Recibe muestras de interés ajenas al capital de Abertis

Saba tantea nuevos inversores tras la entrada de Abelló y Proa

La nueva Saba Infraestructuras, firma de aparcamientos y logística segregada de Abertis, está analizando la posible incorporación de nuevos socios una vez que el próximo día 22 cierre su estructura accionarial, que será encabezada por CaixaHolding. Sus ejecutivos han recibido ya las primeras muestras de interés.

Saba tantea nuevos inversores tras la entrada de Abelló y Proa
Saba tantea nuevos inversores tras la entrada de Abelló y Proa

Saba Infraestructuras va a culminar en los próximos días su separación de Abertis, pero aún trabajará durante meses en la configuración definitiva de su accionariado. Y es que, la empresa ha captado el interés de nuevos inversores, por lo que se estaría debatiendo ahora si encaja una ampliación de capital en el corto plazo.

El calendario dice que los accionistas de Abertis pueden decidir hasta el 22 de julio si cobran un dividendo extraordinario de 0,67 euros por título en efectivo o lo hacen en acciones de la firma segregada. La Caixa ha optado por lo segundo y hará valer su 20,72% directo para hacerse con otro tanto de Saba.

A partir de ese momento, la entidad que preside Isidro Fainé se verá acompañada en el capital de la compañía de aparcamientos y logística por Torreal (holding inversor de Juan Abelló) y Proa Capital (entidad formada por ex directivos de N+1). El porcentaje de cada uno de ellos dependerá del grado de aceptación del dividendo en papel de Saba entre los accionistas de Abertis. Los tres partícipes tienen un acuerdo para adquirir y repartirse toda la participación de Saba Infraestructuras que quede sin adjudicar (ACS, CVC y la familia Godia, con el 32%, cobrarán en efectivo). Todo apunta a que La Caixa terminará tomando en torno al 50%.

Mientras se cierra la que se ha denominado operación Duplo, con la liquidación del dividendo de Abertis el 27 de julio, en Saba se atienden ya las primeras aproximaciones de entidades financieras -se especula con grandes fortunas- interesadas en subir a bordo. De negociarse con ellas, según fuentes cercanas a los contactos, se haría tras el verano, con el accionariado ya configurado.

Saba intentará repartir su primer dividendo en 2012, equivalente al 2% de unos fondos propios que hoy suman 400 millones. A partir de aquí, pretende elevar la remuneración un 5% anual.

Antes de separarse de Abertis, Saba declaró 189 millones de facturación en 2010, un Ebitda de 87 millones y 475 millones de deuda. Sus estimaciones indican un crecimiento acumulativo, entre 2011 y 2015, del 6% en ingresos y del 11% en Ebitda.

Según fuentes solventes, uno de los pasos contemplados en el plan de negocio es hacerse con el 100% de la participación en sus dos aparcamientos de París, un negocio que a día de hoy comparte al 50% con Sanef, filial francesa de Abertis. Más a largo, el plan estrella es la salida a bolsa antes de cinco años.

Saba opera 136.000 plazas de aparcamiento y 715 hectáreas en parques logísticos en España, Portugal y Chile.

Directivos fraguados en Abertis

En la alineación de Saba destacan varios fichajes procedentes de Abertis. Junto a Salvador Alemany (presidente no ejecutivo) y Josep Martínez Vila (consejero delegado), ha llegado Josep María García, que deja la dirección de asesoría fiscal de Abertis para ser director general financiero de Saba. También se incorpora Miguel Ángel Rodríguez, como responsable de desarrollo de negocio, tras haber participado en importantes operaciones de Abertis Infraestructuras.

Joan Font pasa de Abertis Logística a Saba Parques Logísticos. Y quien ha dirigido la antigua Saba, Jordi Diez, se ocupará de conducir Saba Aparcamientos.