades que han tenido que solicitar dinero público para continuar con su actividad. La vicepresidenta ha asegurado que no está encima de la mesa la creación de un banco malo.

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría
La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría

Hoy en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros, la vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría ha señalado que es prioritario que la reforma del sistema financiero esté concluida en los seis primeros meses del ejercicio.

La vicepresidenta ha añadido, respecto a los 50.000 millones de euros de provisiones señaladas por el ministro de Economía, Luis de Guindos, que habrá que examinar cada entidad de forma individualizada. Pero no ha explicado cuál es la fórmula que se ha utilizado para hallar esa cantidad, se ha limitado a concretar que se ha basado en datos del Banco de España.

De Guindos remitirá además la próxima semana una carta al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, en la que le exigirá explicaciones sobre las retribuciones de los altos cargos y los consejeros de las entidades financieras intervenidas por el Estado. Le pedirá que justifique las retribuciones fijas y variables que reciben esos directivos con el objetivo de analizar la puesta en marcha de las medidas que considere oportunas.

Indemnizaciones millonarias

La vicepresidenta ha asegurado que, después de las multimillonarias indemnizaciones cobradas por algunos directivos de entidades que han recibido ayudas públicas, el Gobierno quiere conocer la opinión del Banco de España para saber "si cree que son justificadas y cuál cree que debe ser la posición del supervisor del Fndo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB)". "El objetivo es no premiar a aquellos gestores de las entidades que han tenido que solicitar dinero público para continuar con su actividad", ha sentenciado Soraya Sáenz de Santamaría.

Las preguntas al Banco de España sobre los sueldos de las entidades que han recibido ayudas públicas se toman después de que la semana pasada se anunciaran los sueldos de varias de ellas. El Banco de España estableció por circular que cada uno de los miembros del consejo y del comité de dirección de las entidades con dinero público deberían especificar la remuneración fija y variable, las cláusulas de blindaje, pensiones, créditos o retribución en acciones, entre otros emolumentos.

No obstante, los afectados por dicha medida tenían la potestad de aceptar la publicación de dichos datos de carácter personal o especificar. Bankia, Banca Cívica, Banco Mare Nostrum (BMN), Caja España-Duero, Novacaixagalicia, CatalunyaCaixa y Unnim son las siete entidades a las que el Banco de España ha reclamado esta información. La mayoría de los directivos ha publicado sus sueldos.

Bankia

Rodigo Rato cobró un sueldo bruto en 2011 de 2,34 millones de euros. La cifra, que no recoge la retribución variable, incluye la retribución percibida por Rato como presidente de Bankia (2,05 millones), más su retribución como presidente de Banco Financiero y de Ahorros (BFA) -matriz de la entidad cotizada- (otros 254.000 euros) y 40.000 euros como presidente de Caja Madrid, una de las siete cajas de ahorros de origen que dieron lugar a BFA.

La suma de las retribuciones de consejeros y miembros de los comités de dirección de las siete cajas que componen el grupo superó en 2011 los 19 millones de euros. Bankia, que recoge los importes de los principales ejecutivos pagó 7,4 millones, BFA (que abona, fundamentalmente, dietas a los consejeros provenientes de las cajas) pagó otros 7 millones de euros. Mientras, las dos mayores entidades de esta alianza, Caja Madrid y Bancaja, pagaron 1,6 millones, cada una. El resto corresponde a las cinco pequeñas cajas.

Bankia también detalló el viernes el sueldo de Francisco Verdú, consejero delegado de Bankia, que se incorporó al banco poco antes de su salida a Bolsa, que se produjo el pasado mes de julio. Verdú tiene un sueldo fijo antes de impuestos por 2,26 millones de euros, si bien ha cobrado en 2011 solo 1,57 millones, puesto que ha ocupado su cargo solo unos meses del año. José Luis Olivas, presidente de Bancaja, percibió en total 1,67 millones, si bien ya ha abandonado las vicepresidencias de BFA y Bankia.

La entidad explicó en su página web que ha acordado reducir un 30% el sueldo variable que recibirán los tres primeros ejecutivos (Rato, Verdú y José Manuel Fernández Norniella) y que todavía no está acordado. Una de las cajas que componen Bankia, Caja Segovia, recibió la negativa de seis de sus consejeros a que su sueldo se hiciera público.

Catalunya Caixa

Otro de los directivos mejor pagados en el sector es Adolf Todó, mandatado por el Banco de España para poner en orden las cuentas de Catalunya Caixa. Todó cobra de 1,55 millones, mientras que el director general de la caja, Jaume Masana, percibe 866.000 euros. También hizo públicos el viernes sus salarios Unnim Banc. Su director general, Jordi Mestre, gana 963.000 euros anuales.