La línea roja de la prima de riesgo está en los 450 puntos básicos

La amenaza extra que se cierne sobre la deuda española

La disparada rentabilidad de la deuda española puede provocar problemas en las cámaras de contrapartida europeas LCH.Clearnet y Eurex Repo. El mercado tiene en el punto de mira los 450 puntos básicos. Superar ese umbral tendría efectos adicionales sobre la deuda española.

Los mercados se han aplacado y la prima de riesgo se modera hasta los 375 puntos básicos desde el récord de 407 que alcanzó esta mañana. En caso de que traspase los 450 puntos el deterioro se agravaría.

"Los niveles de diferencial y correlación podrían desembocar en un incremento de los márgenes aplicados en la cámara de contrapartida LCH.Clearnet al colateral español e italiano, lo que unido a la rebaja de rating (S&P) sobre el grueso de cédulas estructuradas españolas podría deteriorar los esquemas de liquidez a corto plazo", explican desde Analistas Financieros Internacionales (AFI).

El mercado no pierde de vista los 450 puntos básicos de prima de riesgo respecto a la deuda alemana a 10 años. "Si el repunte de spreads entre la deuda pública de estos países frente a un benchmark de países AAA llegase a los 450 puntos, las cámaras de compensación internacionales como la LCH.Clearnet podrían elevar el margen de colateral exigido a las entidades que lleven papel italiano o español a descontar", advierten en AFI.

En una circular a los miembros del mercado, LCH.Clearnet especifica que un spread superior a los 450 puntos básicos respecto a una referencia a 10 años con calificación triple A "es indicativo de un mayor aumento de riesgo soberano [...] y podría suponer un aumento del 15% sobre la posición neta, con la posibilidad de incrementos adicionales en caso de que el diferencial continúe deteriorándose". Otra referencia sería un aumento de los seguros de impago de la deuda (CDS, por sus siglas en inglés) a cinco años por encima de los 500 puntos, actualmente en torno a los 400.

Así sucedió con la deuda de otros países rescatados como Irlanda o Portugal. En noviembre, Irlanda solicitó el rescate a la UE y al FMI y días antes LCH.Clearnet había elevado las garantías para poder utilizar sus bonos como colateral hasta representar el 45% de la posición neta.

Una portavoz de LCH.Clearnet explica, no obstante, que alcanzar los 450 puntos no implica un incremento automático de las garantías exigidas y añade que existe cierto grado de "discrecionalidad" a la hora de elevar las exigencias. El tiempo que se mantenga por encima de esa referencia es una variable clave. Desde CLH.Clearnet precisan además que el diferencial no solo se mide respecto a la deuda alemana como termómetro de riesgo, sino que se compara frente a una cesta de deuda con la máxima calificación crediticia.

Varios expertos consultados sostienen que una petición de garantías adicionales en las cámaras de contrapartida -la principal es LCH.Clearnet pero también funciona la alemana Eurex Repo- podría desplazar el protagonismo hacia el BCE como suministrador de liquidez y presionaría aún más a la deuda española, cuya capacidad como colateral para conseguir liquidez quedaría deteriorada.

De momento, el organismo presidido por Jean-Claude Trichet debería hacer un gesto mañana y declarar un stop en las subidas de los tipos de interés, además de volver a garantizar que el Banco Central seguirá aceptando los bonos de los países afectados para dar liquidez a la banca, explica Nuria García Manteca, de Ahorro Corporación.