Quita de entre el 50% y el 60%

El segundo rescate griego, pendiente de las condiciones del canje de deuda

La cumbre europea del pasado julio alumbró un segundo plan de rescate a Grecia que ha quedado obsoleto. Se planteó entonces una quita del 21%, pero ahora se debate ampliarla al 50% o incluso al 60%, a sugerencia de la troika, que ha revisado las cuentas de Papandreu y los planes de ajuste de su Gobierno.

El objetivo de esta reestructuración es que las finanzas helenas sean sostenibles al menos a medio plazo. Para estabilizar la deuda en un 120% del PIB en 2020 haría falta una quita de entre el 50% o el 60%. Ese recorte requiere un nuevo acuerdo con los bancos acreedores y también en el seno de la UE, que ya pactó a regañadientes un segundo plan en julio por un total de 109.000 millones de euros para Grecia, ahora de nuevo en revisión.

Todavía no hay una propuesta definitiva, aunque el descuento sí estará, según distintas fuentes europeas, en ese entorno del 50% al 60%. No está claro, eso sí, si será un canje voluntario u obligatorio. Un funcionario griego citado por Reuters reclamaba anoche la necesidad de que sea voluntario para evitar que se activen los contratos de CDS.

El primer ministro griego, George Papandréu, también pedía ayer una solución: "Queremos reducir al carga de la deuda, una solución de reestablezca la credibilidad", apuntó al término de la cumbre.