La pujanza de la industria turística

El verano da otra tregua pasajera al mercado laboral

El paro cae en 42.059 personas y se crean 50.773 nuevos empleos

Hasta en los peores momentos de las crisis económicas en España, durante los meses de julio lo normal es que se cree empleo. Este año no ha sido una excepción. El mes pasado, el paro cayó en 42.059 personas, lo que supuso un descenso por cuarto mes consecutivo dejando el número total de desempleados registrados en 4.079.742, un 4,3% más que hace un año.

Al tiempo, la Seguridad Social ganó 50.773 cotizantes, hasta sumar 17.637.352 afiliados.

A primera vista se trata de dos datos positivos para el mercado laboral. Sin embargo, un análisis más profundo de las cifras arrojan un respiro muy coyuntural para el empleo que, casi con toda seguridad, no se mantendrá más allá de agosto, según opinan la mayoría de los expertos.

Así, hay dos datos que ensombrecen esta mejora del desempleo. Por un lado es significativo que tanto la caída del paro como la creación de empleo se comportaron peor en julio pasado que en el mismo mes de 2010 cuando el desempleo cayó casi el doble (-73.790 parados menos) y la Seguridad Social ganó 62.542 cotizantes.

Además, las cifras corregidas de los efectos estacionales, que eliminan en parte la coyunturalidad del indicador, reflejan un aumento del número de desempleados en julio de 29.603 personas; al tiempo que se destruyeron 33.544 empleos, según el registro de la Seguridad Social.

La campaña de verano ha sido, por tanto, la única responsable del leve repunte del empleo, ya que los nuevos puestos de trabajo se concentraron fuertemente en los sectores de hostelería (con 37.865 cotizantes más); comercio y preparación de vehículos de motor (33.593) y actividades sanitarias y servicios sociales (53.566 más).

Este aumento de ocupados compensó recortes en otros sectores también producidos por la estacionalidad, como la caída registrada por el fin del año escolar en el sector de la educación, que vio recortados sus afiliados en 61.846 trabajadores.

A diferencia de lo ocurrido en el segundo trimestre del año donde la práctica totalidad del empleo creado (también al amparo del turismo de Semana Santa) fue ocupado por mujeres, en julio pasado ocurrió todo lo contrario. La ocupación creció en 52.624 hombres, mientras que se destruyeron 1.851 empleos desempeñados por mujeres. Si bien, la bajada del paro se repartió por igual entre hombres y mujeres.

En cuanto a las regiones, la incidencia del turismo no hizo el efecto esperado en tres comunidades claramente receptoras de visitantes como son Andalucía, Madrid y Canarias que encabezaron la destrucción de empleo con 10.780; 9.740 y 3.970 cotizantes menos.

Más empresas y menos extranjeros

Cómo era de esperar, la senda de creación de empresas iniciada en enero pasado y que ha seguido sumando sociedades mes tras mes no se ha roto en julio. Así, el mes pasado se inscribieron en la Seguridad Social 651 empresas más, hasta sumar un total de 1.453.158 entidades.

Si bien solo aumentaron aquellas empresas que tienen entre uno y 50 trabajadores, ya que el número de medianas y grandes empresas se redujo en 476, un 1,4% menos. También los extranjeros siguieron perdiendo peso en el mercado laboral español, al disminuir en 1.142 cotizantes. Este recorte se concentró fundamentalmente en el régimen agrario, que fue compensado por más empleo para extranjeros en el régimen general, en el de autónomos y del hogar. En cuanto a la contratación realizada en julio, llama la atención un notable descenso del número de contratos realizados (47.979 menos); sobre todo de los contratos indefinidos (-6,17%) que caen el doble que los temporales (-3,23%).