Cierre de la Bolsa

La alegría dura poco

Hoy se ha armado la gorda en las bolsas. Poco ha durado la extraña alegría del viernes por el famoso tratado de la UE. Un tratado que da pasos correctos para el largo plazo, pero que no da solución alguna para un corto plazo que amenaza con hundir a la zona euro.

Y las bolsas hoy, han reaccionado, dejando claro que si Merkel no cede y hay soluciones a corto, no dará tiempo llegar a las medidas de largo, porque ya no habrá ninguna zona euro a la que aplicárselas. Para rematar el mal día, Intel ha dado unas malas previsiones, que han terminado de hundir los mercados.

La ingeniería financiera de la UE solo marea al mercado, que solo parece dispuesto a ceder en la presión si le dan potencial de compras ilimitadas de deuda o bien eurobonos. Así de simple, y así de difícil.

La incertidumbre sigue siendo muy alta ya que las máquinas de gastar dinero de los países no cesan y esta semana tenemos nuevas emisiones de España y de Italia que van a ser tomadas como un veredicto sobre lo que tuvo lugar el viernes. Esta situación justifica por sí misma que veamos en los mercados de riesgo un día de cautela, con permiso de los titulares.

Precisamente, se mira al Banco Central Europeo para saber si se ha preparado de manera especial para afrontar estas citas de emisión de deuda, y parece ser que no hay nada aparte de lo que ya está encima de la mesa y que son esos 20.000 millones de techo máximo de compras a la semana y que, según parece, no se ha llegado a gastar nunca.

El acuerdo del viernes sigue despertando mucho recelo ya que no se ha eliminado totalmente la necesidad de aprobación nacional o referéndums, por lo que el riesgo de rechazo sigue presente y el miedo a que el resultado final no sea lo que esperamos es igual de alto.

Hoy Moody's vuelve a reclamar fama y atención avisando que cree que revisará los ratings de toda la deuda soberana de la Unión Europea en el primer trimestre del año que viene. Esto se añade a las advertencias de S&P y se remata diciendo que se han tomado pocas nuevas medidas que no cambian su visión de que los riesgos de cohesión de la zona euro continúan al alza. Algo significativo del comunicado es el acento que ponen en la reticencia de los líderes de la zona euro y la oposición de los países más fuertes a reconocer que hay que aumentar el apoyo a los países fiscalmente más débiles.

Si tuviera que resumir mucho lo que está pasando, pero muy muy resumido diría lo siguiente.

El sistema financiero mundial, es insolvente. Así de claro. Lo de la zona euro es una broma, en EEUU está lo más gordo.

Pero de momento el mercado se enfoca solo en la eurozona. Esta toma medidas de largo plazo buenas, pero ninguna de corto plazo.

El mercado si ve hueco, y nadie lo para muerde. Morderá.

O Merkel abre la mano al BCE, o tarde o temprano estaremos contra las cuerdas de nuevo.

Como el sistema financiero mundial, es insolvente, incluso comprando deuda el BCE de forma masiva, no será la solución.

EE UU y UK ya lo han hecho. Imprimieron mucho dinero. Hacer eso te da un par de años de tranquilidad. Y aquí pasaría lo mismo si se hace. Luego lo debemos hacer. Pero no sirve de nada sin medidas severas de austeridad, que ahora sí se están tomando solo en la zona euro...

El problema es que EE UU y UK, han impreso dinero y no toman medidas de austeridad, aunque de momento en esto los operadores no piensen...

A largo plazo, solo los que se aprieten el cinturón ahora, conseguirán sobrevivir a la gran criba bancaria.