La UE blindará al sector bancario y buscará una solución definitiva para Grecia

Merkel y Sarkozy prometen zanjar este mismo mes la crisis del euro

Alemania y Francia se comprometieron ayer en Berlín a zanjar antes de final de mes la crisis de la zona euro. El plan franco-alemán apunta a una recapitalización del sector bancario europeo para blindarlo ante el impacto de una solución definitiva para Grecia, que podría pasar por una quita del 50% o por el traspaso de su deuda al fondo europeo. Merkel y Sarkozy siguen discrepando sobre los detalles de la operación.

Merkel y Sarkozy, ayer tras la cumbre franco alemana en Berlín.
Merkel y Sarkozy, ayer tras la cumbre franco alemana en Berlín.

Un poco más de tiempo para resolver la crisis de la zona euro, imploraron ayer Angela Merkel, y Nicolas Sarkozy tras celebrar en Berlín su octava cumbre bilateral en poco más de año y medio. Pero conscientes, tal vez, de que se está agotando la paciencia de contribuyentes, ahorradores e inversores, los líderes del eje germano-francés se comprometieron a presentar "una respuesta duradera y global antes de final de mes", según palabras del presidente francés. Plazo compartido por la canciller alemana, quien aseguró que el nuevo plan "será la contribución europea a la reunión del G-20 en Cannes 3 y 4 de noviembre, que debe ser un éxito para la economía mundial".

Merkel y Sarkozy se negaron durante la rueda de prensa posterior a su encuentro a adelantar los detalles concretos de ese plan, aunque ambos apostaron por "una recapitalización de la banca" y por "una solución para la sostenibilidad a largo plazo de Grecia".

Tanto la canciller como el presidente establecieron un vínculo explícito entre el deterioro de la situación fiscal de Grecia y la vulnerabilidad del sector bancario europeo, lo cual anticipa que el plan europeo intentará zanjar ambos problemas de manera coordinada.

En el caso de Grecia, Berlín no oculta su intención de renegociar los acuerdos alcanzados el pasado mes de julio con los acreedores privados de Atenas, dispuestos a aceptar una reestructuración de la deuda helena con una quita de hasta el 21%. Alemania quiere ampliar esa contribución (se habla de hasta el 50%) dado que la factura del rescate griego ha vuelto a aumentar como consecuencia de la gravísima recesión sufrida por el país.

La posibilidad de una nueva quita ha provocado el desplome bursátil de las entidades financieras más expuestas en el mercado de la deuda soberana, entre las que destacan bancos franceses. Las entidades galas siguen negando que necesiten capital, aunque Merkel y Sarkozy confirmaron ayer en Berlín que "estamos decididos a tomar las decisiones necesarias para recapitalizar el sector bancario. París quiere enmarcar esa recapitalización en un plan europeo para que una parte se financie a través de la Facilidad Europea de Estabilidad Financiera o fondo de rescate de la zona euro, y para evitar la estigmatización de las entidades francesas.

Los bancos alemanes, en cambio, consideran que podrán acudir al mercado para cubrir sus necesidades de capital, por lo que Berlín quiere dejar la FEEF como solución de último recurso.

Fuentes comunitarias sugieren que el acuerdo pasará por una financiación mixta (nacional y europea) pero Merkel y Sarkozy no parecen haber encontrado los términos definitivos de esa vía compartida. "Nuestro acuerdo es total pero hay todavía trabajo técnico por hacer", minimizó Sarkozy las diferencias. El presidente francés y la canciller mostraron su confianza en poder presentar una propuesta conjunta definitiva en la cumbre europea de la semana que viene en Bruselas.

Tampoco parece haberse pactado aún el programa de adquisición de deuda pública por parte de la FEEF. Berlín quiere limitar de antemano las cuota de deuda de bonos de cada país que podrá adquirir el fondo. Otros socios prefieren dejarlo abierto, lo que permitiría a la FEEF adquirir una buena parte de la deuda griega y liberar de su carga a los bancos europeos (franceses, sobre todo). El primer ministro británico, David Cameron, en una entrevista con el diario Financial Times, urgió a la zona euro a convertir el fondo en un "bazoka" con capacidad de zanjar el problema de la deuda de una vez por todas.

Banca gala

BNP Paribas y Société Générale negaron ayer que vayan a ampliar capital dentro de un plan de recapitalización de la banca europea. BNP incluso reiteró que podrá alcanzar un core Tier 1 del 9%, de acuerdo con Basilea III, a principios de 2013 sin ampliar capital.