El 30% de las pymes abandona sus proyectos

La inversión empresarial en I+D retrocede por la falta de financiación y de confianza

La inversión en I+D se ha estancado en el 1,39% del PIB, según el INE. Ese nivel se ha logrado por la mayor inversión pública que compensa la retirada de fondos de las empresas, muy afectadas por la falta de financiación.

La apuesta por la I+D como referente del cambio de modelo productivo en España sigue desinflándose. Si en 2009 el gasto cayó por primera vez en la serie histórica (iniciada en 1981), este no ha crecido en 2010.

En este último ejercicio, último dato disponible, se gastaron 14.588 millones de euros en actividades ligadas a la I+D, lo que supone un 1,39% del PIB. Se trata del mismo porcentaje obtenido el año anterior y muestra el estancamiento experimentado por este indicador en España, lejos del 2% que ha alcanzado la media de la UE en ese mismo ejercicio y todavía más del 3% fijado en la Agenda de Lisboa, que marcaba los objetivos de los países europeos para 2010.

En el deterioro de la evolución de la inversión en I+D en España ha tenido un peso fundamental el progresivo abandono de las empresas, en especial las pymes con menos de 50 trabajadores, que ha sido compensado en gran medida por la mayor aportación de fondos públicos. En la agenda pactada en Lisboa también se fijó que el sector privado aportaría ya en el pasado ejercicio el 66% de los fondos para hacer I+D. Nada más lejos de la realidad. En 2010, la aportación empresarial en España se redujo al 42,9% del total, lo que supone el nivel más bajo desde 2007. La crisis económica y las dificultades para acceder al crédito se encuentran detrás de ese retroceso del 0,8% en tasa anual (51 millones en términos absolutos).

"Cifras desastrosas"

Otro dato que muestra esta realidad es que el número de empresas que realiza actividades ligadas a la I+D se redujo un 10%, una caída aún más acusada aún entre aquellas con menos de 49 trabajadores.

De hecho, la estadística hecha pública por el INE muestra que el retroceso en ese segmento se elevó al 28%, lo que significa que una de cada tres microempresas que intentó realizar este tipo de actividades en 2009 decidió abandonarlas tan solo un año después. En el lado contrario se sitúan las grandes empresas, aquellas con más de 250 empleados, cuyo gasto se incremento un 1,1%.

El director general de la Fundación Cotec, Juan Mulet, reconoció ayer que las cifras en valores absolutos son "desastrosas", ya que España dedica tan solo un 1,39% de su PIB a la I+D y sigue muy por debajo de la media europea. "Es necesario que haya más multinacionales invirtiendo en I+D", recalcó Mulet, quien no obstante subrayó que el sistema es "mucho más sólido que antes y poco a poco la I+D se va asumiendo".

En la clasificación por autonomías, tan solo cuatro (Madrid, Navarra, País Vasco y Cataluña) están por encima de la media nacional. El primer puesto le corresponde a Madrid, con un 2,02% del PIB regional, que ha superado a Navarra, cuyo gasto ha caído del 2,14% al 1,97% en un año. El tercer y cuarto lugar lo ocupan País Vasco y Cataluña, con un 1,97% y un 1,63% del PIB.

España se mantiene en el furgón de cola de la UE

La crisis económica no solo ha pasado factura a España. Una gran parte de los países de la UE también ha visto cómo las restricciones presupuestarias han hecho mella en su apuesta por la I+D. La media de la inversión en estas actividades en la UE se ha mantenido estable en el 2% del PIB, mientras que el gasto en España tampoco ha variado y se ha quedado en el 1,39%, lo que supone un diferencial de seis décimas.

Un análisis más detallado de las cifras, actualizadas ayer por la oficina de estadística de la UE (Eurostat), muestra cómo España se mantiene en el decimoquinto puesto de los 27 analizados. Tan solo hay cinco miembros de la zona euro (Italia, Malta, Eslovaquia, Grecia y Chipre) con peores resultados.

Esta estadística sí muestra una UE a dos velocidades: un grupo de seis naciones (Finlandia, Suecia, Dinamarca, Alemania, Austria y Francia) muy por encima del 2% del PIB y el resto, por debajo del 1,5%.