Soros dice que Italia no es insolvente, pese a su elevada deuda

El multimillonario e inversor estadounidense George Soros dijo que "las próximas semanas, y especialmente las dos próximas, serán determinantes para Grecia e Italia", antes de matizar que el país que gobierna Silvio Berlusconi no es insolvente, a pesar de su abultada deuda.

En una entrevista publicada hoy por el diario francés Le Monde, Soros advirtió del peligro de una "década perdida" para el crecimiento económico de la UE, en el caso de que la divisa común no resista a la coyuntura financiera actual. Sostuvo que la "implosión" de la zona euro supondría "una catástrofe para los países que la componen (...) y significaría su entrada en una fase de fuerte recesión".

El multimillonario inversor y filántropo de origen húngaro puso como ejemplo los casos de América Latina y Japón, que vivieron en el pasado períodos sostenidos de decrecimiento económico, y alertó de que "una crisis prolongada del euro acabaría sin duda por destruir a la UE".

Soros urgió a los gobiernos europeos a hacer frente a la situación actual poniendo más "ardor" en la construcción comunitaria, y se mostró "convencido" de que la creación de euro obligaciones será una realidad. "Si quieren salvar el euro, los dirigentes no tendrán otra opción", destacó el inversor financiero, en referencia a la necesidad de una mayor integración económica y coordinación fiscal.

En opinión del empresario, los fondos contemplados en el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) previsto por la UE serán suficientes para resolver "los aspectos más agudos" de la crisis financiera, siempre que se utilicen "de forma responsable".

En este sentido, Soros calificó de "idea nefasta" el recurso a fondos de países en vías de desarrollo como China para financiar el rescate de economías europeas ya que la UE "dispone de suficientes recursos" propios.