Tribuna

Adiós sin nostalgia a las viejas bombillas

En septiembre los hogares españoles han tenido que despedirse de las viejas bombillas incandescentes que durante tantas décadas nos han iluminado y han sido los primeros actores de décadas de convivencia y centro de nuestras vidas a partir de la puesta de sol.

La normativa europea exige la progresiva sustitución de estas lámparas por otras de bajo consumo, más eficientes y más ecológicas.

En 2009 se prohibió la fabricación de bombillas de 100 vatios; en 2010, la de 75 vatios; y, a partir de ahora, se dejarán de fabricar las de 60 vatios, la más utilizada en España. Conviene advertir que la distribución del stock de aquéllas fabricadas antes de la ley, se podrán distribuir hasta agotarse.

Con esta medida, la puesta en el mercado de estos productos queda reducida al 30% de lo que se comercializaba en el 2009.

Destacamos el esfuerzo de autorregulación que efectúan los fabricantes asociados a ANFALUM, al perder una parte de su actual fuente de ingresos y apostar por una tecnología más eficiente. Este esfuerzo debe verse recompensado con una acción de la Administración que vigile el estricto cumplimiento de la Legislación y una aceptación, por parte del público, hacia estos productos.

El objetivo que persigue la Unión Europea con esta legislación (cuyo calendario puede consultarse en www.efilum.com/calendarios.html) y que desde ANFALUM (Asociación Española de Fabricantes de Iluminación) apoyamos sin reserva, es mejorar los sistemas de iluminación y conseguir un ahorro de energía sustancial que beneficia al consumidor sin que ello suponga, ni mucho menos, un empeoramiento de la calidad de la iluminación o del producto. Pero, además, la apuesta por las lámparas de bajo consumo tiene un impacto positivo en el medio ambiente, pues al reducir el consumo también se rebajan de modo considerable las emisiones de CO2.

Si bien es cierto que las nuevas lámparas de bajo consumo tienen un precio más alto, su vida útil es hasta 10 veces mayor, y un consumo energético -con iguales prestaciones- un 80% menor, por lo que a la larga se produce un ahorro importante que el ciudadano debe analizar en su conjunto incorporando, asimismo, el costo de mantenimiento.

Existen otras lámparas con un consumo reducido, que sustituyen el filamento por un quemador de halógeno y tienen el mismo principio de funcionamiento que las lámparas incandescentes. Sin embargo, poseen una potencia un 30% menor con más flujo luminoso y, detalle importante, dan una luz brillante, especialmente apreciada en países con tradición de alto nivel de iluminación como es España.

Si partimos de la base que la premisa de la eficiencia energética, junto con la calidad de la luz, está en primer lugar, recomendaríamos al ciudadano una lámpara fluorescente compacta (bajo consumo), clase energética A, con una vida de la lámpara (horas de funcionamiento), lo mayor posible para hacerla rentable.

Ahora bien, para lugares en donde se precise prioritariamente el tono / color de luz y una excelente reproducción cromática (resaltar los colores), deberíamos valorar otras soluciones que cumplan estas características con menor rendimiento energético.

Es esencial estudiar el lugar donde vaya a situarse para alumbrarnos la bombilla, que debe encajar con la luminaria, para que la luz no desentone con el entorno, el lugar y la función a desarrollar, que son aspectos a tener en cuenta siempre. El buen gusto y la calidad no deben estar reñidos nunca con la tecnología.

Desde el portal de eficiencia energética Efilum.com, una página web dedicada íntegramente a aspectos de eficiencia energética en iluminación, y desde ANFALUM, orientamos y asesoramos con el objetivo de poder iluminar con mayor calidad y, sin duda, con mayor eficiencia.

Solamente, la concienciación del consumidor hacia el medio ambiente y la calidad lograrán que la iluminación de los hogares contribuya a objetivos de tipo global, tan necesarios para la sostenibilidad y la conservación del medio ambiente.

Alfredo Berges Valdecantos

Director general de ANFALUM (Asociación Española de Fabricantes de Iluminación)