El Banco de España estima que la economía se estancó en el tercer trimestre

Ordóñez duda de que se logre el objetivo de déficit y pide más medidas

El Banco de España teme que la Administración incumpla el objetivo de rebajar el déficit al 6% del PIB este ejercicio y sugiere que se adopten "medidas adicionales" antes de finalizar el año para evitar una desviación negativa que restaría credibilidad a España en los mercados internacionales. La institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez estima que la economía se estancó en el tercer trimestre, lastrada por la caída de la demanda interna.

Ordóñez duda de que se logre el objetivo de déficit y pide más medidas
Ordóñez duda de que se logre el objetivo de déficit y pide más medidas

El dedo acusador del Banco de España volvió a señalar a las comunidades autónomas. El boletín estadístico publicado ayer indica que la "debilidad de la recaudación impositiva y la inercia del gasto en el ámbito de las comunidades autónomas" amenazan con desviar al conjunto de la Administración del objetivo de cerrar el año con un déficit fiscal del 6%. En cualquier caso, el Banco de España defiende que hay margen de maniobra para "corregir" en lo que queda de año esa probable desviación del objetivo de estabilidad.

En este sentido, sugiere adoptar "medidas adicionales" para evitar sobrepasar los límites de déficit en un momento en que los mercados mantienen "un estrecho escrutinio" de las finanzas públicas. Además, el regulador español advierte que los Presupuestos para 2012 -que elaborará el próximo Ejecutivo- deberán incluir los "esfuerzos necesarios" para asegurar el cumplimiento de la senda de reducción del déficit. Para 2012, Bruselas exige que los números rojos no excedan el 4,4% del PIB.

Por otra parte, la institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez estima que la economía se estancó entre julio y septiembre. Es decir, registró una evolución trimestral del 0%. A diferencia del anterior trimestre, la buena evolución de las exportaciones de bienes y del turismo no fue suficiente para contrarrestar la debilidad de la demanda interna, que experimentó un nuevo retroceso. Los necesarios planes de austeridad reducen la oferta en obra pública y ello también penaliza el crecimiento. Por otro lado, el gasto de las familia sigue mostrando un tono de debilidad y, lo que es más preocupante, los españoles deben recurrir al ahorro para mantener su patrón de consumo.

En cuanto al sector empresarial, el Banco de España destaca que la inversión registró un leve incremento aunque augura que el actual clima de incertidumbre podría provocar una caída en los próximos trimestres. Así, el boletín estadístico no ofrece ni un solo párrafo para el optimismo. Incluso el sector de las exportaciones -que hasta ahora ha tirado de la economía- sufrirá una desaceleración ante la "más que probable pérdida de dinamismo de la economía mundial".

En este sentido, la OCDE augura un parón en la zona euro en 2012, año en que su PIB solo crecerá un 0,3%. El organismo internacional no descarta una nueva recesión económica.

Alegato para recortar las trabas al comercio

El boletín estadístico del Banco de España admite que la directiva de servicios de la UE ha supuesto una disminución de la burocracia para la apertura de comercios. Sin embargo, denuncia que aún existe en la normativa autonómica restricciones para las grandes superficies. "La transposición de la directiva de servicios podría haberse aprovechado para efectuar una liberalización mayor del sector, que hubiese reducido las distorsiones que determinadas regulaciones todavía pueden seguir generando en los procesos de formación de costes y precios", señala el Banco de España.

El exceso normativo, en opinión del regulador español, ha provocado una mayor inflación y un menor empleo en el sector. Existen notables diferencias entre comunidades autónomas, que tienen transferidas las competencias en la regulación del comercio minorista.

En este sentido, Cataluña destaca por ser la comunidad con una mayor burocracia para la apertura de un comercio. En el lado contrario figura la Comunidad de Madrid, que sobresale por ser la región que más facilidades ofrece al comercio minorista. En este sentido, el Ejecutivo de Esperanza Aguirre está preparando una ley que permitirá a los comercios de hasta 750 metros cuadrados abrir todos los días del año sin ningún tipo de restricción horario. Hasta ahora, tal posibilidad solo existía para las tiendas de hasta 300 m2. El Banco de España entiende que esa es la línea que deberían seguir la mayoría de comunidades. Sin embargo, por el momento, ningún otro territorio se ha mostrado dispuesto a establecer un grado similar de liberalización comercial como el planeado por la Comunidad de Madrid.

La cifra

2,6% es el incremento de los salarios pactados en convenio hasta septiembre. El Banco de España reclama una mayor moderación de costes.